Ir al contenido principal

Actividades de Agosto en CEADS

Hola a tod@s,



¡Es verano, vacaciones, y CEADS estará de puertas abiertas en algunas actividades! Podéis consultarlo en nuestra página web http://ceads.kardec.es/actividades.htm




Aprovechamos para descansar nuestro cuerpo y y usar el tiempo libre para la práctica del ocio del bien para uno mismo, para nuestro cuerpo y espíritu.

Ayer, sábado, hicimos el evangelio en el centro y nos salió el tema "La indulgencia". Os dejo el texto para reflexión y tengáis una óptima semana.




LA  INDULGENCIA

16. Espíritas, hoy queremos hablaros de la indulgencia, de ese sentimiento tan dulce, tan fraternal que todo hombre debe tener para con sus hermanos, pero del cual muy pocos hacen uso.

La  indulgencia  no  ve  los  defectos  de  los  otros,  o si los ve,  evita  hablar  de  ellos  o  de
divulgarlos;  por  el  contrario,  los oculta  con  el  fin  de  que  sólo  él  los  conozca;  y  si la malevolencia los  descubre,  siempre  tiene  a  mano  una  excusa para paliarlos, es decir: una excusa plausible, seria, y no de aquellas que teniendo el aire de atenuar la falta, la hacen resaltar con pérfida maestría.

La indulgencia nunca se ocupa de los actos malos de los demás, a menos que eso sea para servir , y aun así tiene cuidado de atenuarlos tanto como le es posible. No hace observaciones
chocantes, ni tiene censura en los labios, sino consejos, lo más a menudo disfrazados. Cuándo criticáis, ¿qué consecuencias deben sacarse de vuestras palabras? Es que vosotros, los que censuráis, no habréis hecho tal vez lo que reprobáis, y valdréis más que el culpable. ¡Oh, hombres! ¿Cuándo juzgaréis vuestros propios corazones, vuestros propios enseñanzas, vuestros propios actos, sin ocuparos de lo que hacen vuestros hermanos? ¿Cuándo  abriréis
vuestros ojos severos tan sólo para vosotros mismos? 

Sed, pues, severos para con vosotros e indulgentes para con los demás. Pensad en el que juzga en última instancia, que ve los pensamientos secretos de cada corazón y que por consiguiente, disculpa las faltas que censuráis, o condena lo que disculpáis, porque conoce el móvil de todos los actos, y que vosotros, que proclamáis tan alto: ¡anatema! Quizás hayáis cometido faltas más graves.

Sed indulgentes, amigos míos, porque la indulgencia atrae, calma, eleva; mientras que el rigor desalienta, aleja e irrita. 

JOSÉ, Espíritu protector , Bordeaux, 1863
El Evangelio según el Espiritismo
Capítulo X - Bienaventurados los misericordiosos

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern