Ir al contenido principal

MEDIUMNIDAD CON JESÚS


Hola familia,

el próximo sábado en la clase del ESDE intentaremos entender porqué el espiritismo hace hincapié en que la mediumnidad se deje guiar por la doctrina de nuestro Dulce Maestro.

Para los más dedicados, os presentamos el texto que leeremos en clase.

¡Hasta el sábado!

Marcello & Janaina

MEDIUMNIDAD CON JESÚS

«Devolved la salud a los enfermos, resucitar a los muertos, curad a los leprosos, expulsad los demonios: Dad gratuitamente lo que gratuitamente habéis recibido.» Esta fue la recomendación de Jesús a sus discípulos y con esto quiso decir «(...) que nadie se haga pagar aquello por lo que nada pagó. Ahora bien, lo que ellos habían recibido gratuitamente era la facultad de curar enfermos y de expulsar los demonios, es decir, los malos espíritus. Dios les había confiado esta facultad gratuitamente, para alivio de los que sufren y como medio de propagación de la fe; Jesús, entonces, les recomendaba que no hicieran de esta facultad objeto de comercio, ni de especulación, ni medio de vida.»

Esta orientación dada por Jesús conserva plena vigencia en la actualidad, porque la mediumnidad evangelizada jamás podrá ser trasformada en profesión o en fuente de ingresos económicos. «(...) Por ser luz que brilla en la carne, la mediumnidad es atributo de la posición moral de la criatura terrena, que enriquece todos sus valores en lo relativo a la virtud y a la inteligencia, siempre que ésta se encuentre ligada a los principios evangélicos, en su trayectoria sobre la faz del mundo.» Debe entenderse que la mediumnidad sólo existe por el concurso de los Espíritus.
«Los atributos mediúmnicos son como los talentos del evangelio. Si el patrimonio divino es desviado de sus fines, el mal siervo se hace indigno de la confianza del Señor de la Siembra de la verdad y del amor. Multiplicados en el bien, los talentos mediúmnicos crecerán en dirección a Jesús, con las bendiciones divinas; pero, si sufren el insulto del egoísmo, del orgullo, de la vanidad o de la explotación inferior, pueden sumir al intermediario de lo invisible en las sombras densas de estancamiento, con las más dolorosas perspectivas de expiación, a causa del imprudente incremento de sus débitos.»

«(...) Mediumnidad no basta por sí sola. Es imprescindible saber qué tipo de onda metal asimilamos para conocer la calidad de nuestro trabajo y apreciar en qué dirección nos movemos. (...)» El médium moralizado, que encuentra en la vivencia evangélica una conducta de vida, es una persona de bien, que trata de ser humilde, sincera, paciente, perseverante, bondadosa, estudiosa y trabajadora. Cumple el mandato mediúmnico con amor. (...) Al practicar la mediumnidad siguiendo a Jesús, es decir, aplicando perfectamente sus valores en beneficio de la criatura, en nombre de la caridad, el ser alcanza la plenitud de sus funciones y facultades, convirtiéndose en una fuente de bendiciones, que siembra la salud espiritual y la paz en los diferentes terrenos de la vida humana en la Tierra. (...)» Así se explica por qué la práctica de la mediumnidad ejerce un papel de renovación social. «(...) El Espíritu marcha necesariamente, dando la imagen de la gradación que experimenta todo lo que puebla el Universo visible e invisible. Todo progreso llega a la hora justa: y para la Humanidad ha sonado la hora de la elevación moral. (...)» Y el médium evangelizado, al ejercer el mandato con amor y espíritu de servicio en beneficio del prójimo, contribuye en gran escala al progreso general.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern