Ir al contenido principal

Entradas

Visión Espírita. Año 11 | nº 47 | Primavera

Entradas recientes

Energía sexual, amor y Doctrina Espírita

Janaina de Oliveira La energía sexual es potencia creativa del alma. Ella nos impulsa a la producción, nos da la capacidad transformadora de la realidad intima, mental, y también de la realidad exterior, material. En “Vida y Sexo”, nos habla Emmanuel, a través de la mediumnidad de Chico Xavier, de la energía sexual como un recurso de la ley de atracción. Según Emmanuel, esta energía genera cargas magnéticas en todos los seres y está revestida de potencialidades creativas. La energía sexual nos convierte en seres gregarios, dotándonos del deseo de establecer vínculos, buscar la compañía de otros seres y pertenecer a grupos sociales.  Todo cuanto necesita la materia para expresarse goza de energía sexual para poseer forma, para ser completo y existir en el mundo. De la energía sexual proviene la capacidad y la pulsión de unión. La energía sexual se manifiesta a través de la cohesión que atrae y mantiene unidos los elementos de la materia. En los seres en proceso de individuación, es deci

Espiritualismo y Espiritismo

Álvaro Vélez Pareja, Cartagena, Colombia. Usualmente los espíritas nos hemos habituado a definir el espiritualismo de una manera muy simplificada, basándonos casi siempre en aquella frase de Allan Kardec que aparece en el primer párrafo de la Introducción al Estudio de la Doctrina Espírita de El Libro de los Espíritus que dice: “El espiritualismo es el opuesto del materialismo. Cualquiera que crea tener en sí algo más que la materia es un espiritualista”; pero es conveniente ampliar nuestra información y visión respecto de este término, entendiendo que se refiere y es aplicable a un ámbito conceptual y cultural mucho más amplio y diverso de lo que creemos.  Veamos las principales definiciones de “espiritualismo” que normalmente se encuentran en los diccionarios:  1 - “Doctrina filosófica que admite la existencia del espíritu como realidad sustancial” (Diccionario Larousse).  2 - “Doctrina que reconoce la existencia de otros seres, además de los materiales”. “Sistema filosófico que defi

La depresión

Jordi Santandreu Según datos recientes del Ministerio de Sanidad, cerca de tres millones de personas se encuentran bajo el yugo de la depresión en nuestro país. Un número que podría ser significativamente mayor si consideramos a todas aquellas que no acuden a los centros de salud para tratarse y que no son contabilizadas en los registros oficiales. Se trata de una pandemia silenciosa, que se instala en nuestras mentes a pesar de todos los avances tecnológicos y de todas las comodidades que disponemos en la actualidad. A fecta dos veces más a las mujeres que a los hombres y por edades, la última encuesta nacional de salud estimó que fueron las personas entre los 75 y 84 años el grupo de edad con mayor prevalencia, siendo a partir de los 55 años cuando los casos aumentan con mayor celeridad. Hay que tener presente que la depresión se asocia a un mayor riesgo de ideación y comportamientos suicidas, abuso de sustancias y otras enfermedades psiquiátricas y médicas. Estar triste no es tener

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

¿Qué es el pase espírita?

Flavia Roggerio El pase espírita es una transfusión de energías psíquicas y espirituales que alteran el campo celular. No es una técnica. Es un acto de amor. La palabra pase, de origen latino, significa pasar, es decir, llevar de un lugar a otro. El pase magnético o imposición de manos se define como una transfusión biopsicoenergética, un acto de socorro fraterno por medio del cual hay un desplazamiento del magnetismo personal del donador hacia el paciente o receptor con la finalidad de equilibrar y restablecer la salud, en el cual se conjugan energías del ser humano y de su ambiente natural. Cualquier persona puede aplicar el pase y, de hecho, todos los seres humanos lo hacemos continuamente aún sin darnos cuenta de ello, como al dar una caricia o un abrazo.  El pase es una práctica común entre los espíritas. No fue inventado por el Espiritismo pero fue estudiado por él. Antes de dedicarse a las investigaciones de los fenómenos mediúmnicos que antecedieron el surgimiento del Espiritis