Ir al contenido principal

El sepulcro está vacío, pero todo va bien.


Hola familia,

El sábado 31/03 es festivo en CEADS y por tanto no haremos reunión.

En la Doctrina Espírita no hay ningún calendario de celebraciones, ni tampoco un listado de sucesos especiales para conmemorar, pero aprovecho la ocasión de semana santa para compartir una experiencia.

Conocí un grupo en Brasil que se reúne para el estudio del espiritismo una vez a la semana, hace cosa de un año. Cada componente del grupo se encarga de preparar una pequeña clase del libro que está leyendo y luego la expone delante de los demás compañeros. Me llamó la atención que una niña de 12 años también diera su clase, pero el contenido de su exposición me quedó grabado en la memoria. La niña estudiaba un libro sobre el evangelio de Jesús y más o menos nos explicó lo siguiente…
La mañana que los apóstoles encontraron el sepulcro de Jesús abierto fueron presa de
gran turbación. Ya no era bastante que el reino de los cielos no hubiese bajado a la tierra; no era suficiente con que el mesías hubiese sido crucificado entre ladrones; no había sido el colmo todo el temor por sus propias vidas, la vergüenza por abandonar a su amado Maestro, la desorientación que provocaba haber entrado triunfalmente en Jerusalén para luego ver a Jesús torturado y crucificado… Todo había salido mal, pero no había acabado. Encima, como si todo lo anterior no fuera suficiente… El sepulcro estaba vacío y no sabían quién se lo había llevado o adónde. Sin fe el sepulcro vacio es un signo más de derrota e impotencia en una cadena de fracaso y desilusión… Con fe  el sepulcro vacio nos convoca a confiar en que todo va bien, porque participamos en un plan mayor que nosotros mismos, cuyos detalles y desenlace se nos escapan de momento, pero nada sucede que no sea parte del plan de Dios para la humanidad, en su conjunto, y la criatura, en particular.
Desde que escuché a esta niña, cada vez que paso por una situación difícil o soy testigo de algo que parece como que no debiera suceder, intento mantener la serenidad. Como si de un mantra se tratara, repito mentalmente “el sepulcro está vacío, pero todo va bien”. Todo va perfectamente, pese a que no siempre salga como a mí me gustaría o como yo lo hubiese ordenado. La doctrina espírita nos enseña que hay causas en el pasado espiritual de cada uno de nosotros, de los colectivos en los que participamos y de los pueblos que explican perfectamente todas y cada una de las situaciones que vivimos. De momento, no las conocemos – ¡gracias a Dios! -, pero podemos, sí, estar seguros de que todo va bien, todo marcha bien y en conformidad al plan de Dios para el progreso de todos los seres.


Mientras escribo pienso en algo que he leído hace poco: “La fe es la participación en la vida de Dios, es la experiencia de la vida de Dios en nosotros, que permite ver a nosotros mismos, y a la realidad que nos rodea, como si lo hiciéramos con los ojos de Dios”. Su autor, Tadeusz Dajczer, en Meditaciones sobre la fe, nos habla de cómo esta virtud nos hace comprender la acción de Dios en todo y comprender que lo que conocemos solamente de una manera humana y profana nos es la totalidad de la realidad, sino que apenas es una visión de su aspecto externo, la captación de las causas secundarias, a través de las cuáles se expresa la causa primera.

No sé vosotros, pero no me canso de darle vueltas a esto: tener fe es pensar como Dios. En el espiritismo abrazamos una fe razonada, anti-dogmática, que busca el porqué de las cosas.  Para Tadeusz Dajczer, la fe es una especie de razón sobrenatural asentada sobre las aptitudes naturales del alma. En todo caso, hace falta pensar como Dios para afrontar ciertas situaciones de nuestra vida con un mínimo de serenidad. Contemplar el sepulcro vacío sin turbación no es algo que uno pueda hacer sin conocer su esencia divina. Por esto hay tanta desesperación en el mundo, por esto tanta ansiedad, tanta angustia… La humanidad aún ignora en gran medida su naturaleza divina. Todavía cuesta mucho penetrar el pensamiento de Dios. Pero para enseñárnoslo están las niñas de 12 años, la doctrina espírita y también las agruras de la vida. Jesús vive, la muerte es un fenómeno biológico. Somos seres espirituales viviendo una experiencia física.

Que podamos contemplar el sepulcro nuestro de cada día diciendo: el sepulcro está vacío, pero todo va bien.

Cariños de la hermana menor

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern