Ir al contenido principal

Punto de vista

¡Hola a tod@s!


¡Ayer empezamos el año con mucha luz!

Estuvimos estudiando los items 5 a 7, del Capítulo II - Mi Reino no es de este mundo, de "El Evangelio según es Espiritismo", sobre el Punto de vista de la vida espiritual.

Mirar hacía el futuro espiritual, desde el punto de vista actual de estar encarnado, es recordar nuestra verdadera esencia, nuestra verdadera misión individual en la carne: aprender y evolucionar.

Cuando Jesús dijo que su reino no era de este mundo, no quería ignorar la humanidad que estaba encarnada, pero dejar claro que nuestra verdadera esencia no es la material; esa es transitoria y necesaria para aprender. Hay que recordar que todas las moradas circunscritas en el planeta Tierra son el reino de Jesús, por consiguiente, nuestro reino también.

Así que, desde un punto de vista de la Ley del Trabajo concluimos que es inherente al Espíritu trabajar para mejorarse, buscar medios para sentirse útil, tener bienestar, equilibrio; y lo más importante, desarrollar nuestra capacidad intelectual. Cuando buscamos mejorar nuestro medio, desarrollamos técnicas, herramientas, objetivos para que nos sea más fácil la vida, lo que nos lleva a desarrollar nuestras capacidades intelectuales.

Una vez desarrollamos nuestra capacidad intelectual buscamos el equilibrio con el todo, con los demás, con la sociedad; en este momento desarrollamos nuestras virtudes morales. Creamos leyes, normas, aprendemos a amar, respetar, cuidar nuestro entorno.



De allí, saltamos a otro punto de vista, para la Ley de Conservación. El hombre cuando empieza a desarrollar esas potencialidades intelectuales y morales, empieza a buscar el sentido de estar aquí, como estar bien en este entorno, cuidándolo. Y cuando hablamos de entorno, ampliamos nuestra mirada a todo lo que es materia conocida: cuidar el cuerpo, la salud física y mental; la naturaleza, todo lo que en ella habita; y los demás humanos.

Tener la vista en el porvenir espiritual no nos hace vago tampoco desmotivados para el trabajo o conservación ya que nos amplia la mirada a la necesidad de este mundo material, donde retornaremos varias veces, en varias generaciones consecutivas para aprender y desarrollarse cada vez más.

Otro punto de vista que podemos tener en cuenta es el miedo a la muerte. El miedo como mecanismo de supervivencia es esencial para nuestra conservación, por lo que no es malo sentir miedo a la "muerte" física, pues sea de manera consciente o inconsciente sabemos de la necesidad de esta vida en el cuerpo denso, encarnado para nuestra evolución.

También hay el factor miedo a lo desconocido. Las personas que todavía no se han concienciado de la vida eterna, esa que alterna entre la existencia material y la vida espiritual, teme mucha a la muerte por que no sabe que esperar o cree que todo se acaba allí. 

¡Sería un gran desperdicio de energía y tiempo que todo lo que aprendemos y desarrollamos se pierda en una sola existencia! 
¿Quienes serian los afortunados de la fortuna y los desgraciados de la miseria? 
¿Quién o qué decidiría las personas malas y buenas?

Os dejamos esas reflexiones sobre el miedo a la "muerte" y el pensamiento de la verdadera vida... en la próxima aula sobre el Evangelio según es Espiritismo, desarrollaremos ese punto de vista con más profundidad, para que podamos entender el verdadero significado que nos dejo Jesús que su reino no era de este mundo.

Y si queréis ampliar más el estudio de este tema, os invitamos las siguientes lecturas:
  • Kardec, Allan. El punto de vista. El Evangelio según el Espiritismo. Cap. II, Ítems 5 y 6.
  • Kardec, Allan. De la Ley de Trabajo. El Libro de los Espíritus. Parte 3ª, Cap. III, Preg. 674 a 685.
  • Kardec, Allan. De la Ley de Conservación. El Libro de los Espíritus. Parte 3ª, Cap. V, Preg. 702 a 727.
  • Kardec, Allan. Causas del temos a la muerte. El Cielo y el Infierno según el Espiritismo. Parte 1ª, Cap. II, Ítems 1 a 9.
  • Xavier, Francisco. El gran futuro. Pan Nuestro. Por el Espíritu Emmanuel.


Un abrazo fraterno

CEADS

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern