Ir al contenido principal

De la discordia nacen los males humanos; de la concordia resulta la felicidad completa

Hola familia,

ayer como cada sábado, una tarde más de interesante intercambio de ideas entre los que tenemos la alegría de   atender las clases de sábado. El tema fue el de la simpatía o antipatía entre los espíritus después de la tumba. En la discusión, llegamos a la conclusión que la simpatía es otra forma de decir afinidad, pero no se debe pensar que los espíritus sólo nutren simpatía por otros de igual naturaleza. Un espíritu inferior puede tener admiración por uno superior, como es el caso de todos los que, pese a nuestras imperfecciones, admiramos grandes iconos y mentores del movimiento espírita. Los superiores también pueden interesarse por los inferiores y es gracias a ello que tenemos abnegados mentores espirituales que nos apoyan en nuestra trayectoria evolutiva. Tampoco debemos pensar en la “simpatía” como algo únicamente positivo, ya que espíritus ignorantes del bien pueden nutrir una especie de simpatía unos por los otros con intereses inferiores de venganza contra una persona que les haya hecho daño a los dos, por ejemplo. De todos modos, cuando el los espíritus nos hablan en la doctrina de “la simpatía” que sobrevive a la tumba y sigue nos sigue uniendo al otro lado de la vida, están haciendo referencia a todo lo que es fruto de auténticos sentimientos de amor, solidaridad y servicio. Dejados atrás los intereses transitorios de la materia, a la otra orilla nos llevamos  a nuestras conquistas de elevación moral y intelectual. Esto es lo que determinará con qué espíritus nos sentiremos “en casa” cuando abandonemos el cuerpo físico.

Os dejo a continuación algunas preguntas de El Libro de los Espíritus que amplían este interesante tema y nos estimulan al cultivo de los nobles sentimientos. Que la espiritualidad amiga nos siga orientando, pese a nuestra inferioridad, y que podamos poco a poco, elevarnos por encima de las pasiones para buscar el amor ágape que un día nos reunirá a todos en la gran familia universal.

Cariños de la hermana menor



RELACIONES SIMPÁTICAS Y ANTIPÁTICAS DE LOS ESPÍRITUS
MITADES ETERNAS

291 – Aparte de la semejanza general de la afinidad, ¿hay entre los Espíritus afectos particulares?
– Sí, del mismo modo que entre los hombres; pero el lazo que une a los Espíritus es más fuerte en ausencia del cuerpo, porque ya no están expuestos a las vicisitudes de las pasiones.

292 – ¿Existe odio entre los Espíritus?
– Sólo existe odio entre los Espíritus impuros y son ellos los que suscitan vuestras enemistades y disensiones.

293 – Dos personas que hayan sido enemigas en la Tierra, ¿se guardan resentimientos, en el mundo de los Espíritus?
– No, pues comprenden que el odio era estúpido y el motivo pueril. Sólo los Espíritus imperfectos conservan una especie de animosidad, hasta que se han purificado. Si los ha enemistado el interés material, no piensan más en él por poco desmaterializados que estén. Si no existe antipatía entre ellos, concluido el motivo de la discusión, pueden volverse a ver hasta con placer. Como dos escolares que, llegados a la edad de la razón, reconocen la puerilidad de las desavenencias que tuvieron en la infancia y dejan de tenerse mala voluntad.

294 – El recuerdo de las malas acciones que dos hombres se hayan hecho, ¿es obstáculo a su simpatía?
– Sí, y los induce a alejarse.

295 – ¿Qué sentimientos experimentan después de la muerte aquellos a quienes hemos hecho mal en este mundo?
– Si son buenos, perdonan de acuerdo con vuestro arrepentimiento. Si son malos, pueden conservar resentimientos y a veces hasta perseguiros en otra existencia. Dios puede permitirlo como un castigo.

296 – Los afectos de cada Espíritu, ¿son susceptibles de alteración?
– No, porque no pueden engañarse; ya no tienen la máscara bajo la cual ocultan las hipocresías. Por eso sus afectos, cuando son puros, son inalterables. El amor que les une es para ellos origen de suprema felicidad.

297 – El afecto que dos personas se han profesado en este mundo, ¿continuará siempre en el mundo de los Espíritus?
– Sin duda que sí, si está fundado en una verdadera simpatía; pero si las causas físicas fueron mayores que la simpatía, cesa con la causa. Los afectos entre los Espíritus son más sólidos y duraderos que en la Tierra; porque no están subordinados al capricho de los intereses materiales y del amor propio.

298 – Las almas que han de enlazarse, ¿están predestinadas a este enlace desde su origen, y cada uno de nosotros tiene, en alguna parte del Universo, su mitad, a la cual se unirá fatalmente un día?
– No; no existe unión particular y fatal entre dos almas. La unión existe entre todos los Espíritus, pero en grados diferentes según la categoría que ocupan, es decir, según la perfección que han adquirido: mientras más perfectos son, más unidos están. De la discordia nacen los males humanos; de la concordia resulta la felicidad completa.


299 – ¿En qué sentido debe tomarse la palabra mitad de que se valen ciertos Espíritus para designar a los Espíritus simpáticos?
– La expresión es inexacta, pues si un Espíritu fuese la mitad de otro, separado de él, sería incompleto.

300 – ¿Una vez reunidos dos Espíritus perfectamente simpáticos, lo serán eternamente, o bien pueden separarse y unirse a otros Espíritus?
– Todos los Espíritus están unidos entre sí; hablo de los que se eleva, no tiene la misma simpatía por los que dejó atrás.

301 – Dos Espíritus simpáticos, ¿son complemento uno del otro o esa simpatía es el resultado de una perfecta identidad?
– La simpatía que atrae un Espíritu a otro es resultado de la perfecta concordancia de sus inclinaciones, de sus instintos. Si uno debiese completar al otro, perdería su individualidad.

302 – La identidad necesaria para la simpatía perfecta, ¿consiste sólo en la semejanza de pensamientos y sentimientos, o también, en la uniformidad de conocimientos adquiridos?
– En la igualdad de grados de elevación.

303 – Los Espíritus que hoy no son simpáticos, ¿pueden llegar a serlo más tarde?
– Sí, todos lo serán. Así el Espíritu que se encuentra hoy en una esfera inferior, perfeccionándose, alcanzará la esfera donde reside tal otro. Su encuentro se verificará más pronto, si el Espíritu elevado, soportando mal las pruebas a que se ha sometido, permanece en el mismo estado.

– ¿Dos Espíritus simpáticos pueden dejar de serlo?
– Seguro, si uno de ellos es perezoso.


La teoría de las mitades eternas es una figura que representa la unión de dos Espíritus simpáticos; es una expresión que se usa hasta en el lenguaje vulgar y que no debe tomarse literalmente. Ciertamente, los Espíritus que la han empleado no pertenecen al orden más elevado. La esfera de sus ideas está necesariamente limitada y por ello expresan sus pensamientos con los mismos términos que se sirvieron durante la vida corporal. Es preciso, por tanto, rechazar esa idea de que dos Espíritus creados el uno para el otro, deben reunirse en la eternidad, después de estar separados durante un lapso de tiempo más o menos largo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern