Ir al contenido principal

Chico, un ejemplo a seguir


Hola familia,



En nuestra reunión de ayer, hicimos clase del ESDE (Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita). Después de en clases anteriores tratar de entender qué es la mediumnidad, ayer tocaba comprender cómo los espiritistas optan por vivirla. Empezamos leyendo el texto de estudio de la clase.  Para entender qué es la mediumnidad, puedes leer las entradas anteriores: mitos sobre la mediumnidad y tipos mediumnidad.


En la discusión, aclaramos de entrada que ahí donde hay espíritus encarnados o desencarnados hay mediumnidad. Lo hemos repetido incansablemente y seguiremos haciéndolo: la mediumnidad no la inventamos los espiritistas y tampoco tenemos su monopolio. Lo que sí caracteriza la Doctrina de los Espíritus es una forma de comprender su función y la premisa de la educación mediúmnica. La función de la mediumnidad debe ser siempre la caridad, jamás el interés personal. Por esto el médium que mercadea, sea con dinero, sea con sentimientos (admiración, curiosidad, sumisión), se puede llamar médium, pero no espiritista. Por su parte, el que desee ser espiritista tampoco debe enaltecer a los médiums, comprendiendo que son personas como nosotros, que necesitan tanto amor, respeto y compresnión como todas las criaturas de Dios. La educación mediúmnica consiste en ejercer la mediumnidad bajo los preceptos del Evangelio de Jesús, en el centro espírita y en el momento adecuando para su manifestación.
Las características de un médium espírita, dijimos, son las marcadas por el Evangelio de Nuestro Hermano Mayor: Bondad, Tolerancia, Paciencia, Humildad, Caridad, Perseverancia, Disciplina, Perdón, Amor… Un ejemplo a ser seguido es nuestro querido Chico Xavier, que reunión todas estas características. Queda nuestro homenaje a este hermano que nos ha iluminado los corazones con centenares de libros psicografiados, en los que nos explica, una y otra vez, que el único camino hacia la evolución es ampliar nuestra capacidad de amar.
Del libro de Carlos Bacelli, El Evangelio de Chico Xavier, os extraemos algunas máximas de Chico. Que sus palabras nos sirvan de guía para la conciencia y que las tengamos muy presente durante esta semana, con la bendición de nuestro Amado Maestro.
Cariños de la hermana menor


                                            O Evangelho de Chico Xavier, 

                                                                 

                                                                                                         de Carlos A. Baccelli

 

1.“La oración, para el hombre, deber ser una fuente de inspiración para el trabajo. Él debe buscar en la oración las fuerzas para actuar, porque, sin duda, la fe sin obras, según Emmanuel, no es más que una flor artificial sobre la mesa….”



5.“Quien más sufre en el mundo es quien tiene más tiempo para sí mismo. Cuando el sufrimiento ajeno nos molesta, el nuestro ya no nos molesta tanto… Yo tenía que ir al “Luiz Gonzaga” a escuchar a la gente, escuchando aquella cola. Acababa que me convencía de que lo que yo sufría no era nada… Nosotros tenemos la costumbre de dramatizar en exceso el propio dolor.”


15.“No siempre puedo decir lo que pienso, pero lo que no puedo decir es exactamente lo que no debo decir…”

16.“En materia de dinero, Emmanuel siempre me ha dicho: - Chico, es preferible que te falte un millón a que te sobre un céntimo…”

21.“No podemos querer que todos nos acepten. A veces, ni nosotros mismos nos aceptamos… Ni Jesús es unanimidad entre los hombres!...

38.“Quien no tiene razón en lo que me critica no merece respuesta; quien la tiene, dice la verdad, y contra la verdad nadie nada puede. Es lo que Emmanuel me enseña. Por este motivo, toda la vida he buscado escuchar en silencio las verdades y las mentiras que se han dicho sobre mí.”

89.“Siempre he recibido palabras de reconocimiento como incentivo de los amigos para que venga a ser lo que tengo conciencia de que todavía no soy…”

90.“Mediumnidad es eso: perfeccionamiento constante, lucha sin treguas contra el personalismo, ejercicio de humildad, estudio y devoción al prójimo… Desafortunadamente, muchos médiums creen que la mediumnidad es sólo para contacto con los espíritus.”

92.“Me quedo triste cuando alguien me ofende, pero, seguro, me quedaría más triste aún si yo fuera el que ofende… Lastimar a alguien es terrible…”

158.“Creo que la importancia del Evangelio de Jesús, en nuestra evolución espiritual es semejante a la importancia del Sol en el sustento de nuestra vida física.”

175.“De los compañeros espíritas desencarnados que he visto, nadie está satisfecho consigo mismo – todos ellos se quejan de la falta de empeño en el mejor aprovechamiento del tiempo.”

186.“La caridad es amor, amor es comprensión… la práctica del bien a los semejantes es una excelente escuela para el alma. En el ejercicio de la caridad, estamos en el ejercicio de todas nuestras facultades espirituales…”

218.“Soy médium: no puedo ser contra las reuniones mediúmnicas, sin embargo, en un centro espírita, el estudio de la Doctrina es fundamental.”

230.“Nuestra fe es razonada, pero, en la Casa de Dios, nadie debe dudar de nada…”

246.“Lo más difícil no es vivir, sino convivir. (…) Existen personas que les gusta mucho utilizar la franqueza, pero una franqueza que derrumba a todos al suelo.”

249.“Emmanuel siempre me dice:  - Chico, cuando no tengas una palabra que auxilie, procure no abrir la boca…”

251.“Una de las más bellas lecciones que he aprendido con el sufrimiento: No juzgar, definitivamente no juzgar a quién sea.”

266.“Quien deserta de la lucha, por creer que la lucha es demasiado grande, no lo dudes: encontrarás una lucha aún más grande más adelante.”

271.“Entrenar la paciencia. A veces nos esforzamos muchísimo para conquistar un diploma, en historia, en periodismo, en dirección de empresas, pero la única escuela que tenemos para enseñar bondad natural, caridad dentro de casa, amor a la familia es la fe, porque, si no ponemos en nuestro corazón la enseñanza religiosa, sea cual sea, estaremos en una agresividad exagerada.”

 307.“Debemos aceptar la llegada d la llamada muerte, tal como el día acepta la llegada de la noche – estando seguros que, en breve, de nuevo irradiará el Sol!…”

312.“En realidad, toda enfermedad del cuerpo es un proceso de cura para el alma…”

339.“Sin la idea de la reencarnación, sinceramente, con todo respecto a las demás religiones, yo no veo una explicación sensata, incluso para existencia de Dios.

346.“No revidemos cualquier ofensa, cualquier agresión… El tiempo pasa. Todos estamos en la Tierra para aprender – aprender con nuestros propios errores. El mal que hagamos a alguien es sentencia contra nosotros mismos.”      

347.“Cristo descendió para ayudarnos… Nadie sube para olvidar quien permanece en la retaguardia. No nos estamos habilitando a un descanso eterno; nos estamos preparando para más amplio trabajo… Los Espíritus Superiores no descansan; para ellos, el trabajo es sinónimo de alegría, de realización espiritual más íntima… Si esperamos por descanso después de la muerte, estamos mal informados. Descansar de verdad, ¡el espíritu sólo descansa cuando está en el vientre materno!...”

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern