Ir al contenido principal

El pase espírita

Hola familia,

ayer en CEADS nos dedicamos a comprender una de las aplicaciones del magnetismo en el centro espírita: el pase. En el texto de estudio enviado por los monitores, encontramos amplia información sobre el tema. En la lectura e intercambio de impresiones realizado durante la clase, profundizamos en la comprensión del tema y aprovechamos del ambiente de solidaridad generado para que dicha comprensión llegase más hondo en nuestros corazones.

Durante el pase, se realiza una verdadera transfusión de fluidos manipulados por los amigos espirituales que colaboran con los labores del centro espírita. El pasista es un magnetizador que, instruido por la doctrina y educado moralmente a la luz del evangelio, se dispone como conducto de los fluidos del mundo espiritual, sirviendo así de medium o vehículo a través del cual se hace llegar al paciente lo que éste necesita y merece en función del momento que esté viviendo. El paciente no es jamás un receptor pasivo. Para que el pase tenga real eficacia, debe disponerse mentalmente a recibir estos fluidos espirituales, abrir su corazón a las enseñanzas de los espíritus y buscar su transformación moral.

En ningún caso la persona que busca la terapia del pase debe abandonar los medicamentos u orientaciones de la medicina tradicional. Muchas veces, el pase actúa precisamente potenciando la acción benéfica de dichos medicamentos, produciendo, por tanto, un efecto complementario al tratamiento médico. Ligado al cuerpo molécula a molécula, el periespíritu recibe los fluidos sutiles del mundo espiritual y los trasmite a la materia, haciéndola vibrar en mayor frecuencia y propiciando la renovación celular.

Es necesario comprender que el cuerpo enfermo es el reflejo de desequilibrios espirituales. La enfermedad puede ser vista así como un síntoma, algo que nos da señas de que existen desarmonías en nuestra realidad psíquica que necesitan ser vencidas. La medicina tradicional se ha dedicado ampliamente al alivio de los síntomas, cuidando al cuerpo, pero es necesario ir más más allá para encontrar la verdadera cura. La salud es un estado de armonía con las leyes cósmicas. Así, cuando enfermamos, debemos buscar qué aspecto de nuestras vidas, qué emociones, qué situaciones necesitan revisión, para que volvamos a armonizarnos con la Ley de Amor.


Después del estudio, como es la costumbre en nuestro centro y habitual en casi todos los centros espíritas, los pasistas se fueron a la sala de pases para prepararse para poner en la práctica todo lo que habíamos estado estudiando. Mientras ellos se concentraban a través de la elevación del pensamiento a los buenos espíritus, en la sala de estudios leímos un pequeño extracto del Evangelio según el Espiritismo. Toda esta preparación es importante para que las mentes y los corazones de los pasistas y los pacientes puedan sintonizar más ampliamente con la espiritualidad amiga. Luego, un coordinador hizo pasar pequeños grupos a la sala del pase. Cada persona se sentó delante de un pasista y éste levantó las manos sobre el paciente, trasmitiéndole, con la ayuda de los seres espirituales, fluidos especialmente manipulados. En la sala de estudios, mientras esperaban su turno o volvían los que habían recibido la terapia, el clima era de máximo respeto y tranquilidad.


Renovados por los conceptos estudiados, el afecto de compañeros encarnados y desencarnados, y los pases recibidos, hicimos la oración final y así terminó el estudio de la tarde. En realidad, la Doctrina Espírita misma es una gran terapia, camino de auto-iluminación para cuantos nos acercamos a ella. ¡Puedan los esfuerzos de la espiritualidad amiga penetrar profundamente en nuestros cuerpos espirituales, transformando célula a célula todo lo que necesita cambiar en nuestra estructura intima¡ ¡Pueda al Maestro mismo, magnetizador curador por excelencia, mostrarnos el camino de la cura del espíritu que todos buscamos, pero que no siempre nos disponemos a recibir en nuestros espírtius!


Cariños de la hermana menor

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern