Ir al contenido principal

La elección es nuestra

Hola Familia,

ayer en CEADS tuvimos la oportunidad de contar con la presencia de la señora Bettina Firenze. Con energía, buen humor y cercanía, Bettina compartió con nosotros su experiencias y aprendizaje de una larga trayectoria en el liderazgo de una casa espírita. Nos recomendó la lectura del libro "Locura y Obsesión", de Divaldo Franco. Como no lo he encontrado online, os propongo, a los que no tendréis la oportunidad de comprar el libro, la lectura de "Obsesión y Desobsesión". Veréis que el primer capítulo, que os pongo a continuación, es precisamente un resumen de lo que nos dijo Bettina en CEADS ayer.
LAS INFLUENCIAS ESPIRITUALES

"Influyen los Espíritus en nuestros pensamientos y en nuestros actos? 

Mucho más de lo que imagináis. Influyen a tal punto, que de ordinario, son ellos quienes os dirigen." 
(El Libro de los Espíritus, Allan Kardec, pregunta 459.) 

La afirmación dada por los Espíritus a Allan Kardec demuestra que, en la mayoría de las ocasiones, todos nosotros -encarnados- podemos estar actuando bajo la influencia de entidades espirituales, que por afinidad se acercan de acuerdo con nuestro modo de pensar y de ser, o en cuyos niveles vibratorios respiramos.

Esto no debe causarnos admiración, pues si analizamos el asunto bajo el aspecto puramente terrestre llegaremos a la conclusión de que vivimos en permanente sintonía con las personas que nos rodean, sean familiares o no, de las cuales recibimos influencias a través de las ideas que exteriorizan, de los ejemplos que nos dan y también la influencia que ejercemos con nuestra personalidad y puntos de vista. 

Sucede que cuando no conseguimos ejercer influencia sobre alguien que convive con nosotros y deseamos esté bajo nuestro esfera personal, intentamos por todos los medios convencerlo con argumentos persuasivos de variada intensidad, a fin de alcanzar nuestro propósito. Lo mismo ocurre con los habitantes del mundo espiritual, siendo ellos los seres humanos desencarnados, quienes, pese haber dejado su envoltura carnal, continúan conservando su manera de pensar y las características de su personalidad.

Así, vamos a encontrar desde la actuación benéfica de Benefactores y Amigos Espirituales, que buscan encaminarnos para el bien, hasta, los familiares que, venciendo la otra vida o el más allá, desean continuar influenciando a los miembros de su clan familiar, sea con buenas o malas intensiones, o nos encontramos con aquellos otros a quienes perjudicamos con actos de mayor o menor gravedad, en esta o en anteriores reencarnaciones, y que nos procuran, en el tiempo y en el espacio, para cobrar la deuda que con ellos adquirimos.

A su vez, los que están en el plano extrafísico también son objeto de las mismas influencias, que parten de la mente de encarnados que compartieron el mismo modo de pensar, o que provienen de los planos superiores, y, aunque se encuentren en mediana o inferior evolución, la acción por desafectos, hace que los seres se busquen intensamente por el pensamiento, en recíproca comunión de vibraciones y sentimientos constantes. Ese intercambio es continuo y corresponde a cada individuo escoger y optar por la onda mental con la que se sintonizará.


Por consiguiente, la respuesta de los Espíritus a Kardec nos da una noción exacta del intercambio existente entre los seres humanos, sea él inconsciente o no, pero, de todas maneras, real y constante.

Suely Caldas Schubert 

...

Bettina ayer acabó su charla con una reflexiones que llegaron nuestros espíritus de disposición para el bien:
A Viagem evolutiva recorda-nos uma estrada quilometrada com diversas vias secundárias que aumentam a distância em relação ao destino. A meta será fatalmente alcançada, embora a cada viajante seja facultado faze-lo com maior ou menor rapidez...
La propuesta es de Dios, pero la elección es nuestra .

El plantío es libre pero la cosecha es obligatoria.

Todo esfuerzo persistente en el bien, nos muestra el camino.



¡Gracias Bettina! Persistamos en el bien, pese a nuestras imperfecciones. ¡Sea!

Cariños de la hermana menor


¨


Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern