Ir al contenido principal

Aprender a amar

Querida familia CEADS,

Mañana en la clase del Evangelio, nuestra queridísima Vera nos guiará en el estudio del capítulo XI, La Ley de Amor.

Igual nos puede parecer que nos estamos repitiendo: hemos hablado del Mandamiento Mayor, del Dar a César lo que es de Cesar… Y ahora, ¡volvemos a hablar sobre el amor! Por algo será que los espíritus que participaron en la codificación se empeñaran tanto en que “aprendiéramos” a amar.

Podríamos preguntar, ¿No sabemos amar por instinto? ¿Hemos de aprender a amar? Las respuestas a las dos preguntas, creo yo, son ¡SÍ! Sí, hay mucho amor en nuestros instintos, como la madre que naturalmente ama a su bebé. Esto se nota en todos los animales en los que se puede facultades, aun que rudimentarias, de conciencia. La pregunta entonces sería, si la capacidad de amar me viene dada en mi bagaje instintivo, ¿Por qué he de aprender a amar? Aquí creo que hemos de alzar la vista y vernos más allá de la localidad de nuestras existencia actual. Para hacerlo hay que pensar en nosotros mismos como espíritus en evolución. Hemos pasado de ser un principio inteligente a ser espíritus con individualidad propia al percibirnos con emociones y sentimientos.

Para seguir progresando, necesitamos entender estos sentimientos, educarlos, seleccionar los que nos pueden encaminar al progreso, silenciar los que nos hacen demorar en zonas inferiores de la vida y finalmente ponerlos al servicio del Creador y de su creación en gesto de gratitud y solidaridad.
"Para amar, uno tiene que aprender a amar en el sentido de dejar circular lo que está estancado. Dar fluidez al sentimiento y dejarlo expresarse. A abrir los límites se aprende: a no tener vergüenza de amar, a no tener vergüenza de lo sublime." (leer más)

En esto estamos, familia. El domingo, si Dios quiere, os cuento cómo ha ido la clase. Mientras, sed buenos y que el Meigo Rabí nos guie a todos.

Cariños de la hermana menor,

Janaina

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Empujemos! Día Mundial de Prevención del Suicidio 2021

  ¡Empujemos! Día Mundial de Prevención del Suicidio Janaina Minelli de Oliveira Ramos El 10 de septiembre se celebra el Día Mundial de Prevención del Suicidio. La fecha, impulsada por la Organización Mundial de la Salud, sirve para que en todo el mundo se recuerde que el suicidio es una realidad ineludible, hablando abiertamente sobre el tema. Mucho se ha hecho en la descontrucción de los mitos alrededor del suicidio. ¿El último tabú tambalea? Es posible. Empieza a tener conciencia de la gravedad de la situación. Los datos son impactantes. Cada año, alrededor de 700.000 personas se suicidan en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. En España, 3.671 personas se suicidaron el 2019, según los datos más recientes del INE. Entre ellos, 75 menores de 19 años. Estos datos no incluyen a los intentos de suicido o las personas que viven con ideación suicida. Si bien es verdad que todavía hay mucho desconcierto cuando se habla sobre el suicidio, también es cierto que hoy día, hay u

Higiene mental

David Santamaría “… la vida moral se impone como una obligación rigurosa para todos aquellos a quienes preocupe algo de su destino; de aquí la necesidad de una higiene del alma que se aplique a todos nuestros actos, ahora que nuestras fuerzas espirituales se hallan en estado de equilibrio y armonía. Si conviene someter el cuerpo, envoltura mortal, instrumento perecedero, a las prescripciones de la ley física que asegura su mantenimiento y su funcionamiento, importa mucho más aún velar por el perfeccionamiento del alma, que es nuestro imperecedero yo, y a la cual está unida nuestra suerte en el porvenir. El Espiritismo nos ha proporcionado los elementos de esta higiene del alma .”   Léon Denis, Después de la muerte, cap. 42   Se podría definir la mente como el conjunto de interacciones psíquicas del Espíritu con el medio en que se encuentre , ya sea en el mundo material a través del cerebro, ya sea en el mundo espiritual donde actúa directamente por sí mismo. Contenido psicológico o p

La Génesis, los milagros y las predicciones según el Espiritismo

Vera Lucia Dalessio La obra espírita "La Génesis, los milagros y las predicciones según el Espiritismo" ,  publicada por Allan Kardec en 1868 es uno de los cuatro pilares de la Doctrina Espírita. Ella nos lleva a conocer, entender y practicar aún mejor, todas las preciosas enseñanzas de Dios, traídas a través de los tiempos, por filósofos, matemáticos, astrólogos, físicos, químicos, formando las bases de luz y esclarecimiento para la llegada de Jesús Cristo y la perpetuación y seguimiento de sus enseñanzas. En el preludio del “Evangelio Según el Espiritismo” tenemos: “Los Espíritus del Señor, que son las virtudes de los cielos, como un ejército inmenso que se moviliza tan pronto haya recibido la orden de su comandante, se esparcen por toda la superficie de la Tierra; semejantes a las estrellas que caen del cielo, vienen a iluminar el camino y a abrir los ojos a los ciegos. En verdad os digo, que han llegado los tiempos en que todas las cosas deben ser restablecidas en su verd