Ir al contenido principal

El amor no entra de vacaciones.

Hola familia,

cada reunión del equipo de la cesta básica, después de preparar las bolsas de alimentos a las familias que apoyamos desde CEADS, leemos un pequeño texto y lo comentamos entre todos para sacar aprendizaje e inspiración para nuestras vidas. estas vez el equipo ha encontrado oportuno que lo compartiéramos más allá de nuestro equipo. Se trata de una carta que un espíritu que firma por el nombre de Herman X escribe a un niño a través de la psicografía iluminada de Chico Xavier. Como Jesús nos previno que habría que ser como niños para “penetrar el reino de los cielos”, hemos pensado que a más de un adulto nos itría bien apuntar las recomendaciones que este niño de 13 años recibe del amigo desencarnado.

Aprovechamos la oportunidad para pedir que se intensifiquen las donaciones en las siguientes semanas. En agosto, poca gente viene al centro, pero recordad que el amor no entra de vacaciones.

¡Gracias de todo el del equipo de Cesta Básica!


Nota paternal

Sí, mi hijo, tal vez por un capricho de sus trece años usted necesita recibir una nota del amigo desencarnado cuyas páginas usted comenzó a leer.

Usted - ¡un niño! - solicita orientación espiritual. tengo escritas muchas cartas después de la muerte, pero sinceramente no recuerdo haber dirigido hasta hoy ningún recado a gente verde, de su porte. Perdone si no le correspondo a la expectativa. Dice usted que no espera una historia de mentirillas, basada en genios protectores. Y remata: “quiero, Hermano X, que usted me diga cuáles son las cosas más importantes de la vida, apuntando aquello de bueno que debo querer y aquello de malo que preciso evita”. Me recuerdo así de ofrecer a usted una lista curiosa que un viejo amigo mío me ofreció ahí en el mundo, cuando yo tenía su edad.

La relación presentaba el título “APRENDA, HIJO MÍO” y contenía las siguientes informaciónes:

  1. Em mayor y mejor amigo: “Dios”.
  2. Los mejores compañeros: “los padres”.
  3. La mejor casa: “El hogar”.
  4. La mayor felicidad: “La buena conciencia”.
  5. El más bello día: “Hoy”.
  6. El mejor tiempo: “Ahora”
  7. La mejor regla para vencer: “La disciplina”.
  8. Em mejor negocio: “El trabajo”.
  9. La mayor diversión: “El estudio”.
  10. La colección más rica: “La de las buenas lecciones”.
  11. El camino más fácil para ser feliz: “El camino recto”.
  12. La mayor alegría: “El deber cumplido”.
  13. La mayor fuerza: “El bien”.
  14. La mejor actitud: “La cortesía”
  15. El mayor heroísmo: “El coraje de ser bueno”.
  16. La mayor falta: “La mentira”.
  17. La peor pobreza: “La pereza”.
  18. El peor fracaso: “El desánimo”.
  19. El mayor enemigo: “El mal”.
  20. El mejor de los deportes: “La práctica del bien”.

Lea esta lista de informaciones siempre que usted pudiere y vea por sí mismo como va yendo su orientación. Y si quiere un aviso más de un viejo amigo, cada noche hágase esta pregunta a usted mismo, después de su oración para el reposo:

_ ¿Qué hice hoy de bueno que sólo un amigo de Jesús conseguiría hacer?

Hermano X

Camino Espírita

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern