Ir al contenido principal

Reencarnación: oportunidad de amar y ser amado

Buenas noches a todos,

Ayer en CEADS hemos estudiado el tema de la reencarnación. Para los espiritas pueda que sea un tema bastante conocido y estudiado; ya para los que todavía empiezan el estudio puede ser algo sin mucho sentido. Aunque sepamos cómo y por qué existe siempre es un tema maravilloso de estudiar pues de esta manera entendemos (o intentamos entender!!) la belleza del amor incondicional del Padre Creador.

El texto estudiado fue el que habíamos dejado el viernes y nuestros queridos monitores Patricia y Marcello nos invitarán a trabajar en dos grupos contestando algunas preguntas. Así que os dejo las preguntas y las respuestas...si queda alguna duda o queréis discutir el asunto estaremos encantados a participar y quizás entender aún más la misericordia de la Inteligencia Cósmica Universal.

En la sociedad actual todavía existen muchas dudas y cuestiones existenciales del hombre que quedan sin respuestas concretas y satisfactorias (desigualdades, sufrimientos, etc...) Dad ejemplos de algunas de estas cuestiones que la ley de reencarnación nos ayuda a esclarecer.

Las desigualdades y sufrimientos surgen por nuestra propia ignorancia al transgredir las Leyes Universales. La reencarnación es la oportunidad de restablecer el equilibrio con esas leyes y seguir en nuestra evolución hacía la perfección.
Un ejemplo podría ser la diferencia entre una familia en que todos sus integrantes se llevan bien y otra en que los individuos apenas pueden vivir juntos. En la primera podríamos concluir que están juntos para evolucionar moralmente y sus afinidades están equilibradas ya en la segunda podrá este reencuentro una oportunidad de que estos hermanos puedan amarse y aprender el respecto y paciencia. 
También existen las pruebas colectivas donde los espíritus vienen con el propósito de amar unos a otros y desarrollar las tareas de caridad y ayuda entre ellos.


¿En qué momento se produce a unión del Espíritu que reencarna con el nuevo cuerpo? ¿En muchos paises, el aborto es considerado un crimen a partir del segundo o tercer mes de gestación, según el caso, ¿Cuál es la posición de Espiritismo a ese respecto?

La unión de Espíritu al cuerpo físico se da en el momento de la fecundación. Según es Espiritismo el aborto es una violación de las Leyes Universales puesto que quitamos la oportunidad de un ser de poder evolucionar, amar y ser amado, aprender o simplemente depurar su Espiritu a través de la prueba de la carne y la convivencia familiar y social. No se juzga el porqué algunas madres lo hacen puesto que tenemos nuestro libre arbitrio para decidir aceptar o no esta nueva vida pero cabe recordar que el amor materno puede curar todas las enfermedades físicas o psicológicas que cualquiera pueda llevar en su carga de experiencias. En el único caso que el Espiritismo ve lógico un aborto sería si la madre estuviera en peligro de muerte puesto que se da prioridad al ser ya reencarnado.

El olvido del pasado no es absoluto. En algunas personas las reminiscencias se avivan a través del desligamento parcial durante el sueño o por las manifestaciones de las tendencias intuitivas. El recuerdo de existencia pasadas podría presentar graves inconvenientes para la reforma de los individuos y para el progreso de la Humanidad. ¿De qué manera el olvido del pasado representaría la manifestación de la Misericordia Divina?

Olvidar el pasado es poder seguir adelante visando el futuro a través de las pruebas y experiencias del presente. Ya nos cuesta mucho dejar los recuerdos que nos hicieran mal en esta vida para que tengamos que sufrir y no avanzar pensando en los errores del pasado. Este olvido es necesario y divinamente bondadoso pues nos da la oportunidad de vivir (y convivir) con seres que en el pretérito nos han hecho mal (o hicimos mal). Seria casi insoportable vivir al lado de un hermano que en un pasado tenga herido o maltratado. Es la oportunidad de amar al prójimo y a todos como hermanos cósmicos que somos.

La vida en la materia favorece el perfeccionamiento del Espíritu a través de las pruebas necesarias a su adelantamiento moral. De ejemplos acerca de cuál es la situación en que un Espíritu podrá no adelantar moralmente, manteniéndose estacionario a pesar de ser sometido a las pruebas expiatorias.

Toda y cualquier actitud contra las pruebas "impuestas" puede retrasar nuestra evolución. La no aceptación activa no auxilia en su desarrollo evolutivo. Impuestas pues sabemos que las impusimos nosotros antes de reencarnar y activa pues la pasividad es lenta aunque también efectiva en la evolución. No es ser lo más rápido en evolucionar pero si ser lo suficiente bueno para avanzar evitando vicisitudes innecesarias.


¿En qué condiciones se encuentra el Espíritu entre el momento de la concepción y el nacimiento?

Depende (como diría nuestro querido Alfredo) según el grado de evolución de este Espíritu, sus pruebas y expiaciones. En la mayoría de los casos de los que reencarnamos en un planeta como la Tierra puede que sea de turbación y adormecimiento en este proceso de unión del periespñiritu con el cuerpo que empieza a formarse. Como sabemos el cuerpo espiritual se une al embrión, molecula a molecula, moldeando la forma, moral y genética, necesaria para sus pruebas de evolución. Durante toda la gestición el Espiíritu ya entiende el amor (o desamor) que la madre, padre o familia podrá ofrecerle. Es un estado de todal reconocimiento y trabajo de la Espiritulidad minuaturización del cuerpo espiritual. En el momento del nacimiento la actividad culminante es el total o parcial olvido del pasado para que pueda aprender nuevas experiencias y probar esta nueva oportunidad.
En todas las etapas el amor siempre vence y es la cura eficaz para todos los males del alma y del cuerpo.

Una semana llena de amor y vibremos por todos los hermanos necesitados de él,

Andrea Campos

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern