Ir al contenido principal

Acción de los Espíritus sobre la materia

Acción de los Espíritus sobre la materia – Segunda Parte · Capítulo I
(W. Bossi)

Después de comprender los sistemas de la codificación del Espiritismo, empezaremos con la segunda parte del Libro de los Médiums, en la cual abordaremos la acción de los Espíritus sobre la materia. Pero antes es necesario repasar algunos conceptos básicos esenciales para lograr el conocimiento de esa acción.

Solemos usar el término Espíritu, cuando éste está desprovisto de la materia, es decir desencarnado, y cuando está encarnado  (el espíritu ligado al cuerpo)  decimos alma.  El alma, o Espíritu, es el principio inteligente en donde reside el sentido moral. Entre el cuerpo físico y el alma se encuentra  el periespíritu y,  durante la vida material, es el intermediario de las sensaciones que llegan al Espíritu, a través del cual  este transmite su voluntad al exterior y obra sobre los órganos.

Image courtesy of Victor Habbick / FreeDigitalPhotos.netCuando sufrimos la muerte, o la perdida de la materia más densa, que llamamos cuerpo físico, casi siempre pasamos por un momento de turbación, momento en que muchos nos encontramos con una nueva y desconocida realidad. Entramos en un necesario conflicto existencial porque, si no creíamos en la vida espiritual en cuanto encarnados, darse cuenta de que seguimos vivos no es sencillo de entenderse. Empezamos un nuevo despertar hacia  otra  realidad, la inmortalidad del alma (ahora Espíritu).

En esta etapa, cuando el Espíritu ya ha  superado la turbación, el ser empieza a gozar de una libertad inconmensurable. Normalmente suele llevar consigo la última apariencia, pero, cuando ya se encuentran en un estado pleno de libertad, empiezan a ser conscientes de su realidad individual dentro de un colectivo espiritual, en el cual puede asumir así la apariencia que le sea más afín. Además, cuando desee ser reconocido por alguien, podrá asumir la apariencia necesaria para lograrlo.

Cuando alguien dice ver un Espíritu lo que está viendo es la forma que da el periespíritu para que ese pueda ser reconocido.

APARIENCIAS

La variabilidad de apariencias es una característica de esa materia sutil que llamamos periespíritu, que será influenciada o modificada de acuerdo con la necesidad de cada Espíritu, independientemente de su moral. Es decir, también los Espíritus burlones pueden utilizar  esa facultad con el fin de engañar. Así es que sigue valiendo la premisa de Kardec: “(…) más vale rechazar diez verdades que admitir una sola mentira, una sola teoría falsa”. Aunque  los burlones pueden cambiar su forma,  los Espíritus serios también lo pueden hacer si así lo creen  necesario, eso nos demuestra que esa facultad es inherente a la materia sutil del periespíritu, que será utilizada de acuerdo con la moral del Espíritu.

Todo debe ser analizado con mucha prudencia y sensatez. Tanto en el  mundo material como en el mundo espiritual. No debemos dejarnos llevar solamente por las apariencias, toda comunicación debe ser pasada siempre por el tamiz de la razón.

En la próxima edición de nuestra revista trataremos los fenómenos de las mesas girantes, donde los Espíritus desencarnados ejercen influencia sobre la materia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern