jueves, 13 de mayo de 2010

La Ley del Amor

Queridos amigos,

Ayer nos reunimos bajo las bendiciones de la espiritualidad que nos cuida y orienta, en nuestro querido Centro Amalia Domingo Soler, para hacer el Evangelio en el Centro.

Emily abrió el Evangelio y el mensaje no podía ser más sublime: La Ley del Amor. Ángel, recién incorporado a nuestro Centro, comentó que hizo el Evangelio en su hogar el lunes pasado y le salió este mismo mensaje. Pues esto no fue todo… Antes de acostarme, tengo la costumbre de leer un pequeño pasaje del Evangelio y así hice ayer. El mensaje… La Ley del Amor.

La espiritualidad que con tanto cariño nos cuida quiere que leamos y comprendamos este mensaje. Os dejo aquí la comunicación firmada por Lásaro, extraída del Evangelio Según el Espiritismo, para que los que no han podido venir la lean, y los que hemos venido, volvamos a reflexionar sobre ella, siempre con el corazón abierto para que nuestro Señor nos renueve con su luz.

La Ley del Amor

El amor resume toda la doctrina de Jesús, porque es el sentimiento por excelencia, y los sentimientos son los instintos elevados a la altura del progreso realizado.

El hombre en su origen sólo tiene instintos; más adelantado y corrompido, sólo tiene sensaciones; pero instruido y purificado, tiene sentimientos, y el punto exquisito del sentimiento es el amor; no el amor en el sentido vulgar de la palabra, sino ese sol interior que condensa y reúne en su ardiente foco todas las aspiraciones y todas las revelaciones sobrehumanas.

La ley de amor reemplaza a la personalidad por la fusión de los seres, y aniquila las miserias sociales. ¡Feliz aquel que, elevándose sobre su humanidad, quiere con grande amor a sus hermanos doloridos! ¡Feliz aquel que ama, porque no conoce ni la carestía del alma ni la del cuerpo; sus pies son ligeros y vive como transportado fuera de sí mismo!

Luego que Jesús hubo pronunciado esta divina palabra: amor, hizo con ella estremecer a los pueblos, y los mártires, embriagados de esperanza, descendían al circo.

El Espiritismo, a su vez viene a pronunciar la segunda palabra del alfabeto divino; estad atentos, porque esa palabra levanta la piedra de las tumbas vacías, y la "reencarnación", triunfando de la muerte revela al hombre ofuscado su patrimonio intelectual; ya no le conduce a los suplicios, sino a la conquista de su ser elevado y transfigurado. La sangre ha rescatado al espíritu y el espíritu debe rescatar hoy al hombre de la materia.

He dicho que el hombre en su principio sólo tiene instintos; aquel, pues, en quien dominan los instintos está más próximo al punto de partida que al fin. Para adelantar hacia éste, es preciso vencer los instintos en provecho de los sentimientos, es decir, perfeccionar éstos sofocando los gérmenes latentes de la materia. Los instintos son la germinación y los embriones del sentimiento; llevan consigo el progreso, como la bellota encierra la encina; y los seres menos avanzados son los que permanecen avasallados por sus instintos. El espíritu debe ser cultivado como un campo: toda la riqueza futura depende del trabajo presente, y más que bienes terrestres os traerá la gloriosa elevación; entonces será cuando, comprendiendo la ley de amor que une a todos los seres, buscaréis en ella los suaves goces del alma, que son los preludios de los goces celestes. (Lázaro. París, 1862).

3 comentarios:

  1. Segun Joana de Angelis el espiritu fue criado por Dios para la paz ,el amor y la felicidad.El Espiritu Miranez dijo que el amor es el alimento de los espiritus Superiores.Somos hijos de un Padre que es Amor, toda Su criacion es Amor.
    Se deseamos una nueva mensage en nuestras vidas,consultemos el amor, caninando tranquilo y feliz, porque el amor es Dios revelandose en nuestros coraciones.Mucha ¡Paz a todos!Vera

    ResponderEliminar
  2. ¡Paz, Vera! Y gracias al Buen Dios por habernos creado por su amor y juntado en el CEADS =)

    ResponderEliminar
  3. Y una cosita más, no sé si os disteis cuenta, pero en la conferencia de nair sobre la evolución y los sentimientos, hacía referencia a este mensaje de Lásaro diversas veces...

    ResponderEliminar