Ir al contenido principal

Un paso hacia el Creador


Hola familia,

Ayer nos reunimos una vez más en CEADS, dando continuidad a nuestros estudios de la Doctrina de los Espíritus. El tema que nos ocupaba en esta ocasión era el objetivo de la reencarnación. Empezamos con un brain storming, en el que algunos compañeros lanzaron ideas sobre cuál sería o el objetivo de la reencarnación. Rescate, aprendizaje, crecimiento, evolución, expiación, aprender a amar, reunirse con seres queridos o con los que tenemos deudas, cumplir, valorar la Creación… éstas son algunas de las ideas que empezaron a mover las energías en nuestra reunión de sábado.

Pasamos entonces a la lectura del texto de estudio y acto seguido nos dividimos en dos grupos. Pese a que tenían las mismas preguntas, es interesante cómo cada grupo enfocó sus respuestas de manera sutilmente diferente. No deja de ser fascinante pensar como diferentes respuestas a una misma pregunta pueden ser simplemente aspectos complementarios de la verdad. Bien, antes que me vaya por las ramas, os pongo un pequeño resumen de lo que se discutió.

¿Qué es lo que evidencia con toda firmeza la reencarnación?

La inmortalidad del espíritu, en primer lugar. El cuerpo es perecedero, pero el espíritu sobrevive a la materia y vuelve a animar diferentes cuerpos. En cada nueva encarnación, asumimos una personalidad diferente, pero el espíritu es único y evoluciona en una espiral ascendente de progreso, alternando periodos de experiencia en la carne y en la espiritualidad. La reencarnación también evidencia la solidaridad y hermandad entre todos los seres del universo: todos los seres procedemos de un origen, el Creador, que ideó en la reencarnación un mecanismo evolutivo que eslabona todo cuanto existe en la naturaleza. Por último pero no menos importante, la reencarnación evidencia la misericordia divina, que a ninguna de sus criaturas condena al infierno. El cielo o el infierno son el resultado de nuestros propios pensamientos, sentimientos y actitudes. Dios, en su infinita paciencia y sabiduría, nos da cuantas oportunidades nos sean necesarias para que progresemos.

¿Cuáles son los beneficios que la teoría de la reencarnación ha traído y todavía traerá a la Humanidad?

El conocimiento de la reencarnación puede contribuir a hacer el hombre más consciente de sus actos: no existe un dios vengador, rencoroso o que nos juzgue por nuestras actitudes. Nuestros cuerpos son el vivo reflejo de nuestra historia, son nuestra historia viva. Cuando el hombre comprende que cada pensamiento de lo cotidiano queda registrado en su cuerpo espiritual y conforma el único patrimonio que verdaderamente le pertenece, pasa a esforzarse por dominar sus inclinaciones inferiores, por tener sentimientos más elevados y hábitos más armonizados con su objetivo de evolucionar. El conocimiento de la reencarnación también puede ayudar a disuadir personas de cometer el funesto acto del suicidio, puesto que nos aclara la inequívoca inmortalidad del espíritu y las consecuencias tremendamente dolorosas que el desequilibrio provocado por el suicidio provoca en el cuerpo espiritual, afectando al cuerpo que se forma en una nueva encarnación.    

Además, una vez conocemos la ley de la reencarnación, deberíamos ser capaces de desarrollar sentimientos superiores como la compasión y la solidaridad, silenciando el juicio que tan frecuentemente emitimos sobre el comportamiento ajeno. Dios, que nos creó a todos, nos concede la inmortalidad y cuántas oportunidades de reencarnarnos cuantas nos hagan falta para que nos despojemos de lo que nos sobra – porque no nos sobra nada, pero nos sobra egoísmo, orgullo, vanidad… ¿Quién nos creemos entonces para criticar a los demás? ¿Qué nos hace creer que podemos emitir juicios sobre nuestros compañeros de jornada evolutiva? La reencarnación nos hermana a todos, enseñándonos que somos espíritus en diferentes puntos de nuestra trayectoria evolutiva, todos destinados a la perfección y tan dignos de amor como cualquier otro ser.

¿Qué cambiará en la vida del hombre del futuro y en el mundo cuando se comprenda que las células de nuestros cuerpos físicos no sólo representan segmentos de carne sino compañeras de la evolución?

En definitiva, nos cuidaremos más y mejor. Comprendiendo que el cuerpo es un vehículo para nuestra evolución, no fumaremos y no malgastaremos nuestra energía vital. Además, también nos aceptaremos más: sean cuales sean las características de mi cuerpo, debemos comprender que son las que merecemos y necesitamos para nuestra evolución.


Por último, pedimos a los compañeros que completaran la frase: “El sudor que proviene del trabajo abre las puertas a la idoneidad. El esfuerzo en la escuela constituye adquisición de cultura. Las pruebas a las que nos enfrentamos en una encarnación…” Algunos de ellos han querido compartir su inspiración y aquí reproduzco lo que los compañeros han escrito…

Las pruebas a las que nos enfrentamos en una encarnación…
sirven para nuestra evolución espiritual. Contribuyen a nuestra evolución y aprendizaje, para mejorar nuestras imperfecciones. Nos llevan al progreso. Nos llevan al progreso, al aprendizaje y al perfeccionamiento. Nos hacen progresar moralmente. Atribuyen evolución para el espíritu. Son una clave para nuestra evolución. Sirven para evolucionar, crecer, recatar…Deben ser aceptadas para que nos elevemos.nos hacen evolucionar y aprender. Son reflejo de la continua evolución. Nos permiten reparar el daño que hicimos a nosotros mismos y a los demás. Nos ayudan a evolucionar y seguir en el camino del bien. Nos ayudan a progresar. Nos dan la oportunidad de aprender y evolucionar espiritualmente. Nos hacen madurar y progresar como espíritus que buscamos el bien. Son un paso hacia el Creador…
No está mal que no nos olvidemos, para que en los momentos difíciles de la vida tengamos el valor de incluso dar las gracias por los obstáculos a los que nos enfrentamos.

Dando las gracias por cada átomo que compone nuestros cuerpos físicos y espirituales, por la piel que permite que sintamos el toque de un ser querido, por los ojos que permiten que contemplemos la belleza de la naturaleza, por las manos que deben aprender a servir, por la vida en todas sus formas de manifestación, finalizamos nuestra reunión llenos de alegría por haber tenido una oportunidad más de instruirnos en las leyes que la Inteligencia Cósmica Universal ideó para que se le acerquemos a través de la eternidad.

Cariños de la hermana menor

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern