Ir al contenido principal

Los jóvenes hablan de suicidio otra vez

Hermanos de mi alma, 

una vez mas estábamos reunidos con nuestros jóvenes para una nueva clase de evangelización. La clase tenía caras nuevas y las ganas de aprender y pasárselo bien sólo aumentaban. Nos presentamos para conocernos mejor y a partir de esto iniciamos el tema del día. Daríamos continuidad al estudio del suicidio. 

En la primera clase, habíamos hablado de qué era el suicidio, que sabían de este tema y de las consecuencias de cometer este acto. En la segunda clase hemos profundizado también en los casos de suicidio inconsciente. Para empezar, cada niño recibió un párrafo del libro “Una Vida sin Limites” de Nick Vuijic. Tenían que leer y escribir como creían que era la persona que había escrito estas frases... 

“Tengo fe en muchas áreas de mi vida. Acepto la existencia de ciertos elementos que no puedo ver, tocar ni sentir, pero creo en ellos de todos lo modos.” “Yo no puedo ver, ni tocar ni sentir el oxígeno. Sólo se que existe por que yo estoy aquí. Si estoy vivo, entonces debo estar a respirarlo, por eso el oxígeno debe existir, ¿correcto? (página 71) 
“Todos tenemos limitaciones. Nuca voy a ser una estrella de la NBA, pero no pasa nada porque puedo inspirar a las personas a ser las estrellas de sus propias vidas. Nunca debes vivir de acuerdo con lo que te falta. Por lo contrario, vivas como si pudieras hacer cualquier cosa que sueñes.” (página 76) 
“Bethany me ha inspirado tanto que le pedí que me ayudara a hacer una cosa que siempre he querido probar. ¿Me enseñas a hacer surf? Para mi sorpresa se ofreció a llevarme de inmediato a Waikiki (en Hawai)” (página 78) 
“La auto-aceptación y el amor propio son importantes pero son también conceptos muchas veces mal entendidos. Debes amarte a ti mismo como un reflejo del amor de Dios y como alguien colocado en este mundo para dar una contribución única.” (página 99)

Selene nos dijo que pensaba que era una persona muy positiva que creía en el amor y que se quería a si mismo...
Stefan nos dijo que era una persona joven, curiosa, inteligente, positiva... Denis nos dijo que era una persona amable, generosa...
Daniel nos dijo que era una persona amable, un buen surfista...
Lucas nos dijo que era una persona morena, buen aconsejador y muy fiel a sí mismo.
Rosa nos dijo que era una persona de autoestima baja y que se siente fea y sola, y es una persona con ganas de ayudar a la gente.
Iris nos dijo que era una persona que no se quiere a sí mismo, pero que se puede ayuda a los demás con sus experiencias.
Ian nos dijo que se enfrentara a su vida porque habría gente peor que el.

Después de que cada joven había dicho lo que pensaba sobre esta persona oculta hasta este momento les enseñe la foto de Nick y un video donde nos cuenta cómo fue su vida y porque se ha intentado suicidar con apenas 10 años de edad. Después de ver el video, las opiniones sobre Nick cambiaron totalmente: luego todos creían que Nick era una persona muy buena, que ayudaba a las personas con la palabra de Dios, que se aceptaba como era y que era muy positivo. 


Les enseñe algunas imágenes para que pudieran identificar los suicidios conscientes e inconscientes. Nos han explicado nuestros jóvenes que beber, fumar, drogarse o ir a toda velocidad en coche sin observar condiciones de seguridad son formas de suicidio inconsciente. En estos casos, aun que las personas saben que lo que hacen no está bien, siguen haciéndolo. Luego hablamos de los tipos de suicidio consciente, como quitarse la vida con un disparo en la cabeza, ahorcarse , saltar desde un balcón... Les volví a explicar lo que nos cuenta Joanna de Angelisdespués de la tempestad”. Joanna nos habla de las consecuencias del suicidio:
"Aquellos que destruyen el cráneo reencarnan sordos-mudos conforme la parte del cerebro afectada. Los que se colgaran reaparecen con paraplejia infantil. Disparos en el corazón cardiopatías congénitas. Los que se ahogaran con enfisema pulmonar. Tóxicos y envenenados sufren deformaciones congénitas, ulceras gástricas, cáncer… Tenemos que aprender a no juzgar al hermano que comete este acto, no es que él ya no quiera vivir y sí que ya no aguanta vivir de aquella manera."
Cada niño escribió una frase de motivación para una persona que piensa que el suicidio es la única manera de quitarse los problemas.

“No me gusta la vida que tengo, ¿por qué vale la pena seguir vivo?
...Para intentar cambiar tu vida, porque la vida es una oportunidad que se te ha dado... 
Porque Dios nunca pone nada en tu camino que no puedas superar, no puedes dejar que las dificultades te destruyan porque están ahí para hacerte más fuerte... 
Mejora tu espíritu, la muerte no es el fin, Dios te ama, tu vida siempre puede mejorar, alguien tiene una vida peor... 
Las cosas pueden cambiar... 
Porque hay mucha gente que te quiere, y además las cosas siempre salen bien...
Nos fuimos a los pases y al retornar con la tranquilidad que emanaban nuestros corazones mientras merendábamos escuchamos la canción de U2 que nos dice que hoy es un lindo día, entonces no dejes que se vaya... Y así terminamos nuestra clase con la sensibilidad de entender a nuestros hermanos que cometen el terrible error del suicidio, de no juzgar de estar seguros que Dios siempre quiere lo mejor para cada uno de nosotros y que la reencarnación es un regalo para que podamos quitar nuestras deudas pasadas, y que no debemos mal gastar esta encarnación.

Con todo cariño y amor,

Vuestra hermana Kèdima.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern