Ir al contenido principal

Desde que el hombre existe

Hola familia,

ayer en CEADS seguimos con el Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita, que por los próximos meses nos conducirá a una mejor comprensión de la mediumnidad bajo la óptica de la Doctrina Espírita y su función en el movimiento espiritista.

El objetivo básico de la clase de ayer era comprender que la  mediumnidad no nace con el espiritismo, ni está restringida a los mediuns o centros espíritas. Todo lo contrario: la mediumnidad es una facultad humana que todos tenemos en diferentes grados; ha existido desde que el hombre existe, por la sencilla razón de que somos espíritus en experiencias carnales. La capacidad de comunicación con los espíritus, por lo tanto, es una facultad que está presente en todas las razas, culturas, pueblos y países; se manifiesta em ambos sexos indistintamente; se hace notar en todas las clases sociales; en diferentes momentos históricos de la humanidad.

El texto de referencia de la clase hace una revisión cronológica de estos conceptos. Así es como descubrimos que en el libro de los Vedas, que aparece (en la India) miles de años antes de Jesucristo, ya se certifica la existencia de los Espíritus. Expresiones culturales típicas de diferentes culturas y fases de la humanidad, como pueden ser el animismo tribal, los dioses del Olimpo griego, el culto a los ancestros, las Musas de los artistas, los oráculos, las pitonisas griegas y el día de Pentecostés dan testimonio de que la mediumnidad siempre ha existido.


También podemos comprender que los sacerdotes del antiguo Egipto, los magos de los faraones, el profetismo en Israel, los cristianos en Antioquía así como millares de víctimas quemadas sin piedad con el nombre de hechiceros y de magos por la Inquisición en la Edad Media no eran más que personas que, teniendo la facultad mediúmnica más ostensible, facilitaban el intercambio de ideas entre los dos lados de la vida.


Persojes tan emblemáticos como Moisés, Tertuliano, Saulo de Tarso, Cristóbal Colón, Juana de Arco, Francisco de Asís, Dante Alighieri, Lutero, Teresa de Ávila, José de Copertino, Tasso, Shakespeare, Milton, Goethe, Mozart, Beethoven, Honoré de Balzac y Chopin trajeron a la humanidad en diferentes campos de actuación, informaciones que captaban gracias a su sensibilidad mediúmnica. Más modernadmente, podemos hablar de las hermans Fox en Estados Unidos, Eusapia Paladino en Italia; Florence Cook y Sra. d’ Espérance en Inglaterra; Sra. Piper en los Estados Unidos; Amalia Domingo Soler en España; y los excelentes médiums brasileños Ana Prado, Zilda Gama, Yvonne +Pereira y, especialmente, Francisco Cândido Xavier. Todos ellos servieron de canales de comunicación entre encarnados y desencarnados, cada uno contribuyendo a su manera para que se pudiera comprender más a fondo la mediumnidad como una facultad humana.


Ahora bien: si bien es verdad que  la mediumnidad no nace con el espiritismo, ni está restringida a los mediuns o centros espíritas, no es menos cierto que el Espiritismo tiene una propuesta particular de vivencia de la mediumnidad. Esto será objeto de estudios en las próximas sesiones de Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita. Ésta define a la mediumnidad como una condición natural del ser humano y la enfoca bajo los aspectos racional y científico. Os invitamos a seguir estudiando el tema bajo la óptica de la filosofía espiritista.

Cariños de la hermana menor

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern