Ir al contenido principal

Moisés y el decálogo

Hola familia,

el próximo sábado en CEADS seguimos estudiando la evolución del pensamiento religioso. Hablaremos sobre Moisés y el decálogo. Os dejamos algunas consideraciones sobre el tema, a modo de introducción. 

¡Nos vemos en CEAD!

Equipo de Divulgación
CEADS

Dios es único y Moisés es el Espíritu que Él envió en misión para hacerlo conocer, no solamente a los hebreos, sino también a los pueblos paganos. El pueblo hebreo fue el instrumento que Dios utilizó para revelarse por intermedio de Moisés y de los profetas. (...) 
Los Mandamientos de Dios brindados a través de Moisés contienen el germen de la más amplia moral cristiana. (...) El Evangelio Según el Espiritismo. Capítulo I. Ítem 9.


Como profeta, Moisés reveló a los hombres la existencia de un Dios único, Soberano Señor y Orientador de todas las cosas; promulgó la ley del Sinaí y lanzó las bases de la verdadera fe. Como hombre, fue el legislador de un pueblo mediante el cual esa primitiva fe, al depurarse, habría de esparcirse sobre toda la Tierra. Allan Kardec. La Génesis. Capítulo I. Ítem 21.

El carácter esencial de la revelación divina es el de la eterna verdad. Toda revelación contaminada con errores o sujeta a modificaciones no puede emanar de Dios. Es así que la ley del Decálogo tiene todos los caracteres propios de su origen, mientras que las otras leyes mosaicas, fundamentalmente transitorias, (...) son obra personal y política del legislador hebreo. Al suavizarse las costumbres del pueblo, esas leyes cayeron en desuso por sí mismas, mientras que el Decálogo quedó siempre en pie, como farol de la Humanidad. Cristo construyó su edificio tomándolo como base, y abolió las otras leyes. Allan Kardec. La Génesis. Capítulo I. Ítem 10.

Comentarios

  1. No estoy de acuerdo de que Cristo abolió las leyes ¿que leyes abolió? Cristo dio cumplimiento a las leyes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern