Ir al contenido principal

La Filosofía del Dolor, con Fernando Espelho

Familia de mi corazón,

El martes, como os había anunciado, nos visitó Fernando Espelho, con la conferencia “Filosofía del dolor”. La última vez que nos visitó el blog aun no existía, pero podéis encontrar la crónica de su conferencia en nuestra querida revista Visió Espírita 2, que en aquel entonces daba sus primeros pasos. Ver y escuchar a Fernando hace un desear ser mejor persona. Su sencillez y serenidad son inspiradoras, sus palabras nacen del interés exclusivo de guiarnos en nuestra caminada evolutiva.

Os cuento. Fernando empezó su charla recordándonos que todos somos de Dios, todos somos servidores de la obra de Dios. Des del más inteligente, hasta el más sencillo; des del más imponente, has el más humilde, todos tenemos un rol en la obra del Creador y tendremos que rendir cuentas de las responsabilidades que nos fueron confiadas en esta vida. Algunos tenemos responsabilidades relacionadas a la autoridad, al poder económico, a la orientación de otros compañeros de caminada – hijos, estudiantes, fans, etc.-, pero sin duda, una responsabilidad que todos sin excepción compartimos es aquella relacionada a nuestro cuerpo físico. “El Cuerpo, nos dijo Fernando, es la casa del alma”. Todo lo que lo compone, sangre, piel, nuestros órganos, etc., todo está bajo el comando de la mente.

Informaciones del plan espiritual nos instruyen sobre la naturaleza de los desequilibrios de la salud. Nos cuentan los espíritus que un número diminuto de enfermedades se generan en nuestro cuero físico que no sean deflagradas por desequilibrios de orden espiritual. La enfermedad, por tanto, es un síntoma, y su origen se encuentra en el espíritu. ¿Y qué puede hacer enfermar al espíritu?, nos podríamos preguntar… Pues nos contó Fernando que hay aquellas enfermedades que tienen raíces en el pasado del alma, en vidas pretéritas, y las hay que tienen origen en las emociones y desvíos de la vida presente.

Aquí cabe hacer la advertencia de que, pese a que hablamos de forma general para efectos de estudio del tema, CADA CASO ES UN CASO. Alfredito contó nada menos que 7 veces que lo dijera Fernando y es posible que luego lo repitiera otras veces más. Hablar de enfermedades físicas o mentales puede ser un tema extremadamente doloroso para las personas que están enfermas. Cada espíritu tiene su historia, su compromiso y su responsabilidad, que solo son conocidos y comprendidos en su totalidad por el Creador.

Dicho esto, podemos entender que las enfermedades congénitas y las deficiencias físicas y mentales son el reflejo de acciones infelices practicadas por el espíritu en el pasado. No se trata de un castigo - como los más influenciados por la mentalidad judaico-cristiana podríamos creer -, sino de una relación de causa y efecto. Todas nuestras actitudes y pensamientos, para bien y para mal, dejan impresas en nuestro cuerpo espiritual la historia de nuestros logros y fracasos morales. Si recordamos, como nos enseña la doctrina, que no basta con arrepentirse, hay que expiar y reparar nuestros errores, pasaremos a entender las enfermedades congénitas como lo que realmente son: una oportunidad de quitar deudas (expiación) y recomponer el cuerpo espiritual que resiente nuestras equivocaciones. La parte de la reparación, como nos explicó Fernando, empieza cuando un espíritu que en el pasado se dedicó a desviar almas del camino del bien, por ejemplo, pasa a dedicarse a la educación para orientar a los mismos espíritus que, en otras oportunidades, había ayudado a conducir a los caminos dolorosos del egoísmo, la sensualidad, etc.

Aparte de estas enfermedades que tienen sus raíces en el pasado, también encontramos las que son reflejos del presente. No hablaremos que aquellas que surgen a consecuencia del abuso del alcohol, tabaco, drogas, alimentación equivocada o precaria… Nos centraremos en aquellas que innúmeras veces no tienen un diagnóstico en la medicina convencional, dejando perplejos a médicos y pacientes. Surgen a consecuencia de emociones, sentimientos y pensamientos inferiores, como el rencor, la envidia, el deseo de venganza, que pueden aflorar en nivel consciente o inconsciente. Estas enfermedades son síntomas de que hemos de cambiar algo en el amago del espíritu y requieren gran humildad para su superación.

La verdad es que, viviendo en un planeta aun caracterizado por las pruebas y expiaciones, caminamos hacia la luz en compañía del dolor… ¿Haríamos caso a los mensajes de amor? Cada uno que lo conteste en el íntimo de su corazón. Ahora, esto sí, tengamos muy presente la advertencia de Fernando Espelho: “El dolor no redime, no salva y no rescata”. Lo que hace el dolor es señalar que algo debe cambiar en la vida del ser humano, como un mensaje a recordarnos de nuestros compromisos y responsabilidades.

Fernando nos recomienda que tengamos paciencia con los demás y con nosotros mismos, porque tenemos una centella divina, somos únicos y estamos predestinados al progreso. No hemos de tener prisa. La ansiedad, el control mental y emocional, como me dijo a mí personalmente, son trabajos artesanales que aprendemos a través de la eternidad. Solo ahora que escribo estas líneas, entiendo lo que me dijo Fernando, cuando le pedí una receta para el control de la mente... Me dijo que cuando él se lo pidió a los amigos espirituales, le presentaron una obra tallada en madera a perfección. Me decepcioné un poco con las respuesta, porque pensé que me iba a decir: Paso número 1, paso número 2… Pues no. El espíritu que tallara la pieza que vio Fernando en su mente habrá dedicado muchos años al aprendizaje del oficio, habrá tallado muchas piezas imperfectas, habrá tenido muchos maestros… espíritus en perfeccionamiento, como nosotros, no hacemos obras perfectas, pero hemos de esforzarnos para poder tallarlas algún día.

Uuuuii, cómo me he enrollado... Os dejo aquí, esta imperfecta obra de amor. Como la práctica y el deseo de progresar son el camino hacia la perfección, con paciencia llegaremos todos.

Cariños de la hermana menor,

Janaina

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¡Empujemos! Día Mundial de Prevención del Suicidio 2021

  ¡Empujemos! Día Mundial de Prevención del Suicidio Janaina Minelli de Oliveira Ramos El 10 de septiembre se celebra el Día Mundial de Prevención del Suicidio. La fecha, impulsada por la Organización Mundial de la Salud, sirve para que en todo el mundo se recuerde que el suicidio es una realidad ineludible, hablando abiertamente sobre el tema. Mucho se ha hecho en la descontrucción de los mitos alrededor del suicidio. ¿El último tabú tambalea? Es posible. Empieza a tener conciencia de la gravedad de la situación. Los datos son impactantes. Cada año, alrededor de 700.000 personas se suicidan en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. En España, 3.671 personas se suicidaron el 2019, según los datos más recientes del INE. Entre ellos, 75 menores de 19 años. Estos datos no incluyen a los intentos de suicido o las personas que viven con ideación suicida. Si bien es verdad que todavía hay mucho desconcierto cuando se habla sobre el suicidio, también es cierto que hoy día, hay u

Higiene mental

David Santamaría “… la vida moral se impone como una obligación rigurosa para todos aquellos a quienes preocupe algo de su destino; de aquí la necesidad de una higiene del alma que se aplique a todos nuestros actos, ahora que nuestras fuerzas espirituales se hallan en estado de equilibrio y armonía. Si conviene someter el cuerpo, envoltura mortal, instrumento perecedero, a las prescripciones de la ley física que asegura su mantenimiento y su funcionamiento, importa mucho más aún velar por el perfeccionamiento del alma, que es nuestro imperecedero yo, y a la cual está unida nuestra suerte en el porvenir. El Espiritismo nos ha proporcionado los elementos de esta higiene del alma .”   Léon Denis, Después de la muerte, cap. 42   Se podría definir la mente como el conjunto de interacciones psíquicas del Espíritu con el medio en que se encuentre , ya sea en el mundo material a través del cerebro, ya sea en el mundo espiritual donde actúa directamente por sí mismo. Contenido psicológico o p

La Génesis, los milagros y las predicciones según el Espiritismo

Vera Lucia Dalessio La obra espírita "La Génesis, los milagros y las predicciones según el Espiritismo" ,  publicada por Allan Kardec en 1868 es uno de los cuatro pilares de la Doctrina Espírita. Ella nos lleva a conocer, entender y practicar aún mejor, todas las preciosas enseñanzas de Dios, traídas a través de los tiempos, por filósofos, matemáticos, astrólogos, físicos, químicos, formando las bases de luz y esclarecimiento para la llegada de Jesús Cristo y la perpetuación y seguimiento de sus enseñanzas. En el preludio del “Evangelio Según el Espiritismo” tenemos: “Los Espíritus del Señor, que son las virtudes de los cielos, como un ejército inmenso que se moviliza tan pronto haya recibido la orden de su comandante, se esparcen por toda la superficie de la Tierra; semejantes a las estrellas que caen del cielo, vienen a iluminar el camino y a abrir los ojos a los ciegos. En verdad os digo, que han llegado los tiempos en que todas las cosas deben ser restablecidas en su verd