Ir al contenido principal

Sintonía psíquica y mediumnidades

¡Buenas tardes!

Ayer estuvimos con el Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita, finalizando la clase "conceptos básicos y algunos tipos de mediumnidad". Para conocer la introducción al tema, os invitamos a leer el post anterior ¿Qué es la Mediumnidad?

Hemos revisado el concepto de la mediumnidad, basada en la sintonía mental que atraemos para nuestro medio, a igual que nuestra propia vida diaria, donde nos relacionamos con personas que piensan igual o parecido a nosotros, convivimos con personas que no sintonizamos pero sin mantener relaciones concretas.

Según Emmanuel, en el libro "En los Dominios de la Mediumnidad, "Atraemos a los espíritus que tienen afinidad con nosotros, de la misma manera que somos por ellos atraídos, y si es verdad que cada uno de nosotros solamente puede dar conforme a lo que tiene, es indiscutible que cada uno recibe de acuerdo con lo que da. (...)
(...) La fuerza psíquica, en muchos niveles de expresión, es peculiar a todos los seres, pero no existe perfeccionamiento mediúmnico sin la purificación de la individualidad. Es contraproducente, por tanto, intensificar el movimiento de la energía sin disciplinar sus impulsos. Es peligroso poseer sin saber usar. El espejo sepultado en el lodo no refleja el esplendor del Sol. El lago agitado no refleja la imagen de la estrella que titila en el infinito. Elevemos nuestro caudal de conocimientos con el estudio bien llevado y perfeccionemos la calidad de nuestras emociones con el ejercicio constante de las virtudes superiores, si queremos recoger el mensaje de las Grandes Almas. La mediumnidad no basta por si sola. Es imprescindible saber qué tipo de onda mental asimilamos, para conocer la calidad de nuestro trabajo y juzgar acerca de la dirección tomada.(...)
(...) Todo en la vida es afinidad y comunión, bajo las leyes magnéticas que le presiden los fenómenos. Todo gravita alrededor de los centros de atracción y sustentación de fuerzas determinadas y específicas, en el plano en que evolucionamos hacia el Orden Superior."



Otro punto importante a recordar es que todos somos médiums, con más o menos, mediumnidad desarrollado, pues es una facultad inherente al espíritu, que a su vez, inherente al hombre. De esa manera, todos tenemos la oportunidad de probar, desde la intuición hasta la más ostensible de hablar con los seres ya desencarnados. La cuestión no es tenerla o no tenerla, pero si estar atentos a sus señales, sintonizar el máximo posible con la Espiritualidad Superior, y aprender de las experiencias para evolucionar.

En el capítulo "Examina tu deseo", del libro "Mediumnidad y Sintonía", de Emmanuel, dice:
"Cada persona es instrumento vivo de esa o de aquella realización, según el tipo de lucha a la que se subordina."

La facultad mediúmnica, por ser una conquista evolutiva de la forma humano no debe limitarse a la mera producción de los fenómenos. El médium debe buscar disciplina e ilustración para su espíritu, a fin de llegar a ser un instrumento de progreso para su propia felicidad y la de la colectividad.

En la clase anterior, hemos empezado hablando de los médiums de efectos físicos y médiums sensitivos o impresionables. Seguiremos a partir de allí, con los conceptos básicos de los tipos de mediumnidad:

Médiums oyentes oyen la voz de los Espíritus, sea por el oído íntimo, a través de una voz interior, o bien, con una voz clara, percibida de manera exterior. Puede ser una facultad agradable cuando educada correctamente y utilizada bajo las orientaciones de Jesús, pero puede ser un verdadero tormento cuando no se la domina, escuchando todo el tipo de comentarios desagradables de espíritus inconscientes o perdidos.


Los médiums parlantes, utilizan el órgano espiritual de la palabra para transmitir el mensaje del espíritu que se comunica, puede ser más o menos mecánico o consciente, dependiente del grado de mediumnidad desarrollado.

Los médiums videntes tienen el órgano espiritual de la visión más activo, podiendo ver a los cuerpos periespirituales de los espíritus, dependiente del su desarrollo, más o menos nitido. Cabe aquí puntualizar que la capacidad de materialización de un espíritu también auxilia al médium vidente en la tarea. Esa capacidad se desarrolla por el uso del ectoplasma de otros médiums de efectos físicos, concientes o no de la donación, y el saber usar ese fluido por parte del espíritu.

El médium sonambulito, basicamente y sin entrar en detalles, son los que pueden emanciparse consciente o inconscientemente, y ver, oír y vivir una experiencia en el plano espiritual.

Los médiums curadores son aquellos que tienen el don de curar por el simple hecho de tocar, por la mirada, o por la imposición de las manos, sin el uso de medicación. A través de la acción del magnetismo animal la que produce la cura, sin embargo, debe ser clasificada como mediumnidad porque las personas que tienen este don no actúan por sí solas, sino con la intervención de los Espíritus.

Los médiums neumatógrafos son los médiums que producen la escritura directa sin tocar el lápiz ni el papel. Mediumnidad muy vinculada a la de efectos físicos, ya no muy común en los días actuales debido a la lentitud de su resultado y la necesidad de más tipos de médiums para llevarse a cabo.

Y los médiums escribientes o psicógrafos transmiten el mensaje espiritual utilizando lápiz y papel. Es el más simple, el más cómodo y, sobre todo, el más completo, pues permite establecer con los Espíritus relaciones tan continuadas y regulares, como las que existen entre nosotros.


¡Os deseamos una semana de mucha paz!


Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern