Ir al contenido principal

En los dominios de la Mediumnidad

Hola familia querida, 

Ayer nuestro compañero Wellingthon Bossi nos ofreció La charla titulada "En los dominios de la Mediumnidad”. Fue una tarde de estudio amena, dedicada al intercambio de experiencias e información sobre las interacciones entre el plano físico y el plano espiritual. Nunca está demás explicar cómo los espiritistas entendemos la práctica mediúmnica, una vez que la mediumnidad no es monopolio del espiritismo. Donde hay espíritus, hay mediumnidad. Lo que sí distingue a los espiritistas es su manera de vivirla.

Bossi explicó con simplicidad y cercanía temas básicos de la mediunidad ejercida bajo los principios espíritas:

La mediumnidad es una facultad. Todos la tenemos, una vez que somos espíritus encarnados. Algunos, sin embargo, poseen esta facultad de forma más ostensiva y, a estas personas, se les llama médiums. Así se entiende que la mediunidad no es un don y por esta razón no hay ninguna razón para adorar a los médiums.

La mediunidad se ejerce con más seguridad en la casa espírita. La caridad, la total gratuidad, la ausencia de intereses inferiores y la elevación de propósitos debe caracterizar toda práctica segura de la mediumnidad. En la casa espírita, además, la protección de los equipos espirituales ofrece un ambiente protegido a los grupos que se disponen a colaborar de forma humilde y disciplinada con el bien. En este ambiente, higienizado por la práctica de la oración, el deseo de servir y la unión de propósitos, el médium encuentra un espacio donde su facultad puede ser ejercida sin que las inteligencias ignorantes del bien puedan perjudicarle.

Una reunión mediúmnica se hace en equipo. Participan en ella: a) el coordinador o dirigente de la reunión, responsable de organizar el trabajo; b) por lo menos un médium, por intermedio de quién un desencarnado puede comunicarse; c) un terapeuta, que deberá dialogar con el desencarnado que se manifieste a través del médium; d) el equipo vibratorio, que debe emitir ondas de amor y comprensión, favoreciendo un ambiente de concordia; e) médiums pasistas, para ofrecer tratamiento a los participantes de la reunión en el caso de que sea necesario; d) el equipo espiritual, compuesto por los espíritus que intuyen al coordinador y al terapeuta, y los que ofrecen apoyo vibratorio a toda la sesión. Todos estos participantes son esenciales para que la reunión sea de provecho y deben estar unidos por ideales elevados de auxilio al prójimo y amor incondicional.

Los miembros de los equipos espirituales pueden presentarse con las características de diferentes profesiones. Pese a que la reunión mediúmnica se realice en una casa espírita, los espíritus que orientan los trabajos de la sesión trayendo espíritus para recibir esclarecimientos y fluidos vitales de los encarnados pueden revestirse de diferentes formas, según la necesidad de los espíritus comunicantes. Algunas veces son curas, otras pastores, otras maestros… Todo para que el espíritu que debe recibir la terapia pueda encontrar un ambiente más familiar a sus creencias y abrirse a la información que recibe sobre la vida en el plano espiritual, el perdón o la necesidad de desapegarse de los bienes materiales y de familiares.

El equipo espiritual posee técnicas y herramientas aún desconocidas en el actual plano de la vida en el que habitamos. Una de estas herramientas está descrita en el segundo capítulo del libro "En los dominios de la Mediumnidad”: el psicoscópio. Este minúsculo intrumento, según nos cuenta André Luiz, no pesaría más de algunos gramos en la Tierra. Se trata de un aparato que se destina a la observación del alma y puede definir las vibraciones de ésta, a la vez que permite realizar estudios acerca de la materia. Funciona con electricidad y magnetismo, utilizando elementos radiantes análogos en su esencia a los rayos gamma. Está constituido por lentes de aumento con posibilidades para la microfotografía. Los equipos espirituales lo utilizan en su trabajo de supervisión de los equipos mediúnicos, para con él clasificar sin dificultad las perspectivas de los distintos grupos de servicios psíquicos que existen en el mundo. Analizando la psicoscopia de una persona o de un equipo de trabajadores, la espiritualidad puede deducir sus posibilidades y calificar la categoría de su condición. Según las radiaciones que proyectan, los equipos espirituales planifican la obra que pueden realizar en colaboración con cada equipo medúmnico. El psicoscópio es solamente uno de los objetos de los que dispone la espiritualidad en su labor, en este caso con el objetivo de con mayor facilidad identificar los valores de la individualidad humana por los rayos que ésta emite. Así la moralidad, el sentimiento, la educación y el carácter son conocidos con claridad mediante una breve observación.

Estas y muchas otras aclaraciones nos ofreció Bossi, siempre invitándonos a que leamos el libro y podamos comprobar por nosotros mismos la riqueza de detalles que André Luiz aporta a través de las manos del amigo Chico Xavier.

Gracias compañero por tu dedicación a la divulgación de toda esta información que debe servir únicamente para que podamos orientar nuestras vidas hacia la búsqueda de la plenitud, superando nuestras imperfecciones día tras día, creciendo en serenidad, tolerancia, amor al prójimo y auto-amor.

 Y a toda la familia CEADS, en España y en el mundo, 

Cariños de la hermana menor

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern