Ir al contenido principal

El corazón es la fuente

El sábado en CEADS, en la clase de los adultos, hicimos clase del estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita y volvimos a hablar del perdón.

¿Cuál es el verdadero sentido de la palabra caridad, tal como la entendía Jesús?

Benevolencia para con todos, indulgencia para las imperfecciones de los otros, perdón de las ofensas. Allan Kardec. El Libro de los Espíritus. Pregunta 886.

Sabemos que el perdón no es sólo algo que das a los demás. Principalmente, es algo que nos libera. En nivel superficial podemos pensar que nos libera del que nos hizo daño, de la situación, de la onda negativa que nos podría ligar a quién nos maltrató. El error está en pensar que quién emite esta onda negativa es la persona a quién tenemos que perdonar... No. La fuente de emisión de esta onda negativa es nuestro propio corazón. De ahí sale todo lo que nos encadena o nos libera. Mientras no hemos perdonado, recordamos los hechos con dolor. El olvido es para desmemoriados, no hace falta soterrar en el subconsciente los hechos desagradables de la vida. Es más, ¡necesitamos recordarlos para aprender de ellos! La clave está en qué es lo que aprendemos. Hay quién dirá... "Aprendí a no confiar", "Aprendí a no entregarme tanto", etc. No hay perdón ahí. Recordar sin dolor es liberador porque puedes pensar en lo sucedido, no recordando el teatro entre la víctima y su verdugo, sino observando cómo dos seres en evolución se encuentran, se relacionan y tal vez se alejan el uno del otro. ¿Lo ves sin victimismo? ¿Sin ira? ¿Aceptas la debilidad del agresor? ¿Observas como tu ego adolorido encaja el golpe al orgullo? Bien, déjalo ir... Así hay perdón y deseo de que ambos seres puedan seguir creciendo, incluso si ya no caminan juntos.  


Mientras, en la clase de educación infantil nuestros niñas y niños hablaban sobre dos temas de El Evangelio según el Espiritismo: los tormentos voluntarios y la verdadera infelicidad. El grupo empezó reflexionando sobre el cuerpo físico. ¿Qué es? "Es como un coche", dijo un niño. ¡Sí! Buena idea, es como un coche. Nos lleva a los sitios. ¿Qué pasa si no cuidamos bien del coche? ¿Si nunca le cambiamos los neumáticos, el aceite, o si le ponemos gasolina adulterada? ¡Pues se estropeará y durará menos! Hasta los niños los saben. Pues a cuidarse mucho, para evitar quebraderos de cabeza que no hemos buscado en encarnaciones pasadas, sino que cultivamos con malos hábitos como beber, fumar, no descansar, etc.

Luego el grupo miró la fotografía de Nick. ¿Lo conocéis?


Este hombre sin piernas ni brazos es un padre de familia, escritor y conferenciante motivacional que viaja todo el mundo inspirando a miles de personas. Lo que a los ojos del mundo es una desgracia, nacer sin piernas ni brazos, Nick ha convertido en un auténtico regalo de la vida: aprovecha esta oportunidad para vivir intensamente, superar sus límites y seguir adelante. Nuestros niños lo vieron surfeando y también vimos el corto "El circo de las mariposas". 


Al final de la clase, les pedimos a cada niño que se levantara y se comprometiera con lo que había visto de más importante en la case de este sábado. "Me comprometo a no rendirme"; "Me comprometo a cuidarme bien siempre". Estos fueron los compromisos de nuestros niños. Tomemos nota todos, para que con la ayuda de la espiritualidad amiga, podamos apoyarles en este camino, mientras caminamos nosotros con ellos también. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern