Ir al contenido principal

El triple aspecto del Espiritismo

Ayer en CEADS tuvimos una interesante clase de Estudio Sistematizado del Espiritismo. Los que hace poco que se han acercado al Espiritismo conocían un poco mejor a la Doctrina; los que ya somos habituales, repasábamos. El Espiritismo tiene tres aspectos fundamentales o pilares, como se quiera decir: el filosófico, el científico y el religioso.

El triple aspecto de la Doctrina Espírita surge de la definición que el mismo Allan Kardec le da:

El Espiritismo es al mismo tiempo una ciencia de observación y una doctrina filosófica. Como ciencia práctica, consiste en las relaciones que se establecen entre nosotros y los Espíritus; como filosofía, comprende todas las consecuencias morales que dimanan de esas mismas relaciones.

Podemos identificar el triple aspecto del Espiritismo:
a) Científico - concerniente a las manifestaciones de los Espíritus;
b) Filosófico - referente a los principios, incluso los morales, en que se asienta su doctrina;
c) Religioso - relativo a la aplicación de esos principios.

Allan Kardec enfatiza el aspecto científico de la Doctrina Espírita cuando define de la siguiente manera al Espiritismo: 

El Espiritismo es una ciencia que trata de la naturaleza, el origen y destino de los Espíritus, así como de sus relaciones con el mundo corporal. El Espiritismo es la nueva ciencia que viene a revelar a los hombres por medio de pruebas irrecusables, la existencia y la naturaleza del mundo espiritual y sus relaciones con el mundo corpóreo. Nos lo muestra ya no como una cosa sobrenatural, sino por el contrario, como una de las fuerzas vivas de la Naturaleza que actúa sin cesar, y como la fuente de numerosos fenómenos que no han sido comprendidos hasta hoy, y que por eso mismo fueron relegados al dominio de lo fantástico y lo maravilloso.


El Espiritismo no establece como principio absoluto más que lo que está evidentemente demostrado o que surge en forma lógica de la observación. (...) Como marcha a la par del
progreso, el Espiritismo jamás será superado, porque si nuevos descubrimientos le demostraran que está equivocado en alguno de sus puntos, se modificará en ese punto. Si se revelara una nueva verdad, él la aceptará.

El aspecto filosófico del Espiritismo está destacado en primer lugar en la portada de El Libro de los Espíritus, la primera obra del Espiritismo cuando Allan Kardec clasifica a la nueva doctrina como Filosofía Espiritualista. Además, en la conclusión de esa misma
obra, enfatiza:

Muy falsa idea se formaría del Espiritismo quien juzgase que su fuerza proviene de la práctica de las manifestaciones materiales y que, por lo tanto, si se pusiera vallas a tales manifestaciones se estaría minando su base. Su fuerza reside en la filosofía, en el llamado que dirige a la razón, al buen sentido. (...)  De hecho, el (...) Espiritismo es una doctrina esencialmente filosófica, aunque sus principios se comprueben mediante la experimentación, lo que también le otorga el carácter científico.


Cuando el hombre pregunta, indaga, reflexiona, quiere saber el cómo y el porqué de las cosas, de los hechos, de los acontecimientos, nace la FILOSOFÍA, que demuestra qué son las cosas y por qué las cosas son lo que son.
En realidad, el hombre quiere justificarse

El Espiritismo (afirma Allan Kardec) es, como todas las doctrinas espiritualistas, una doctrina filosófica con consecuencias religiosas, por lo que forzosamente acude a los aspectos fundamentales de todas las religiones: Dios, el alma y la vida futura. Sin embargo no es una religión constituida, pues no tiene culto, ritos, ni templos, y ninguno de sus adeptos adoptó o recibió el título de sacerdote o sumo sacerdote. (...) 


En suma, concluimos con Emmanuel: Podemos simbolizar al Espiritismo (…) como un triángulo de fuerzas espirituales. La Ciencia y la Filosofía vinculan a la Tierra a esa figura simbólica, pero la Religión es el ángulo divino que la une al cielo. En sus aspectos científico y filosófico, la doctrina será siempre un ámbito noble de investigaciones humanas, como otros movimientos colectivos de índole.

Por último, amigos lectores, decir que la Doctrina es una constante invitación al aprendizaje, la reflexión y a la ampliación de la cultura. ¡Qué gusto aprender todo ello compartiendo una clase tan amena con nuestros compañeros de ideal.

Cariños

Equipo de Divulgación

CEADS

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern