Ir al contenido principal

Mitos sobre la mediumnidad, ¿qué podemos esperar de un centro espírita?

Hola familia de mi alma,

En la reunión de ayer pudimos una vez más apreciar cómo la familia CEADS crece en número y armonía. Teníamos a visitantes que esperamos que sigan viniendo, colaboradores nuevos y antiguos, novatos y veteranos. Todos pudimos disfrutar de una reunión marcada por la alegría de aprender juntos. Lo que nos reúne es una inquietud compartida por comprender cómo funciona el intercambio entre los dos lados de la vida; lo que nos une es el deseo de ser mejores seres humanos para mejor servir al prójimo y a nuestro Maestro Mayor.

Os cuento un poco de lo que hicimos. El tema de esta clase y de la próxima es la mediumnidad. Ayer trabajamos el concepto de mediumnidad, para comprender un poco más qué es y estar más preparados para estudiar los tipos de mediumnidad, que es lo que haremos el próximo sábado. Teníamos dos tareas diferentes que hacer y que por esto nos separamos en dos grupos. Cada uno consultó su corazón para saber en qué grupo deberían trabajar, obviamente antes de conocer qué tareas tocaba a cada grupo. Divididos los grupos, deberían los dos leer el mismo texto de estudio y luego el grupo 1 tenía que desmontar una serie de mitos sobre la mediumnidad y el grupo 2 hacer un estudio de caso.

El grupo 1, que dada la profundidad y seriedad con que se dedicó al trabajo, sólo pudo discutir 3 de los 6 mitos propuestos. Creo que era una lista demasiado ambiciosa. Yo aquí os pongo la lista de mitos propuestos con una mini discusión.

MITO 1. La mediumnidad es un don.

La mediumnidad no es un don, sino una facultad, como lo son la visión y la audición – para entender el origen orgánico de esta facultad, puedes leer la entrevista al doctor Sergio Felipe de Oliveira  que se dedica al estudio científico de la mediumnidad. Todos tenemos la facultad mediúmnica en alguna medida, pero en algunas personas ésta se manifiesta de forma ostensible. A estas personas, que pueden de forma ostensible interactuar con espíritus desencarnados, les llamamos médiuns.

MITO 2. El médium es un espíritu más elevado que los demás.

En absoluto. En primer lugar hay que considerar que como “facultad” está disociada de la condición moral de la persona. Es decir, así como a una persona que ve mejor que otra no se le considerará más elevada, a un médium, por el simple hecho de poseer la facultad mediúmnica ostensible, no se le debe considerar “especial”, “superior” o cualquier cosa del género. En segundo lugar, hay que comprender que muchos de los médiums reciben dicha facultad como expiación de deudas del pasado, para que haciendo buen uso de esta herramienta y sufriendo la incomprensión que suele conllevar poseerla, puedan rescatar deudas con el pasado.

MITO 3 - Los médiuns son charlatenes.

Existen personas que engañan a las crédulos e ignorantes, siempre deseosos de conocer detalles del futuro o cuestiones relevantes sólo para ellos mismos. Los médiums serios, sin embargo, trabajan desinteresadamente, trasladando mensajes útiles al conjunto de la humanidad. Son ejemplos de médiuns misiones que han destacado por la magnitud de su obra, asociada a una vida en perfecta armonía con sus enseñanzas Chico Xavier y Divaldo Franco.

MITO 4 - La mediumnidad es cosa del diablo.

Basta con analizar el contenido de los mensajes mediúmnicos, que educan para el amor y la caridad, para darse cuenta de que si la mediumnidad fuera cosa del diablo, éste sería un gran colaborador de Dios.

MITO 5 - La mediumnidad sólo sirve para saber cosas del futuro y del pasado.

La inmensa literatura mediúmnica existente en la actualidad nos ha explicado aspectos de cómo es la vida en el plano espiritual, las consecuencias de una existencia dedicada al orgullo y al egoísmo y sobre qué debemos hacer para aspirar a un futuro mejor para nuestras almas. Son ejemplos de estos libros Nuestro Hogar y Desobsesion.

MITO 6 - Los médiums son en realidad enfermos mentales.

El CID 10 de la Organización Mundial de la Salud contiene el registro de todas las enfermedades reconocidas por la medicina en el mundo. En el punto F 44.3 presenta al transe o posesión. Sus síntomas son la pérdida transitoria de la identidad con la conservación de nociones del ambiente. Se considera una enfermedad cuando el individuo no tiene control sobre el fenómeno y no se le considera así en su contexto cultural o religioso. El médium espírita pasa necesariamente por un proceso de educación de su mediumnidad, aprendiendo a controlar su facultad sin que ésta perturbe su vida o la de los que le rodean.

El trabajo del grupo 2 era analizar el siguiente estudio de caso:

"Una mujer procura el centro espírita porque escucha voces. Su familia cree que está loca, pero Ella sabe que son reales y ha venido al centro espírita a por ayuda. Quiere que alejen los espíritus de ella." Explicar qué le pasa a la señora del caso. ¿Qué tipo de ayuda le podemos ofrecer desde un centro espírita?
El grupo llegó a la conclusión de que es muy probable que esta señora sea médium. Que se le debe tranquilizar, informándole que esta es una facultad más compartida de forma ostensible por muchas personas. Es muy importante que esta señora mejore la calidad de sus pensamientos y emociones, para que, mejorando su propia atmósfera psíquica, atraiga para cerca suyo espíritus más elevados. ¿Cómo? Aprendiendo a seleccionar programas de televisión sin violencia física o verbal, escuchando música que tranquilice el espíritu, haciendo lecturas edificantes, interesándose por el bien del prójimo, haciendo oraciones y frecuentando lugares que le inspiren paz y confianza. Cuanto a la petición de la señora, que se le alejen los espíritus, ella tendrá que comprender que no existen exorcismos en el espiritismo. Cada uno tenemos la compañía espiritual que nos buscamos a través de los pensamientos, emociones y actitudes que cultivamos en lo cotidiano. Le toca a cada uno de nosotros aprender a ser mejores seres humanos, crecer y evolucionar, despertando progresivamente para una conciencia cósmica. Lo que sí le podemos ofrecer a esta señora, como centro espiritista, es:

  • Una silla más en nuestras reuniones, donde aprenderá con nosotros lo que la doctrina de los espíritus nos ha explicado sobre la relación entre el mundo físico y el mundo espiritual.
  • Orientación, solidaridad y compañía de gente que le entiende, ha pasado por lo mismo que ella y le puede apoyar.
  • El pase espírita, el agua fluidificada, explicación de cómo hacer el Evangelio en el Hogar para mejorar su casa mental y su casa física.
  • Un ambiente alegre donde podrá hacer amigos del alma como muchos los hemos hecho.
Bien, familia, esto no es todo, pero es lo que os soy capaz de contar por hoy. ¿Cómo poner en palabras la gratitud de haber encontrado en CEADS una extensión de mi hogar? ¿Cómo contar la belleza de que tantos espíritus, con tantas trayectorias diferentes, se reúnan entre nuestras humildes paredes en búsqueda de orientación o consuelo… y lo encuentren?

Os deseo un semana de trabajo llena de luz y conexión al que es el Maestro y guía de todos nosotros.

Cariños de la hermana menor

Comentarios

  1. Hola Jana

    Es curioso los mitos que podemos crear por falta de información o miedo al desconocido. Utilizamos esta herramienta de protección a todos los momentos de nuestra vida. Es por eso que debemos tener cuidado al juzgar algo que no conocemos o no entendemos...llevemos estas enseñanzas a nuestro día a día...

    ResponderEliminar
  2. Eyyy Dea, nuestra capacidad de hacer juicios está condicionada por nuestro nivel de comprensión de las cosas... como así de así de limitados, nuestra cpacidad de juzgar también lo es...

    ResponderEliminar
  3. Hola DEA : con una copia de este mensaje, podrian decirme si soy medium ? Varias personas me lo han dicho y me interesa desarrollar esa habilidad.

    Gracias.

    Juan.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern