Ir al contenido principal

La vida a la luz del espiritismo


Hola familia,

Hoy no se puede ofrecer la crónica de la conferencia de Maria Jesús, “Sócrates y el Espiritismo”. Lo que sí os puedo contar es que este fin de semana he participado con mi amigo Alfredito en el V Encuentro Espírita Sevillano Fraterno organizado por el Centro Espírita Nuevo Amanecer de Joanna de Angelis. Alfredo y yo hablamos sobre la vida a la luz del espiritismo, dando una visión panorámica sobre los principales puntos de nuestra amada doctrina. Lo más importante, sin embargo, no es lo que hemos dicho… Mejor aún, no es posible separar lo que hemos dicho de lo que hemos vivido en Sevilla.


Los compañeros del grupo Nuevo Amanecer son pocos, pero de una entrega, de un servicio a la causa espírita y a nuestro Maestro Mayor que uno no puede hacer más que unirse a sus labores con alegría. Y los labores son muchos, porque este pequeño grupo, formado por solamente tres o cuatro participantes asiduos, consigue reunir en sus encuentros a cincuenta personas o más. No es ninguna casualidad: nuestros compañeros Sevillanos no divulgan el espiritismo, lo viven. Uno llega a la conferencia, no se imagina la lucha que ha sido conseguir este local, los sacrificios que se han hecho para que la comida y las meriendas estén a punto, no recuerda que desde el papel de wáter del lavabo hasta el proyector que se va a utilizar, todo necesita manos operosas que se dediquen a la realización de un evento.

En el V Encuentro Espírita Sevillano Fraterno hemos visto como unas pocas manos, cuando inspiradas por amor y fraternidad, pueden ofrecer consuelo, esclarecimiento y esperanza. La espiritualidad superior tiene un método de fichaje impresionante: no da la más mínima importancia a nuestras imperfecciones. Todo lo que observa cuando nos convoca al servicio son nuestras conquistas morales y nuestra buena voluntad. Lo demás lo ponen ellos, estoy segura, porque de no ser así unos seres tan carentes de luz propia como nosotros no podríamos hacer cosas tan bellas como este evento.

En realidad, en todas partes donde se vive a la luz del espiritismo, se producen estos fenómenos de rara belleza: una pequeña constelación de seres imperfectos e ignorantes, con tantas deudas que rescatar, se proponen colaborar con el bien y, por el simple hecho de ponerse a la disposición, la unión de sus potencialidades se traduce en momentos de los que uno puede decir, “¡Me alegro de haber estado ahí!”.



Como Jesús, el espiritismo no espera que sus seguidores sean perfectos para convocarles al servicio. El trabajo mismo nos enseñará el camino de la iluminación. Con el corazón lleno de gratitud por las oportunidades de servicio que el espiritismo nos ha ofrecido, Alfredito e yo elevamos el pensamiento a la espiritualidad superior y pedimos, antes de despedimos esta mañana, que el servicio nos hiciera dignos de estas oportunidades.

Que la espiritualidad superior nos encuentre a todos siempre con un “sí” en los labios. Y que cada uno de ellos nos habilite a seguir colaborando en la obra del bien, del amor y de la paz.

Cariños

Janaina Minelli

Comentarios

  1. Alfredo y janaina buen trabajo chicos! Junto al grupo de Sevilla habéis echo que nos sintieramos como en casa. Buenas conferencias y mucho más importante un buen ejemplo para todos .
    Un abrazo fraterno.

    ResponderEliminar
  2. Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa¡¡

    No puedo más que confirmar todo lo dicho por Janaina.

    ¡Gracias, Jana, por todo lo bueno que hemos vivido y compartido juntos¡. Y discúlpame por haberte hecho llorar en una de mis intervenciones en la conferencia... ¡prometo no hacerlo muchas más veces¡¡¡¡¡.

    ¡Gracias, Bea y Jorge, por toda la fe con que hacéis vuestro trabajo¡. No deja de maravillarme que, con tan pocos medios materiales, seáis capaces de conseguir unos resultados espirituales tan grandes¡.

    Gracias a la Espiritualidad que nos ha dado esta oportunidad de trabajar juntos, entregando juntos el resultado de ese trabajo a nuestro Amigo y Maestro Jesús.

    Alfredito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, esto de emocionar a la gente hasta que les salten las lágrimas debía estar regulado por la federación jejeje ;)

      Eliminar
  3. ¡Qué alegría verte, Esther! Sí, ha sido un día de mucha luz el que compartimos. Muchos besos!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern