Ir al contenido principal

Victoria sobre la muerte

Victoria sobre la muerte
(Janaina Minelli)

Cada día nos acosan sentimientos de miedo y ansiedad. Tengamos la condición económica que tengamos, vivamos en el país que nos haya correspondido encarnar, todos los que hemos de luchar por la supervivencia nos esforzamos por mantener o mejorar nuestras condiciones de vida. El apóstol de los gentiles debe de haber visto cómo sufría la gente de su tiempo. También él ejercía su oficio para ganarse el sustento, dedicando las horas de descanso a la misión apostólica. Las manos marcadas por el telar haciendo tiendas de campana le habían enseñado a Pablo, el que fue doctor de la ley antes de abrazar la causa del evangelio, que para la gente de condición humilde, ganarse la vida no era nada fácil. 

Aún y así, el apóstol de los gentiles deseaba que las comunidades del cristianismo naciente fueran plenamente conscientes de qué quiere decir estar vivos. La actualidad del mensaje de Pablo es evidente. En la epístola que escribe a los Romanos, en el capítulo 8, Pablo recuerda a la comunidad del cristianismo primitivo que vivir exclusivamente para la materia es en realidad muerte, mientras que esforzarse por seguir los preceptos enseñados por Jesús, es fuente de vida y paz.

Image courtesy of Evgeni Dinev / FreeDigitalPhotos.netPorque la ley del espíritu que da la vida en Cristo Jesús te liberó de la ley del pecado y de la muerte. () Los que viven según la carne, desean lo carnal; mas los que viven según el espíritu, lo espiritual. Pues las tendencias de la carne son muerte; mas las del espíritu, vida y paz. () Mas vosotros no estáis en la carne, sino en el espíritu, ya que el Espíritu de Dios habita en vosotros. () Si vivís según la carne, moriréis. Pero si con el Espíritu hacéis morir las obras del cuerpo, viviréis.
El apóstol tiene esperanza y anima a los cristianos a luchar con entereza hasta la victoria. Y nos exhorta a todos los que tenemos dificultades, dudas, ansiedades, miedos
¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada?, como dice la Escritura: Por tu causa somos muertos todo el día; tratados como ovejas destinadas al matadero. Pero en todo esto salimos vencedores gracias a aquel que nos amó. Pues estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los principados, ni lo presente, ni lo futuro, ni las potestades, ni la altura, ni la profundidad, ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro.
La lucha cotidiana por la supervivencia no debe hacernos olvidar de nuestro desafío existencial. Para el apóstol de los gentiles, la verdadera victoria es la que obtenemos sobre nuestras imperfecciones morales. La euforia que sentimos ante una victoria en el mundo, la decepción que experimentamos ante un fracaso o el miedo y la ansiedad que nos acosan cuando nos enfrentamos a situaciones de inestabilidad no deben absorbernos hasta el punto de que nos olvidemos de que la vida es la armonía con la ley cósmica de amor. Cada paso que damos en esta dirección, es una pequeña victoria y una conquista de vida.


¡Que nada nos separe del amor al Maestro! No nos llene de temor lo que sólo puede matar nuestro cuerpo físico, no vivamos como muertos, apartados del amor del Maestro. Trabajemos y nos esforcemos por mantener y mejorar nuestras condiciones de vida, pero sin olvidar que nuestro desafío existencial está en la observancia de la ley de amor, expresada de forma sencilla e inequívoca en el evangelio de Jesús.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern