Ir al contenido principal

Enseñanzas fundamentales

SUS ENSEÑANZAS FUNDAMENTALES

(Andrea Campos)

La Doctrina Espírita o Espiritismo es el conjunto de leyes revelados por los Espíritus Superiores, a través de varios médiums por todo el mundo, y codificados1 por Allan Kardec. Cuenta con cinco obras básicas: El Libro de los Espíritus, El Libro de los Médiums, El Evangelio según el Espiritismo, El Cielo y el Infierno según el Espiritismo y La Genesis. Cada una de las obras tiene bases filosófico-moral-científica respecto a la vida, la muerte y la evolución de los seres vivos.

La primera edición de El Libro de los Espíritus fue publicado el  1857 y hasta la actualidad sus enseñanzas siguen vigentes en la sociedad moderna aunque no hemos aplicado nada o casi nada de las orientaciones que nos han dejado los espíritus que buscan ayudarnos.

La Doctrina Espírita viene a revelar de manera profunda acerca de la inmortalidad del alma, la naturaleza de los espíritus y sus relaciones con los hombres; las leyes morales, la vida presente, la vida futura y el porvenir de la humanidad.

Actualmente contamos con millares de libros serios, psicografiados2 por médiums responsables, que nos actualizan de las necesidades de la sociedad actual, en bases a la codificación básica.
Para entender las bases fundamentales de la Doctrina Espírita la enumeraremos de manera bastante simple:


  • Dios es la inteligencia suprema, causa primera de todas las cosas: en la edición anterior de nuestra revista hablamos sobre Dios pero no dejaremos de aclarar que es una inteligencia superior a la nuestra y que todavía no somos capaces de entenderla, a igual que un niño recién nacido sería incapaz de entender cálculos de química inorgánica, aunque viva cada momento de su existencia en base a estos cálculos.
Foto: Marcelo Nogare
    • En el Universo existen otros mundos habitados por seres de diferentes organismos, en diferentes grados de evolución, ya que la creación no cesa. El ser humano está compuesto principalmente de 4 cuerpos: mental, periespiritual, doble etérico (magnético) y físico 3
    • Existen muchas moradas en la casa del Padre: somos seres espirituales con experiencias carnales, así que hay tantas moradas en el otro lado de la tumba como las hay aquí. Cuando dejamos el cuerpo de carne seguimos nuestra vivencia en la verdadera morada donde desarrollaremos nuestra inteligencia y moral según las leyes divinas y nuestro libre albedrío.
    • Las leyes divinas o naturales abarcan las leyes físicas y morales, por lo que son inmutables.
    • Los espíritus (nosotros) somos inteligencias creadas por Dios y son creadas simples e ignorantes para que gocen de la oportunidad de evolucionar moral e intelectualmente. Jamás vuelvan atrás en su evolución, pueden permanecer estancados, además de conservar su propia individualidad eternamente.
    • Los espíritus reencarnan, es decir, vuelven al cuerpo de carne, tantas veces sean necesarias para su propio perfeccionamiento. Todas las reencarnaciones están regidas por la ley de acción y reacción puesto que no existen castigos o infiernos eternos.
    •  Jesús es guía y modelo para toda la humanidad, su moral habla de la práctica del amor y de la caridad con uno mismo y con los demás.
    • La comunicación entre los dos mundos, carnal y espiritual, ha existido siempre, no dependen de la creencia, sexo o cultura, es normal, debe ser realizado gratuitamente, con indulgencia, respecto y mucha seriedad a igual que la comunicación entre dos seres humanos en la Tierra.
    • La oración es un acto de amor a Dios y a todas sus criaturas, mejora nuestra capacidad mental y espiritual, eleva y ofrece auxilio de los buenos espíritus4 que nos acompañan en nuestra marcha hacia la evolución.

    Básicamente esas son las enseñanzas fundamentales del Espiritismo que iremos desvelando en nuestros artículos en Conociendo el Espiritismo.

    Quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Hacia dónde voy? ¿Por qué el sufrimiento y el dolor? ¿Cómo ser feliz? Son preguntas como éstas que encuentran respuestas en las obras de la Codificación Espírita pero hay que dedicarle tiempo para estudiar y nada mejor como empezar por textos básicos como este, aprendiendo las bases y su vocabulario, para entender que la vida espiritual es la verdad y que todavía nada sabemos.



    1 Codificar = conformar un cuerpo de leyes metódico y ordenado. Sinónimos: Compilar, recopilar.
    2 Psicografía = una de las maneras que los Espíritus ya desencarnados encuentran para expresarse o comunicarse a través de un espíritu encarnado (médium) a través de la escritura. La comunicación se da a través de la psique del espíritu comunicante al espíritu receptor.
    3 Cuerpos = hablaremos de este tema en la próxima edición de la revista Visión Espírita.
    4 Espíritus buenos = hablaremos de los ángeles de la guarda o espíritus amigos en ediciones futuras.

    Bibliografía consultada: Doctrina Espírita para principiantes. Luis Hu Rivas.


    Comentarios

    Entradas populares de este blog

    El camino del convencimiento

    David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

    El dormir y los sueños

    Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

    COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

    Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern