Ir al contenido principal

El Espiritismo como filosofía intelectiva y vivencial

Por Alvaro Vélez Pareja

Usualmente expresamos que el Espiritismo es una doctrina de tres aspectos: científico, filosófico y moral; podríamos definir, en términos generales, en qué consiste su aspecto científico y moral, pero a veces encontramos cierta dificultad en expresar y explicar qué sería la filosofía espírita, cuál sería su definición, su objeto y sus elementos fundamentales. 

Sin adentrarnos en mayores complicaciones filosóficas, podemos decir que la filosofía espírita nos habla, con relativo alcance, de los porqués de todo cuanto somos y nos rodea, aproximándonos desde la perspectiva espiritual a los grandes temas y problemas de la filosofía universal, a saber: Dios, el hombre, el alma, el universo, la vida y la muerte, el bien y el mal, la conducta humana y otros semejantes, tratando de responder al tradicional “de dónde venimos, porqué estamos aquí y hacia dónde vamos”. A lo largo de la historia centenares de autores, sistemas y escuelas desfilaron en el escenario del mundo intentando dar respuesta a todos esos interrogantes, creyendo cada uno tener la razón y la última palabra, llegando incluso a enfrentamientos, ejecuciones y guerras debido al fanatismo y la intolerancia de las partes. Así mismo muchas fueron las definiciones diferentes y hasta divergentes sobre lo que es la filosofía en sí, según los criterios de cada uno, intentando en algunas ocasiones llegar a un mínimo consenso. 

Con la publicación de El Libro de los Espíritus el 18 de abril de 1857 por Allan Kardec, así como los demás libros de la Codificación, empezó a delinearse y configurarse para el mundo la Filosofía Espírita que vendría a explicar, desde una perspectiva espiritualista nueva, objetiva y racional, los grandes temas de la filosofía universal, con una propuesta diferente, novedosa, revolucionaria y desprovista de las complejidades lingüísticas, academicistas y epistemológicas acostumbradas en la filosofía tradicional, intentando explicar, desde un horizonte inmortalista y trascendental qué somos, de dónde venimos, por qué estamos aquí y hacia dónde vamos. De esta manera, la filosofía espírita presenta al mundo una propuesta explicativa, esclarecedora, orientadora y consoladora, especialmente sobre Dios, el alma o espíritu, el universo, la vida y la muerte, la vida futura, la evolución, la ley de causa y efecto, la reencarnación, la moral, el bien y el mal, el tiempo, la historia, la sociedad, la felicidad y muchos otros. 

Desafortunadamente los prejuicios científicos, filosóficos, religiosos y sociales, especialmente frente al fenómeno mediúmnico, en buena medida han dado al traste con la propuesta espírita, asumiendo posturas de desprecio, ignorancia, descrédito, ridiculización y ataques frontales, queriendo reducir la Doctrina Espírita, por desconocimiento o por interés, a una “prohibida y peligrosa” evocación de “muertos” y “manifestaciones fantasmales”, muy lejos de la realidad, desconociendo la importancia y trascendencia de la nueva propuesta científica, filosófica, social y moral que presentaba el Espiritismo en aquellos tiempos, así como en la actualidad. 

Debemos reconocer que el mundo de hoy sigue viendo con recelo al Espiritismo, ya sea por desconocimiento o por intereses creados, mas para nosotros la Filosofía Espírita revelada desde la dimensión espiritual por espíritus superiores y sistematizada por el insigne pedagogo francés Hipólito León Denizard Rivail, más conocido como Allan Kardec, es todo un conjunto racional y armónico de enseñanzas fundamentales, como filosofía de vida que inspira, ilumina y orienta nuestro quehacer y nuestro rumbo hacia mejores estados de conciencia, de ubicación y de realización en el sentido personal, familiar y social, comprometiéndonos a trabajar por un mundo mejor. 

Muchas doctrinas y sistemas filosóficos del pasado se dirigieron a satisfacer el intelecto; otras, de corte moralista se encaminaron a normativizar desde afuera la conducta; no faltaron los sistemas pesimistas y nihilistas que solo conducían a la angustia existencial, dejando un vacío en el alma o no resolviendo los grandes problemas humanos. Quienes conocemos la Doctrina Espírita y procuramos seguir sus lineamientos como filosofía intelectiva y vivencial encontramos que nunca antes otra filosofía nos esclareció tanto ni colmó nuestras expectativas personales y sociales como hoy lo hace el Espiritismo bien comprendido, sentido y aplicado.

Comentarios

  1. Que significa exactamente la expresion "filosofía intelectiva"...??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace referencia a entender.

      Eliminar
    2. Filosofía intelectiva, porque se basa en la aplicación de nuestra inteligencia y razonamiento para entender nuestra naturaleza, origen y destino en relación con el Universo y nuestra función en esta encarnación,lo que nos sucede actualmente, y que tiene relación con vidas anteriores. Ley de Causa y Efecto.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern