Ir al contenido principal

La actividad en el plano espiritual

Hola familia,

ayer en CEADS nos dedicamos al estudio de un tema muy interesante: las ocupaciones y misiones de los espíritus en el plano espiritual. Es posible que alguien se sorprenda con el asunto. ¿ocupaciones después de la muerte? ¿Los espíritus trabajan? Pues sí, no nos sorprendamos. Nos cuentan los espíritus a través de relatos mediúmnicos que la actividad en el plano espiritual es incesante. Tal vez esto sea difícil de creer para los que han sido educados en traiciones religiosas que, al no contar con la comunicación con los desencarnados, han representado la vida después de la muerte física como una descanso, sueño u ociosidad eternas. La Doctrina Espírita, sin embargo, nos da cuenta de que los espíritus trabajan, estudian, viajan, en fin, están plenamente activos en el plano espiritual. ¿Será el más allá igual que el mundo material? Vayamos más lejos: el mundo material es una copia imperfecta de todo cuanto existe en el plano espiritual.

Antes de leer el texto de preparación para la clase, nuestros monitores Yuta y Andrea nos hicieron pensar en las diferencias entre las palabras OCUPACIÓN y MISIÓN.
La ocupación, la definimos entre todos como algo que hacemos para nuestra supervivencia, relacionada a la realización de tareas con provecho propio. La misión, por otra parte, viene por encargo, está asociada a alcanzar una meta y se realiza en beneficio de los demás. Todo misionero se ocupa de algo, pero no todo aquél que tiene una ocupación, es un misionero. Solemos decir que tenemos una “misión” y hablar que la misión personal de cada uno es su propia evolución. Es útil comprender la diferencia que nos aclara la doctrina. Cada uno se ocupa de su propia evolución. La misión, en sentido estricto, es algo que se le confía a espíritus más elevados en función de su elevación moral o intelectual para hacer progresar la Tierra en algún aspecto en particular.

Los desencarnados se ocupan de múltiples tareas, según su grado de evolución. Pueden ocuparse de influenciar a los encarnados o de ejercer funciones de médicos, enfermeros, profesores e incluso cocineros en el plano espiritual. Los espíritus misioneros, por otra parte, ejercen tareas de mayo influencia, gestionando grandes colonias, por ejemplo, si desencarnados, o luchando contra la inferioridad y la ignorancia humana cuando encarnados.

En conclusión, sea en el plano material sea en el plano espiritual,
  • El trabajo es el camino para progresar;
  • El espíritu progresa según la manera como desempeña sus funciones;
  • El bien común es el único objetivo de una misión;
  • Las misiones y ocupaciones dependen del grado de evolución de cada espíritu.

Para acabar la clase, nuestros monitores nos propusieron un reto. Nos pidieron que pensáramos en las misiones de los pueblos en la Tierra. Los incas, los griegos, los egipcios, los pueblos primitivos… La propuesta es pensar e incluso investigar qué tipo de misión pueden compartir espíritus que encarnan en un determinado tiempo y espacio de forma colectiva. La semana que viene tenemos conferencia, así que tenemos dos semanas para reflexionar e investigar.

Que la espiritualidad amiga pueda ayudarnos a todos para que, conscientes de nuestros deberes, nos ocupemos de forma disciplinada y perseverante de nuestra propia evolución.


Cariños de la hermana menor

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern