Ir al contenido principal

Los pasos de la felicidad...

El pasado sábado en CEADS tuvimos la segunda parte del clase sobre El arrepentimiento y el perdón del Programa II, Guía 13 del Estudio Sistematizado de la Doctrina Espírita (ESDE) 
Aunque fue el primer sábado del mes de vacaciones tuvimos la asistencia de muchos espíritus encarnados para el estudio y aprendizaje de amor que nos orienta el Espiritismo.
El perdón es la puerta de la libertad. Quien perdona de corazón se quita un peso de la existencia y aprende amar. Pero, ¿qué es perdonar de corazón? La Doctrina Espírita explica que hay dos maneras de perdonar, la primera es noble y la segunda es vanidosa.
La primera es la que llamamos de corazón pues hay indulgencia con el prójimo, no se importa con lo que digan los demás, quiere y hace el bien. Ya la segunda es la que el acto de perdonar solamente es de palabra, no hay ninguno sentimiento verdadero, siempre está a espera que el otro vuelva a equivocarse y puede ser humillante al que debería sentirse perdonado.
Es sentimiento noble nos enseño Jesús en Evangelio según Mateo: "Se adelantó Pedro y le dijo: «Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?»
Jesús le respondió: «No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete."
La reencarnación nos enseña que perdonar es el sentimiento más noble que el Padre Creador nos dejo pues es la propia Ley de Amor en su estado puro, es el perdón de Dios. 
Perdonar es sanarse, es libertarse del pasado, es seguir adelante en la evolución inevitable. No hay plazo para el perdón, el puede suceder en cualquier momento y no hay plazo límite ya que es ilimitado, es  inmortal como la vida y eterno como las Leyes Dividas.
Y nada más justo que reencarnar en el seno familiar necesario para esta evolución. Por que sí es verdad que elegimos los amigos que queremos estar pero también elegimos a la familia que nos tocó aunque no recordamos esta elección realizada en el plano pre-encarnatorio.
Nacemos donde debemos nacer porque es donde hay oportunidades de aprender y crecer como espíritus hijos de Dios.



Debemos empezar por la familia el ACTO de perdonar. Sí, es una acto pues no está hecho sólo de palabras. Hay que reconocer el error del otro sin juzgar, después purificar el corazón y la mente con indulgencia, abrir una sonrisa llena de luz y decir: "Te perdono" y jamás volver a pensar en la falta cometida. 
Queremos mudar la sociedad, los amigos, los jefes, los estatutos...pero nos olvidamos mudar lo más cercano: nosotros mismos y las personas que elegimos estar.
Es más fácil convivir con aquellos que nos son afines pero perdonarlos muchas veces es más difícil. Así que empecemos por nuestra casa, siempre. Los ejemplos en casa son llevamos a la calle, al trabajo, a las escuelas...una vez bien la familia, bien estará la sociedad. Educar los sentimientos con el perdón noble es caridad.
El perdón más bien es el acto de saber perdonar y el arrepentimiento el acto de perdonarse. Ambos actos nos llevarán al crecimiento pero ni todo son flores...hay que pasar por el camino de la expiación y finalmente llegar a la reparación. Si queremos saltar la fase de la expiación hay que, simplemente, seguir por la rectitud. ¿Fácil, no? Pues no. No es fácil para los espíritus que todavía necesitan pasar por el dolor para aprender el amor. Hay unos que aprender el valor del perdón y del arrepentimiento más rápidamente y sufren poco en la expiación ya otros necesitan más tiempo. Y no hay problema porque el perdón de Dios es ilimitado.
Si no es capaz de reparar la falta a través de uno de estos actos es posible repararlo con otros actos aunque el bumerán de la vida nos traerá lo que lanzamos a ella... podemos sí disminuir las faltas con otros recursos pero habrá el momento en que ambos actos picaran a la puerta para que aprendamos...
Los pasos para la felicidad son el perdón y el arrepentimiento a través de la expiación para la búsqueda de la reparación... está allí la receta del suceso...

Un martes lleno de luz,

Andrea

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern