Ir al contenido principal

El temor a la muerte

¡Buenos días!!

Este Sábado ha sido intenso, lleno de trabajo, sonrisas y aprendizaje.

Después de celebrar la Junta mensual, realizamos la 6ª Junta abierta a los socios, donde nuestro objetivo es la mejora de nuestro centro y formalización de aspectos esenciales de las actividades que realizamos.

Habíamos definido anteriormente, nuestra Misión, Visión y Valores; y esta reunión hemos entregue a la familia CEADS los objetivos estratégicos, vinculados directamente a la estructura de trabajo por áreas ya definida.

  Promover el estudio y divulgación de la Doctrina Espírita.
  Incentivar la reforma íntima para la evolución del ser.
  Brindar esperanza y consuelo.

  Promover la convivencia fraterna.

Para conocer todos los puntos y las áreas de actuación visita nuestra página web.


6ª Junta Abierta con socios CEADS


A continuación, los niños han asistido a la clase de educación infantil y los adultos han trabajo el tema "Temor a la muerte" para finalizar el estudio de "El Evangelio según el Espiritismo", del Capítulo II - Mi reino no es de este mundo



Como conclusiones del estudio, os dejo los siguientes apuntes:
  • Son variadas las causas del temor a la muerte: apego a los familiares que le necesitan, el miedo al "desconocido", de no cumplir todo lo que es necesario, a la "nada", al final de la existencia (materialismo), la falta de fe, ansiedad, muerte en vida, etc.
  • Es normal y sano el "miedo a la muerte" pues está vinculada intrínsecamente a la ley de conservación y trabajo. A medida que comprendemos mejor la vida futura ese temor disminuye, entendemos el objetivo de la vida en la carne y la vida en la espiritualidad, entendiendo que es solamente un cambio de estado, necesario para desarrollar objetivos para nuestra evolución.
  • El verdadero espiritista no teme a la muerte porque entienda su realidad. 


Si quieres leer más sobre este asunto, os invitamos a la lectura del Capítulo II de El Cielo y el Infierno.


Para finalizar, hemos proyectado un fragmento de la película espiritualista "Conversaciones con Dios", donde nos da a conocer la necesidad del cambio de vida, cambio de pensamiento y perspectiva sobre la existencia y, como causa y consecuencia, el amor como fuerza creadora y motivadora para la felicidad.




Un abrazo fraterno

Comunicación CEADS

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern