Ir al contenido principal

Fin de la III Semana de Prevención del Suicidio

Querida familia CEADS,

con el acto de ayer cerramos la III Semana de Prevención del Suicidio. Nos preparamos para esta semana todo el año, recogiendo ideas, haciendo contactos, recopilando información, observando las noticias, esperando las estadísticas... 

Este año hay cosas que celebrar: Barcelona tiene un plan de salud mental 2016 - 2020 en el que se menciona de forma explícita al suicidio y la necesidad de prevención. No dudéis que no pararemos hasta que Catalunya y luego España hagan lo mismo, lo proprio, lo que hay que hacer cuando 3.910 personas interrumpen sus existencias físicas en un único año, como lo hicieron en 2014. También hemos visto el tema del suicidio en la televisión, lo hemos escuchado en la radio y leído en la prensa. Es posible que se haya roto el tabú, lo que no significa que ya sepamos cómo hay que afrontar este problema tan grave cuanto delicado.

Ayer por la mañana CEADS volvió a estar en las calles de Barcelona. No éramos muchos, pero éramos muy grandes. Cada uno de nosotros marchaba por un ideal que nos hace sentir que la vida tiene sentido. Deseamos contribuir a controlar la epidemia del suicidio. Alguien puede burlarse de nosotros cuando vea nuestras pancartas hechas con cartulina o pintadas a mano, nuestro grupo tan pequeño... Pero mientras nos concentramos en Plaza Catalunya se nos acerca un señor que ha tenido casos de suicidio en su familia, desahoga sobre su caso particular, nos da ánimos para seguir; mientras marchamos vemos como la gente los mira, lee las pancartas, algunos nos hacen fotos; llegamos a Plaça Sant Jaume y hacemos nuestra oración en círculo, de manos dadas... ¿Qué más pedir a la vida que el sentimiento de hacer algo que crees que es importante? Si alguien se burla, ¡perdónales, Señor, porque no saben lo que hacen!





En el acto de ayer por la tarde en nuestro local, bajo el lema "Conéctate a la vida", concluimos los actos de III Semana de Prevención del Suicidio. Empezamos viendo el video clip de la canción de nuestro amigo, compañero de ideal espírita y cantautor, Pedro Javier. El tema "Memorias de un Suicida" está en su nuevo disco, "Donde nadie se esconde". Después de ver el vídeo nos reunimos en pequeños grupos para intercambiar impresiones y emociones.


A continuación, David Santamaría, del Centre Barcelonès de Cultura Espírita y Maria Jesus, trabajadora de CEADS, nos ofrecieron dos charlas llenas de belleza y frescura. David escogió invitarnos a conectarnos a la vida a través de la poesía. Os dejamos a continuación su power point, para que los que habéis venido os podáis deliciar otra vez con tan bellos textos, y para que los que no han podido venir también puedan disfrutar de ellos.

ng>Centre Espírita Amalia Domingo Soler

Para concluir la tarde, Maria Jesús nos ofreció información para nutrir el alma. Con tanta simplicidad y alegría lo hizo, que creo que nos quedamos todos con ganas de poner en la práctica las orientaciones de esta nutricionista del bien.



Nos despedimos con un recuerdo lleno de amor por aquellos que marcharon por la puerta falsa del suicidio. Queda puesto un año más nuestro granito de arena en la playa de las necesidades humanas. Seguiremos trabajando por la prevención del suicidio. Seguimos conectados, los unos a los otros; cada uno a uno mismo y a Dios sobre todas las cosas: ¡Conéctate a la vida!   

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern