Ir al contenido principal

Camille Flammarion

Camille Flammarion
(Andrea Campos)

Nicolás Camille Flammarion nació en Montigny - Le-Roy - Francia, el 26 de febrero de 1842 y desencarnó en Juvisy - Francia, el 3 de junio de 1925. Su apellido de origen galés y romano significa “aquel que lleva la luz” siendo esta la razón por la que sus obras llegaron desde la luz en el siglo XIX.
                                                               
Fue el mayor de cuatro hermanos y de una inteligencia precoz sorprendente. A los cuatro años ya sabía leer y a los cinco ya escribía y se quejaba de no tener tiempo para realizar todos sus planes. Sus padres le llevaron a una escuela eclesiástica para que aprendiera latín, siendo allí donde tuvo el primer contacto con el evangelio, la oratoria, la ciencia y la astronomía.

Durante su juventud sufrió graves problemas económicos debido a la epidemia de cólera, llevando a que la familia se mudara a París en 1856 y él encontró trabajo como auxiliar en el departamento de cálculo de Leverrier. Trabajaba duro y comía mal, pero como quería obtener el bachillerato en la Asociación Politécnica de París, estudiaba por las noches, mientras que los domingos “libres” acudía a las charlas sobre Astronomía en una abadía cerca de su casa.

"Camille Flammarion.003" by unklar - http://www.culture.gouv.fr/culture/flammarion/cflam/camille.htm. Licensed under Public domain via Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Camille_Flammarion.003.jpg#mediaviewer/File:Camille_Flammarion.003.jpg
A los 16 años fundó la Academia de Astronomía con “Las maravillas de la naturaleza” como discurso de apertura; escribió su primer libro Cosmogonía Universal y seguidamente el libro El mundo antes de la aparición del hombre.

Un domingo durante la habitual misa de la parroquia, se desmayó; Edouvard Fornié, el médico que fue a visitarlo para comprobar su estado de salud, al ver sobre su mesita de noche la primera obra de Camille, le prometió llevarle al Observatorio de París para que estudiara Astronomía.

En 1861 con 19 años y mientras volvía a su casa, vio un libro en un escaparate con una coletilla en el título con el mismo nombre del libro que Camille estaba escribiendo, era El Libro de los Espíritus. Lo compró y se lo llevó a casa. Pasados unos días ya lo había leído y acudido a las reuniones de la Sociedad Parisina de Estudios Espíritas, revelándose como médium de efectos físicos en psicografía mecánica. En el capítulo VI titulado Uranografía General, del libro La Génesis según el Espiritismo, fue el propio Camille el médium responsable de la transcripción de las enseñanzas del Espíritu de Galileo Galilei.

El 1862 deja el Observatorio de París para disponer de más tiempo libre para dedicarse a los temas de estudio que llevaba a cabo en la época, publicando el libro La pluralidad de los Mundos Habitados, siendo en este momento cuando se revela al mundo como Espiritista y gran amigo de Allan Kardec.

En 1874 contrae matrimonio con Sylvie Flammarion, pero en 1919 vuelve a casarse con Gabrielle Flammarion.

A partir de la publicación de su libro La pluralidad de los mundos habitados, todas sus obras y trabajados giran alrededor de las enseñanzas espíritas. Se contabilizan aproximadamente 35 libros astronómico-espíritas, innumerables textos y psicografías, destacando los siguientes:

1870 – Tratado de los cuerpos celestes.
1878 – Catálogo de las estrellas dobles.
1880 – Recibe el “Premio Montyon” por la publicación de Astronomía popular, traducida a varias lenguas.
1882 – Funda la revista L’Astronomie vigente hasta nuestros días para el Observatorio de París.
1883 – Funda el “Observatorio de Juvisy”.
1887 – Recibe la visita de Don Pedro II, Emperador de Brasil y de Albert Santos Dumont, padre de la aviación, con motivo de la creación la “Sociedad Astronómica de Francia”. Recibe también innumerables premios, destacando la “Cruz de la Gran Orden” de Carlos II de España y “Gran Orden” de Isabel la católica de Rumanía.
1896 – Descubrimiento del “Ciclo de Flammarion” que comprende un periodo de 54 años, por el que se repiten los eclipses del Sol en las diferentes regiones de la Tierra.
1889 a 1923 – Destacamos los libros Urania, El fin del mundo, Lo desconocido y los fenómenos psíquicos, La muerte y su misterio y Las casas fantasma.

Camille Flammarion dudaba de sus psicografías, poniendo siempre a prueba su capacidad para interpretar los mensajes recibidos, convirtiéndose en un hombre sabio y humilde, dispuesto a mejorarse e identificar el tan presente animismo en las comunicaciones espíritas. Siendo así podemos concluir que sus propias ideas no influenciaron los mensajes, pues se dedicaba en todo momento a su autoanálisis, oración y reforma íntima.

En la tumba de Kardec y como orador del discurso, expresó su admiración por el “sentido común encarnado” que conoció, llevando a cabo el desarrollo científico de la Doctrina Espírita mientras vivió.

Referenciado por León Denis, Camille hubiera sido presidente del III Congreso Espiritista Internacional (París, 1925) si no hubiera sido llamado a volver a la patria espiritual el 3 de junio de ese mismo año.

Según Delanne, Camille fue un filósofo sabio con dones en el arte de las ciencias y la ciencia de las artes, pues para Michelet fue el “poeta de los cielos” y sabemos que fue un Espíritu idealista e innovador hasta los días actuales.

Bibliografía:


Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern