Ir al contenido principal

Mens sana in corpore sano

por Andrea Campos



Mens sana in corpore sano es una cita latina que proviene de las Sátiras de Juvenal. La cita completa es "Orandum est ut sit mens sana in corpore sano" (Sátira X, 356).Su sentido original es el de la necesidad de orar para disponer de un espíritu equilibrado en un cuerpo equilibrado



Una de las definiciones más aceptadas del estrés es la de Mc. Grath 1970, que señala que “El estrés es un desequilibrio sustancial (percibido) entre la demanda (exigencias) y la capacidad de respuesta del individuo (control), bajo condiciones en las que el fracaso ante esta demanda posee importantes consecuencias (percibidas)”.

En un planeta intermediario como la Tierra es común que encontremos que las demandas no sean las que nos gustaríamos, causando estrés y angustia al Espíritu que vive en él. Hay que recordar que el MEDIO somos nosotros que hacemos, si queremos un lugar mejor tenemos que hacerlo mejor.
El estrés es una consecuencia lógica de nuestro organismo frente las situaciones de supervivencia, aceptarlo es tener consciencia de algo natural y que PUEDE ser controlado, igual que el frío o el hambre pues es un fenómeno es de orden físico y psicológico. Estar atentos en los primeros señales del  estrés para que las funciones no desequilibren las energías y no nos lleve a un descontrol emocional. 



Cuando la persona no logra encontrar ese ajuste con la realidad, no se adapta al entorno o no tiene control sobre sí mismo es cuando surge el estrés.
Aceptar la vida con resignación, fuerza interior y esperanza en el porvenir previne todas las enfermedades causadas por el estrés. NADIE tiene tendencias suicidas. Venimos con tareas a cumplir para nuestra evolución y saber sobrellevar esta existencia hará que las próximas sean cada vez menos "duras".
Sí, hay que afrontar todas las causas de la manera que sabemos, no hay una formula exacta aunque San Agustín ya nos decía que la ociosidad abre puertas a los vicios, y Juana de Ángeles afirma que las vicisitudes depende del grado de importancia que las da.
Así que evitemos la ociosidad y miremos la vida desde la perspectiva del positivo.
Si algo va mal, pare y piense: ¿Ya me pasó algo parecido antes? ¿Cómo lo afronté? ¿Hubo solución? Medita internamente y respira profundamente, elevando el pensamiento al Padre Creador y preguntando a si mismo, ¿Qué haría Él en este momento? Seguramente haría algo con amor y jamás haría daño a si mismo. Recordemos que tenemos la luz de la creación dentro de nosotros.
La experiencia de la vida es para todos pero lo que aprendemos con ella es cosa de uno. Llevemos todas las experiencias, buenas y malas, como lecciones para el crecimiento de nosotros mismos.
¿Cómo podemos hacerlo? Pues bien, y si salimos a dar un paseo por el parque con una música relajante o hacemos un picnic con amigos o leemos un libro bajo la sombra majestosa de un árbol centenario... A todos nos gusta algo, hay que buscar allí dentro...puede que no sea fácil y rápido pero hay que seguir buscando porqué...


siempre hay una solución!

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern