Ir al contenido principal

El Cielo y el Infierno: Suicidas

Silver Chiquero


¿Qué es el suicidio? ¿Cuáles son sus causas? ¿Qué puede motivar que alguien tome tal decisión? ¿Tiene alguna consecuencia? Como vemos el ser humano está hecho un mar de dudas que en algunos casos parecen no tener respuesta. Sin embargo, gracias a Allan Kardec en el capítulo V del libro
El cielo y el Infierno dedicado a los espíritus suicidas, nos ofrece un catálogo de nueve casos diferentes cuyo resumen veremos a continuación para saber si al final de la lectura hemos dado con algunas respuestas.

Las causas de suicidio podrán ser tantas como tantos suicidas siga habiendo. Por ejemplo, según estos nueve casos vemos que el suicidio puede ser provocado por sensaciones de abandono, por no sentirnos amados por ningún ser, por evitar que nuestro hijo pueda morir en la guerra, por vivir una vida miserable, por no querer abandonar a un hijo en el momento que le toque partir, por amor y querer seguir estando juntos, por no haber aprendido a soportar la burla ni la obstinación, por despecho, por hastío, por una vida sin esperanza, por desinterés en la vida futura, por forjar una mala fortuna con especulaciones equivocadas, por rechazo, o por querer gozar de las consecuencias de un crimen, entre otras.

Hablando de sensaciones después del acto suicida, vemos que algunos Espíritus no saben si están vivos o están muertos, otros sienten  los hedores de la descomposición del cuerpo siendo más frecuente en quienes vivieron una vida más material que espiritual, otros sufren en el alma, sufren en el cuerpo aunque ya no lo posean, como quien sufre dolor por el miembro amputado, otros sufren por no sentirse dignos, otros sienten frío y quemazón, como un hielo que corre por las venas como si fuera fuego, subiendo a la frente, oprimiendo, sintiendo el fuego en el cerebro y en el corazón, se sufre por el recuerdo de quien nos ha hecho sufrir, se sufre al verse obligado a creer en Dios, en todo lo que se ha negado, se siente el alma en llamas, atormentada horriblemente, se sufre por los tormentos de haber dudado, pero también se sufre por el propio acto de haberse suicidado queriendo apartar cualquier recuerdo de ese fin funesto. En definitiva, hablamos de un sufrimiento terrible pero invisible para nosotros, con deseos que ese sufrimiento acabe por fin.


Prevención

En la lucha propia por la prevención del suicidio, se debe estar alerta para conocer y aceptar las pruebas que nos toquen, pues aunque nos equivocamos generalizando, sabemos que cada caso es único como muestran los ejemplos de este capítulo. Algunos deberán sobreponerse a pruebas de miseria, otros deberán soportar pruebas de humildad, de resignación, otros seres deberán aprender a superar la separación momentánea de alguno de sus seres queridos, o aprender a dominar ciertos impulsos del corazón desacertados, algunos no creyentes deberán aprender a comprender y aceptar las verdades y leyes Divinas mediante su propia razón para probar por ellos mismos la existencia de Dios y la vida futura. Pero la bondad del Señor nos permite repetir las pruebas tantas veces y existencias como sea necesario, así tantas veces se renueva la posibilidad de conseguir la fuerza necesaria para soportarlas, hasta el punto en que esas pruebas se pueden llegar a intuir por rasgos indelebles en nuestras vidas.

El suicido es un crimen contra nosotros mismos, siendo el Espíritu culpable sólo por sus obras, por sus acciones, por creer que puede disponer de una vida que se le ha dado con la vista puesta en los deberes que debe cumplir sobre la Tierra, razón por la cual no debe abreviarla bajo ningún pretexto. Quien hace el mal por instigación de otro, o por ser demasiado débil para resistir a los Espíritus obsesores, es menos culpable, menos reprensible y castigado en menor medida que quien se quita la vida obedeciendo a su libre albedrío, por su libre decisión, por creerse el árbitro de su propio destino. Por tanto, cada falta es castigada según las circunstancias que la acompañan, pudiendo ser el suicidio más severamente castigado, aquel que se ejecuta en un acto de desesperación y con el objetivo de liberarse de las miserias de la vida.

Dios es infinitamente bueno, pero es también infinitamente justo. No castiga jamás sin causa porque ve el fondo de los corazones y castiga solamente en cuanto a la intención y a la acción final, pero sobre todo cuando ha sido motivado por una falta de confianza en Él siendo esto una infracción grave de Sus leyes. Él es justo al considerar la buena intención del suicida, lo que atenúa el mal y siendo éste merecedor de indulgencia, pero ello no impide que el mal sea mal. La verdadera fatalidad es nuestra propia debilidad, pues siempre hay un último momento en que se puede evitar el acto final; en caso contrario, el culpable es castigado por su falta, siendo tal expiación el medio que Él utiliza para hacerlo progresar. Dios acoge con cariño el arrepentimiento sincero del culpable, acto preliminar indispensable de la rehabilitación, aunque ello no basta para liberar al culpable de cualquier pena. El sufrimiento puede abreviarse con el arrepentimiento para lo cual ayuda la oración sincera.

Bien, según lo visto y sabiendo ahora que el suicida no tiene más valor por quitarse la vida, sino más debilidad por no querer afrontarla, sabiendo que cuenta tanto o más la intención que la acción en sí misma, sabiendo que el suicida lo ha sido porque llegó a confiar más en él que en su propio Dios, creo que debemos aprender a manejar el amor y el desamor, saber vivir tanto en la solitaria compañía, como en la extendida soledad de nuestros días, ser moralmente fuertes para superar el rechazo, la burla, el hastío y la desesperanza en nuestras vidas. Nosotros, Espíritas o no, que estamos leyendo estas líneas, bien por casualidad, bien por necesidad, ahora sabemos que con el espiritismo el porvenir se nos muestra, la esperanza se fortalece y el suicidio por tanto no tiene objeto. Bendito sea Dios, soberanamente justo y bueno.


Septiembre para la prevención del suicidio

Pincha aquí para asistir a la conferencia Conocer es prevenir, impartida el 19/9/2020.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern