Ir al contenido principal

Justicia de las aflicciones

¡Buenas tardes!


Ayer empezamos el estudio del Capítulo V - Bienaventurados los afligidos, items 1 al 5, Justicia de las aflicciones.

Nos hemos dividido en 3 grupos, con la lectura de los items 1-3, 4 y 5, y 3 preguntas para cada grupo como guión del debate. Al finalizar la dinámica nos hemos unificado todos en un solo grupo y presentadas las respuestas.




Antes de leer las respuestas, os invitamos leer los textos.

Os dejamos el resultado:

Item 1,2,3 

1 ¿Quiénes son los que lloran y serán consolados? 
Los que sufren sus pruebas con resignación y paciencia. Aquellos que sufren, pero se rebelan y desesperan, no tendrán el consuelo de que habla Jesús.

2 ¿Ser pobre, entonces, es condición para obtener el reino de los cielos y la gracia divina? 
No, en absoluto. Ricos y pobres son igualmente hijos de Dios y él, que es todo justicia y amor, a nadie desprecia por causa de la condición material. La condición para obtener la gracia divina es nuestro comportamiento delante de la vida. 

3 ¿Les estará reservado el sufrimiento a todos los ricos? 
No. Sufrirán aquellos que hacen mal uso de sus bienes, utilizándolos exclusivamente en provecho propio; los que se juzgan propietarios y no depositarios de la fortuna que Dios les concede; los que no emplean la riqueza en beneficio del prójimo. 

También hay que tener en cuenta que Jesús no solo hablaba de ser pobre o rico desde un punto material, sino también del punto moral-evolutivo.


Item 4

1 ¿Cuál es el origen de las aflicciones que se suceden en nuestra vida? 
Tienen dos orígenes bien diferentes: unas tienen su causa en la vida actual y otras en vidas pasadas. 

2 ¿Qué debemos hacer frente a los males que nos afligen? 
Hacer un sincero auto-análisis y vigilar nuestro comportamiento. Pues él nos muestra nuestra responsabilidad en la mayoría de esos males y, entonces, con mucha humildad debemos corregirlos en nuestro propio beneficio. Debemos hacer todo lo que nos sea posible para la corrección de los errores, principalmente de los niños, momento ideal para aprender y ajustar las malas tendencias, sin castigos pero con ejemplos y amor.

3. ¿Cómo evitar los males que nos afligen? 
Trabajando para nuestro mejoramiento moral, tanto cuanto para nuestro perfeccionamiento intelectual, tomando siempre por base las enseñanzas de Jesús.


Item 5 

1. ¿Cuál es la finalidad del sufrimiento del hombre? 
Advertirlo de que él erró. 
Los sufrimientos le dan la experiencia, haciéndole sentir la diferencia entre el bien y el mal, y la necesidad de mejorarse para evitar nuevos errores. Tanto en las pequeñas como en las grandes cosas, el hombre es siempre punido por lo que hace.
Cabe al hombre decidir sentir solamente dolor, emoción controlada y resignada, que el sufrimiento obsesivo y victimista ante las aflicciones.

2 ¿El cumplimiento de la ley humana alcanza todas las faltas? 
No. La ley humana sólo alcanza las faltas que perjudican a la sociedad y no aquellas que perjudican sólo a los que las cometen. Estas son punidas por la ley de Dios.
“Dios quiere el progreso de todas las criaturas, por eso Él no deja impune ningún desvío del camino recto.”


3. ¿Cuándo reconocemos demasiado tarde nuestros errores, tenemos alguna oportunidad de corregirlos? 
Sí. La vida no acaba. Todo mal exige reparación, como todo beneficio contiene la recompensa adecuada. La misericordia de Dios nos da oportunidad de recomenzar para el bien.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern