Ir al contenido principal

De libertad


Hola familia,

ayer hicimos una vez más una reunión de estudio de la Doctrina de los Espíritus llena de armonía. Empezamos leyendo el texto de estudio y luego nuestros monitores, Rafa y Marcello, propusieron preguntas para profundizar en la comprensión del texto y propiciar el intercambio de ideas y puntos de vista.

Antes que contestar a cada una de las preguntas planteadas por los monitores, os presento a continuación algunos de los temas que salieron a la luz durante la discusión que realizamos.

La sociedad X el individuo. Como el tema de la tarde era “la libertad”, se estableció un debate respecto a si la sociedad tendría o no el poder de imponer costumbres e ideas sobre el individuo. Algunos pensaban que el individuo preserva siempre la capacidad de elección, pudiéndose rebelar en contra de lo que se espera de él socialmente; otros sentían que la fuerza de la sociedad es demasiado opresora y que sí puede imponerse sobre la voluntad del individuo. El hombre es un ser social, gregario por naturaleza y debemos considerar que el hecho de rebelarse en contra de algunas (o todas) reglas sociales, tiene un precio: cada vez que alguien decide no vestirse de una forma considerada más adecuada o hacer algo que se escapa a los patrones considerados aceptables, recibe el efecto de sus actitudes. Hay personas más dispuestas a romper paradigmas y experimentar las consecuencias de su rebelión, así como también hay personas que no están nada inclinadas a echar un pulso con la opinión que los demás pueden tener sobre ellas. En todo caso, como nos dice el texto de referencia, la libertad de pensamiento es una característica intrínseca del ser; la libertad de obrar, sin embargo, está limitada por las reglas de convivencia de cada sociedad.

La conveniencia de la existencia de reglas sociales. La existencia de reglas sociales es beneficiosa en el actual estado evolutivo de la humanidad terrestre en función de nuestro actual nivel evolutivo moral. En mundos más evolucionados, donde los seres ya son capaces de respetarse unos a otros no por impositivos externos, sino porque sus pensamientos y sentimientos ya vibran en consonancia con las leyes cósmicas universales, las sociedades pueden prescindir de leyes. En mundos inferiores a la Tierra, donde todavía impera el instinto, el derecho aun no existe. Así podemos ver la relatividad en la que se posiciona nuestro sistema legal: reconociendo el hecho de que es imperfecto y en algunos aspectos incluso injusto, representa una evolución en comparación a fases evolutivas en las qué impera la ley del más fuerte; sin embargo, está predestinado a convertirse en obsoleto en cuanto la humanidad alcance un mayor nivel de armonía con las leyes cósmicas. La imperfección del sistema legal es una consecuencia de que sea la expresión de valores humanos. Sólo la ley divina o natural es perfecta en su expresión.

La libertad de pensamiento. Si bien es verdad que la libertad de pensamiento es una característica intrínseca del ser, es preciso considerar que para espíritus que aún no alcanzaron la perfección relativa, la total libertad es todavía una aspiración. Las diferentes formas de esclavitud a las que el hombre ha sometido a otros seres de su propia raza es un ejemplo de este principio. A medida que el hombre ha evolucionado intelectualmente, la raza humana ha desarrollado formas más sofisticadas de esclavitud. Cuando la esclavitud física deja de estar considerada moralmente aceptable, otras las sustituyen: así es como formas de esclavitud psicológica, emocional y económica siguen coartando la libertad de los hombres que todavía no se han erguido al nivel de las conciencias totalmente libres del yugo de la materia. Jesús, en su momento, dijo que la verdad nos haría libres. De hecho la Doctrina Espírita, como tercera revelación, ofrece a los hombres la posibilidad de trascender sus límites, trabajando por el progreso individual y social. En sus orígenes en España, el movimiento espiritista encontró en el movimiento obrero y entre los anarquistas las personas más abiertas a las revelaciones de los espíritus. La verdadera revolución, sin embargo, no puede ser únicamente exterior. El que quiera transformar el mundo debe empezar por su foro íntimo.

Consecuencias de la oposición a la libertad de conciencia. Puesto que la libertad de pensamiento es una característica intrínseca del ser, coartar la libertad de los demás tiene por consecuencia la producción de desequilibrios de orden psíquica que, en futuras encarnaciones, producirán desequilibrios físicos y emocionales. La ley divina está escrita en la conciencia del ser que cae en sentimiento de culpa cuando la viola. Limitar, por tanto, la libertad de otros seres humanos es un crimen que puede pasar impune ante las imperfectas leyes humanas, pero la conciencia misma se ocupará de llamar el ser a la necesaria expiación y rectificación en el futuro. No deja de producir una cierta inquietud observar que personas con valores tan dudosos gobiernan las naciones. Vista des de la óptica de la inmortalidad del espíritu, sin embargo, hay que considerar que en un planeta de pruebas y expiaciones, la mayoría de los seres que aquí encarnamos tenemos deudas para con nuestras propias conciencias que necesitan ser expiadas. En su profunda sabiduría, la Inteligencia Cósmica Universal se aprovecha incluso de la imperfección de los hombres para ofrecernos oportunidades de aprendizaje de la ley de amor.

Con esta clase concluye la temporada de Rafa y Marcello como monitores. Damos gracias a los chicos que con su jovialidad y espontaneidad han invertido tiempo y cariño en la preparación de nuestros encuentros de sábado para el estudio de la doctrina. A partir de la próxima clase, Patricia y Alfredito se ocuparán de guiarnos por los caminos del aprendizaje y del intercambio de experiencias. Damos las gracias también a la nueva pareja, que se dispone al trabajo con ilusión.

Gracias a toda la familia CEADS, y en particular a los socios, que hacen posible que estas reuniones tan especiales puedan ocurrir en nuestro local. Gracias a la espiritualidad amiga, a nuestro Maestro Mayor y a la fuente cósmica de toda la verdad por iluminar nuestros pasos con su amor incondicional.

Muchas gracias y cariños de la hermana menor     

Comentarios

  1. Gracias Jana por un resumen más, tu que con esta dedicación dejas registrado lo que se ha discutido y aprendido, entre todos, durante las clases.
    Hmmm a ver cuando nos toca otra vez ;-)
    Marcello

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern