Ir al contenido principal

Un rey lleno de sabiduría

Hermanos de mi alma,

os dejo con mucho cariño el resumen de la clase de sábado de los niños. Que podamos educar a los corazones des de pequeños.

Empezamos con la oración que con mucho cariño nos hizo Esther.


Después les hicimos la pregunta de quién fue el rey Salomón. Les explicamos cositas y vimos un dibujo animado que contaba su historia. Quermos que los niños entiendan la historia del pueblo que creió en un Dios único.
¿Sabes quién fue el rey Salomón?

Salomón fue un rey muy sabio, hijo del Rey David. Salomón era considerado un rey enormemente justo y sabio. Tenía a todo su pueblo orgulloso de él y hacia todo lo posible para tener a su gente satisfecha. Todos tenían trabajo, buena ropa y casa, a ellos no faltaba de nada, todo lo bueno era suficiente para todos. En una noche Dios pregunto a Salomón:

_ ¿Salomón que quieres que te dé?

Y salomón le contestó:

_ Dios aun soy muy joven y tampoco sé como gobernar a tu pueblo por eso te pido sabiduría para gobernar bien.

A Dios le gustó mucho la respuesta de Salomón, y le dijo:

_ Como me has pedido sabiduría y no larga vida, y tampoco riqueza, te daré mas sabiduría que a cualquier persona que haya vivido hasta ahora, y además de eso te daré las cosas que no me has pedido, te daré riqueza y gloria.

Hasta la gente más lejana de otros pueblos sabían del poder que tenía el rey Salomón.
Uno de los hechos que más le han gustado a los niños fue cuando dos madres van a su encuentro y le explican esta situación.

_ Rey Salomón esta mujer e yo vivimos en la misma casa. Yo di a la luz y tres días después ella también dio a la luz a un niño. Una tarde esta mujer durmiendo se acostó encima de su hijo y lo ahogo, luego cambio el suyo por el mío.

Y el rey les dijo que trajera la espada y que partiese al hijo en dos partes dándoles una parte a cada madre. Una madre sonreía, mientras la verdadera madre dijo al rey Salomón que diese al hijo a la otra madre. El verdadero amor no permitió que matara a su hijo, prefería dejarlo vivo aun que fuera con otra madre. Así decidió el rey entregar el bebé a la que demostró amor fraternal.

Después hicimos pintura en acuarela de esta historia y jugamos a la cajita del sentimiento. Cantamos una canción que era así...

La cajita de Salomón va a girar, girar, girar, y con quien se quede tendrá que explicar...

Abrían la cajita que era en forma de corazón y sacaban a un corazón con una palabra escrita en él. Al que le tocaba la cajita, tenía que explicar lo que sabía y sentía, el sentimiento que no les gustaba lo rompían (como el rencor o la pereza) y tiraban a la hoguera (imaginaria) que había en medio de la rueda.

Olivier sacó la palabra HERMANO y nos dijo que le quiere mucho al suyo y le encanta jugar con él, y que parece que el tiempo que están juntos es eterno.

Esther sacó la palabra DIOS, y nos explicó que era nuestro padre criador, y padre de Jesús Cristo.

Andrea sacó la palabra MADRE, y nos dijo que la suya era una persona muy buena y que siempre está dispuesta a ayudarlas.

Arnaldo sacó la palabra CARIDAD, y nos explicó que el significado de esta palabra es ayudar a nuestros hermanos más necesitados.

Yo saqué la palabra JESÚS y les expliqué que Jesús es nuestro hermano mayor, y que es un espíritu de luz.

Hice la oración final agradeciendo a Dios por tener a nuestros pequeños en la evangelización, pedimos protección y Le dimos las gracias.

Seguimos jugando e hicimos una agradable merienda.

Bueno y así termina una clase más con nuestros pequeños, con el corazón lleno de alegría por la oportunidad de enseñar y aprender.

Con mucho amor,

Kédima

Comentarios

  1. Aquí estamos trabajando y aprendiendo con estés pequeños y jóvenes, con mucha alegría e amor

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por compartir, Kédima! Sois la cosa más preciosa del mundo =)

    ResponderEliminar
  3. Gracias al equipo de evangelización que lleva las enseñanzas de Jesús a los peques y jóvenes de CEADS...podemos hacer un mundo mejor y juntos somos fuertes!!! Enhorabuena a todos!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern