Ir al contenido principal

Hechos que comprueban la reencarnación


Hola familia,

El sábado volvemos con el tema de la reencarnación, esta vez tratando de las evidencias científicas que lo demuestran. El espiritismo es una doctrina que se apoya en tres pilares: el moral, el filosófico y el científico. Éste último, el que investiga de forma empírica la dinámica interrelación entre los diferentes planos de la vida, es el que nos ocupa esta semana.


Para calentar motores, vamos a recordar las conferencias de dos investigadores que estuvieron presente el el 6º Congreso Espírita Mundial, Carol Bowman y Sergio Felipe.

 Carol Bowman presentó la conferencia “Comprobaciones de la existencia y de la inmortalidad del Espíritu”. La ponente remarcó que sus investigaciones demuestran que existe una continuidad de la conciencia entre la muerte y el nacimiento y que los recuerdos que los niños pueden tener de vidas pasadas son importantes oportunidades de curación para el alma. Carol trabajó especialmente con niños y después de estudiar muchos casos, comprobó que existen rasgos que dichas experiencias comparten:

- Son típicamente experiencias que suceden a temprana edad;
- Cuando hablan sobre vidas pasadas, los niños asumen un tono serio, para nada característico de su nivel intelectual;
- Muchas veces son capaces de reconocer a lugares, objetos y personas;
- Los niños presentan conocimiento que va más allá de su experiencia y hablan de cosas que no podrían saber a su edad;
- Consistencia en los detalles de las historias explicadas en diferentes momentos;
- Los niños tienen comportamientos y/o características físicas relacionadas a la experiencia relatada.

En su estudio, Carol comprobó que un 75% de los niños que tienen recuerdos de vidas pasadas recuerdan sus muertes; un 50% de esas muertes son traumáticas y un 35% desarrollan fobias relacionadas a la muerte. Lo bonito es que el consejo de Carol para transformar el recuerdo traumático en una curación es en momentos de extrema relajación y serenidad del niño, afirmarle que el del recuerdo era él mismo, pero en otro cuerpo y en otro tiempo. Se le debe llevar el niño a ver que ahora está seguro en un nuevo cuerpo. Mi hipótesis es que, como se sabe que el periespíritu no acaba de “encajar” completamente en el cuerpo hasta los 7 años, aproximadamente, durante este período la conciencia aun guarda estos recuerdos traumáticos demasiado superficiales. Lo que dice Carol sobre aprovechar la oportunidad de curación es realmente importante. Si la conciencia ya totalmente encarnada entierra el trauma en su profundidad, luego puede ser que sea mucho más difícil superarlo.

Sergio Felipe de Oliveira habló en el congreso sobre la mediumnidad, no precisamente sobre la reencarnación, pero creo que vale la pena recordar su conferencia, puesto que fue justamente a través de la mediumnidad que la doctrina Espírita nos presentó la realidad de la reencarnación. ¿Sabíais que la medicina tradicional reconoce el transe mediúmnico como un fenómeno biológico que puede o no ser saludable? Pues sí. El CID 10 de la Organización mundial de la Salud contiene el registro de todas las enfermedades reconocidas por la medicina en el mundo. En el punto F 44.3 presenta al transe o posesión. Sus síntomas son la pérdida transitoria de la identidad con la conservación de nociones del ambiente. Se considera una enfermedad cuando el individuo no tiene control sobre el fenómeno y no se le considera así en su contexto cultural o religioso. Sergio nos explicó que nuestro organismo no es sólo lo que vemos con nuestros ojos, sino que se extiende magnéticamente. Hoy ya se sabe que el pensamiento y la imaginación provocan actividad cerebral, lo que equivale a decir que provocan alteraciones químicas en el cerebro. Por lo tanto, el pensamiento es energía, puesto que disloca materia. La medicina también ha identificado a la glándula pineal como responsable por la captación de energías electromagnéticas en el ambiente. Ella es responsable también por la redistribución de esta información. El nivel de conciencia del fenómeno de la mediumnidad en los seres humanos está influenciado por el área donde la pineal envíe en el cerebro a la información electromagnética captada del ambiente y la existencia más o menos acentuada de cristales diamagnéticos en el cerebro.

El Espiritismo conserva en sus archivos un número sorprendente de hechos que demuestran experimentalmente la reencarnación. Recomendamos la lectura de las siguientes obras: “El FenómenoEspírita”, de Gabriel Delanne, “El problema del Ser, del Destino y del Dolor”, de León Denis, “La Reencarnación y sus pruebas”, de Carlos Imbassahy y Mario Cavalcante de Melo, “20 Casos sugestivos de Reencarnación”, de Ian Stevenson, y “Reencarnación e inmortalidad”, de Herminio Miranda.

El sábado seguimos.

Cariños de la hermana menor

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern