Ir al contenido principal

Círculo de amor


Marcello Pagnotta
Divulgador espírita

El 10 de septiembre se ha celebrado el DíaMundial para la Prevención del Suicidio y hemos conocido una terrible cifra: en todo el mundo casi un millón de personas optan por esta triste y obscura vía para dar fin a sus problemas. Pero este millón de seres no estaban solos en la tierra: tenían amigos, familia, alguien que seguramente de alguna manera se preocupaba por él y ahora está sufriendo esta pérdida. A ellos se les conocen como los “sobrevivientes del suicidio”, y para ellos la Fundación Americanapara la Prevención del Suicidio (AFSP) ha creado un día especial, celebrado en todo el mundo. Este año, el día marcado en el calendario internacional es el 17 de noviembre.


Por muchas vidas terrenales ya hemos pasado, nos enseña el Espiritismo. Cuántas, no sabemos ni estimar, pero a lo largo de tantas existencias materiales, seguramente ya hemos tenido que sufrir y superar pruebas muy dolorosas.  Encarar las consecuencias de un suicidio es una de las más duras, nos cuentan los espíritus en una gran recopilación de libros psicografiados, y muy probablemente ya hemos tenido que sobrevivirla alguna vez, en la encarnación actual o en anteriores, como suicida o como familiar o amigo de uno. Por eso, de alguna manera podemos todos considerarnos sobrevivientes del suicidio.


Otro concepto que nos transmite el Espiritismo, el más grande que nos ha mostrado Jesús, es que el amor es la clave para extirpar los sufrimientos. De la misma manera que el orgullo y egoísmo son las principales causas de todos los males por los cuales atravesamos, el amor es su antídoto. Su práctica nos trae beneficios inmediatos, ya que nos eleva nuestro campo vibratorio, conectándonos con espíritus superiores que, con su amor, nos ayudan, nos protegen a nosotros y a nuestros seres a quien emitimos este amor.

Estos dos conceptos, la inmortalidad del espíritu después de la muerte y el poder del amor, son la base para sobrevivir de manera constructiva y positiva a un suicidio.

El círculo de sufrimiento es aún más grande de lo que pensamos; los pobres suicidas forman solamente su núcleo. Los expertos dicen que por cada suicida hay entre 10 y 30 personas que lo han intentado, éstas son personas que también forman parte del universo de almas que han perdido su esperanza en la vida. Todos estos igualmente tienen familia y amigos que sufren con ellos, muchas veces en silencio, y de esta forma hacen crecer el círculo de dolor. Conociendo la próxima relación que hay entre encarnados y desencarnados y sabiendo que estamos ligados al plano espiritual a través de la sintonía de pensamientos y sentimientos, deducimos que el sufrimiento en la Tierra, debido a estos eventos trágicos, también arrastra a una cantidad enorme de seres desencarnados que sufren igualmente.

Poniéndolo claro: una infinidad de seres, encarnados y desencarnados, necesitan nuestras oraciones, nuestras vibraciones superiores de amor y ésta es la base del evento que CEADS está organizando para el día 17 de noviembre bajo el lema “Más allá de sobrevivir, ayudar y ayudarse”. Ya que todos somos sobrevivientes de alguna manera, tenemos todos la oportunidad de, al menos un día, emanar amor a los seres queridos que se han marchado de forma tan trágica y emanar amor a los seres que se han quedado.

Quién sabe si este sea un día de amor, de transformación de nuestros corazones y de nuestras relaciones con nuestros seres queridos que están en el más allá, esperando ansiosos por nuestro reencuentro en el plano espiritual.

El día 17/11/2012, el Centre Espírita Amalia Domingo Soler celebra el acto 
en solidaridad a los sobrevivientes del suicidio.
Horario: 17:30 a las 19:00
La entrada es libre y gratuita.



Comentarios

  1. "Cada cop que una persona abraça la mort voluntàriament i renuncia a seguir exitint, totos perdem una mica el sentit de la vida i d'alguna manera també ens morim amb el suïcida." Eduard Punset - El que ens passa per dins

    Punset me gusta mucho como divulgador, pero con esta me ha robado el corazón, porque es lo que vengo diciendo los últimos dos años, desde que empecé a trabajar en la prevención del suicidio: cada persona que se suicida es mi hermano de humanidad. Somos todos sobrevivientes y por esto celebraremos el día 17/11 en actitud de solidaridad, esperanza, fraternidad, fe y todos los sentimientos positivos que que nuestros imperfectos corazones sean capaces de emitir.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern