Ir al contenido principal

Todos los días son apropiados para crear o reconstruir el destino



Hola familia,

Pese a que no hemos tenido reunión en CEADS esta semana, comparto las meditaciones en las que he estado envuelta en estos días marcados en el calendario para rememorar el paso de Jesús por la carne. Nos solemos decir en estos días, ¡felices pascuas!, pero, ¿con qué frecuencia permitimos que esta ocasión inunde nuestro espíritu sediento de luz por la renovación necesaria para nuestro propio bien?
Al dar testimonio de la supervivencia del espíritu a la materia física ante sus apóstoles, quiso el divino enviado que la humanidad conociera su inmortalidad. Falta que vivamos en armonía con este
principio que muchos ya no ignoramos. Esta semana he estado leyendo Sexo y Destino, psicografiado por nuestro Chico y dictado por André Luiz. En este relato tan emocionante como esclarecedor, el elevado espíritu al que conocemos como Hermano Félix, dice:

“Todos los días son apropiados para crear o reconstruir el destino, pues somos conciencias responsables”

Hermano Félix conduce los trabajos realizados en “Almas Hermanas”, un hospital-escuela erigido para prestar socorro a los hermanos necesitados de reeducación sexual. Nos cuenta André Luiz que sus estudiantes provienen de asentamientos de características similares a las del purgatorio, que gracias a la purificación de las angustias expiatorias, se han despojado de los residuos característicos de los vicios y de las pasiones cultivados en la carne. En Almas Hermanas el sexo es tema principal, merecedor de la máxima atención. El amigo espiritual admite sentirse emocionado al observar la veneración con que se rendía homenaje al sexo en las diversas facultades de enseñanza, mediante una investigación esmerada de cada una de las cátedras. Entre las materias estudiadas, enumera: sexo y amor, sexo y matrimonio; sexo y maternidad; sexo y estímulo; sexo y medicina; sexo y evolución; sexo y equilibrio; sexo y penalización, además de otras ramas. 

“Entre los espíritus desencarnados, a partir de una mediana evolución, el sexo se ubica en la categoría de atributo divino de la individualidad humana, lo que también ocurre con la inteligencia, el sentimiento, la razón y otras facultades”.

Así que la actividad sexual del espíritu encarando, tanto como el empleo que hace de la inteligencia, le acerca o le aleja del cultivo de los talentos que le han sido confiados como tesoro divino para su propia evolución. Y no sólo el acto sexual, sino toda clase de unión afectiva debe considerarse de esta forma. La dependencia psicológica que algunas veces experimentamos por el “amor” no correspondido o los juegos de seducción que realizamos desde la irresponsabilidad denotan desequilibrios que necesitamos afrontar con energía: en realidad son vicios emocionales que nos encadenan a las zonas inferiores del ego tanto como el tabaco o el alcohol. 

Tal vez os interese saber que Almas Hermanas tiene zonas residenciales, además de los edificios dedicados a la administración, la enseñanza, el mantenimiento y la hospitalización temporaria. En ellas se instalan familias enteras, parejas, espíritus que se complementan afectivamente y comunidades de estudiosos que visitan, o bien reciben amigos de otras organizaciones y de otras zonas, en viajes edificantes o recreativos, o incluso participando en proyectos artísticos y asistenciales, al mismo tiempo que atienden a sus obligaciones cotidianas.

En esta institución, André Luiz realiza observaciones que le permiten comprender que cuanto más se eleva la criatura, más se convence de que el empleo del sexo demanda discernimiento en relación con las responsabilidades que acarrea. Todas las uniones sexuales generan sistemas de compensación vibratoria. Los desarreglos sexuales que lesionan las conciencias requieren reparación, tanto como los abusos del razonamiento.

Los que leemos sus palabras pedimos a la espiritualidad superior que nos enseñe a tener espíritus permeables a estas informaciones. Con los deseos de que toda la humanidad pueda conocer la potencia divina del acto sexual, aprovecho la ocasión para desear la renovación de los sentimientos en la Tierra. Como dice el Hermano Félix, “Todos los días son apropiados para crear o reconstruir el destino, pues somos conciencias responsables”. Hoy es un día maravilloso para la superación de nuestras imperfecciones. Y en este espíritu os deseo a todos, ¡felices pascuas!

Cariños de la hermana menor

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern