Ir al contenido principal

Breve historia del pensamiento

Hola familia,

ayer nuestro compañero David Stany, del Centre Espírita de Tárrega, nos presentó en CEADS una verdadera clase magistral. Quién pensaba que el conferenciante se limitaría a decir que hoy día se ve mayor conciencia espiritual y que la ciencia finalmente empieza a llegar a resultados que apuntan en la dirección de que la materia no lo es todo, se ha llevado una buena sorpresa. En su charla titulada “Crisis del materialismo”, el conferenciante ha hecho un repaso sobre la historia del pensamiento. Sócrates, Sant Agostín, Kant, Marx… Todos estos nombres nos suenan, pero, ¿sabríamos ubicarlos en la evolución de las ideas humanas? O, en otras palabras, ¿seríamos capaces de decir quién les ha influenciado el pensamiento y qué corrientes filosóficas sus ideas han generado? David nos presentó una charla con muchísima información, valiosa para cualquiera que se interese por el conocimiento.

David fue presentando el esquema que vemos a continuación poco a poco, explicando los principales autores y ideas de cada bloque.


Empezó explicándonos que en la Grecia antigua los filósofos clásicos concibian el conocimiento de forma integral. Esto quiere decir que indagaban tanto en las cuestiones sobre la naturaleza del alma humana como sobre el mundo físico y tangible que se manifestaba a su alrededor. Sócrates, cuya historia guarda parecido con la vida de Jesús, es el gran referente del periodo. No cobró por sus clases y, en función de sus ideas de igualdad y justicia, fue perseguido y condenado a la muerte. No escribió nada durante su vida, pero su principal discípulo, Platón, fue quién compartió sus enseñanzas, ampliándolas con sus propias ideas. Aristóteles le seguiría, siendo su discípulo, proponiendo la lógica como la base de la construcción de nuevos conocimientos. La linea que divide este primer bloque de pensadores del segundo está puesta porque hasta aquí el conocimiento no hacía distinciones entre lo que hoy entendemos como ciencia y religión.

En esta segunda etapa del pensamiento humano, encontramos a una clara división entre lo que es el conocimiento que se estructura a partir de la fe - cuyos máximos exponentes son San Agustín  y San Tomás -, del pensamiento filosófico humanista de pensadores como Descartes y Kant. Estas dos corrientes beben de las ideas de los filósofos clásicos, pero los humanistas no se vinculan a los dogmas de fe. Sin embargo, nace una tercera corriente, que se limita exclusivamente a indagar en la naturaleza del mundo tangible y verificable a través de la observación. Para los empiristas, fundadores del pensamiento científico, la verdad no se encuentra dentro de uno mismo, sino en el mundo observable, esperando por ser desvelado por el hombre que utilice los métodos adecuados.


A partir de esta corriente de pensamiento, el empirismo científico, se desarrolla la ciencia tal como la conocemos hoy. Ésta no analiza los problemas de forma integral. Es necesario tener presente, cosa que frecuentemente está mal entendida, que la visión científica materialista no es más que una hipótesis. Muchos científicos y materialistas convictos piden pruebas a los espiritualistas de la existencia del espíritu o de Dios, pero en cambio, deberían darse cuenta que nunca se ha sido capaz de demostrar que Dios o el principio inteligente no existen. El Espiritismo se presenta así, en el siglo XIX, como una propuesta filosófica que indaga en la naturaleza del ser, su origen y su destino, de forma integral. Bebe en las fuentes religiosas, humanistas y empiristas, proponiendo una fe razonada. Entre los espíritus que participaron de la codificación, encontramos a representantes de todas las ramas de la historia del pensamiento, como por ejemplo Pablo de Tarso, Galileu y Fénelon. El Espiritismo lleva a la fe razonada, que puede enfrentar a la razón cara a cara en todas las épocas de la Humanidad; tiene fundamentos científicos que demuestran todos sus postulados, no adoptando ningún tipo de dogma (postulado que no se demuestra) en su Doctrina. Esta doctrina también habla del corazón, porque nos propone el amor como encuentro natural con la ley cósmica. Sólo en el amor estaremos armonizados con la inteligencia universal.

Todo un lujo tener a estudiosos como David Stany en las filas espiritistas. ¡Gran responsabilidad ser conocedores de los postulados de esta doctrina de luz, el Espiritismo! Es sin lugar a dudas un camino de autoconocimiento y aprendizaje sobre las leyes naturales.

Cariños de la hermana menor


Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern