Ir al contenido principal

Herculano Pires

Herculano Pires


José Herculano Pires nació en Avaré, en el Estado de São Paulo, el 25 de septiembre de 1914 y desencarnó el 9 de marzo de 1979, habiéndose destacado como uno de los más activos divulgadores de la Doctrina Espírita en Brasil.
Hijo del farmacéutico José Pires Correia y de la pianista Bonina Amaral Simonetti Pires, realizó sus primeros estudios en Avaré, Itaí y Cerqueira César, pueblos del Estado de São Paulo.

Ya se entreveía su vocación literaria desde que empezó a escribir; a los 9 años compuso su primer soneto; a los 16 publicó “Sueños Azules” su primer libro de cuentos y a los 18 el segundo, “Corazón” (poemas libres y sonetos).  Habiendo ya escrito seis cuadernos de poemas, colaboraba en periódicos y revistas de la época, de la provincia de São Paulo y Rio. Tiene varios cuentos publicados con ilustraciones en la “Revista da Semana e no Malho”.

Ha sido uno de los fundadores de la Unión Artística del Interior (UAI) que promovió dos concursos literarios, uno de poemas en la sede de la UAI en Cerqueira Cesar y otro de cuentos en la ciudad de Sorocaba, cerca de São Paulo. En 1928 transformó el periódico político de su padre en un semanario literario y órgano de la UAI. En 1940 se mudaron a Marília donde adquirió el periódico “Diario Paulista”, el cual dirigió durante seis años. 
En 1946 se mudó a São Paulo y lanzó su primera novela “El camino del medio”, por la que ha recibido críticas positivas de escritores y críticos literarios como Afonso Schimidt, Geraldo Vieira y Wilson Martins.

Durante aproximadamente treinta años ha ejercido funciones de periodista, redactor, secretario, cronista parlamentario y crítico literario de los Diarios Asociados. Fue autor de 81 libros de filosofía, ensayos de historia, psicología, pedagogía, parapsicología, novelas y sobre Espiritismo, varios en colaboración con Chico Xavier. La mayoría dedicados al estudio y divulgación de la Doctrina Espírita. Lanzó la serie “Pensamiento de la Era Cósmica” y la serie de novelas “Ciencia Ficción Paranormal”.

Alegaba sufrir de grafomanía, pasando días y noches escribiendo. No tenía vocación académica y  no seguía escuelas literarias. Su único objetivo era comunicar lo que creía necesario, de la mejor manera posible. Graduado en filosofía por la Universidad de São Paulo (USP), en 1958, publicó la tesis existencial “El ser y la serenidad”. 

Fue miembro titular del Instituto Brasileño de Filosofía, delegación de São Paulo, donde enseñó psicología. Fue presidente del Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de São Paulo de 1957 a 1959. Fue profesor de sociología en el curso de periodismo del Sindicato.

José Herculano Pires fue presidente y profesor del Instituto Paulista de Parapsicología de São Paulo. Organizó y dirigió cursos de parapsicología para los centros académicos de la Facultad de Medicina de la USP, de la Santa Casa de la Misericordia de São Paulo, de la Escuela Paulista de Medicina y en diversas ciudades y escuelas del interior del Estado.
Fundó el Club de Periodistas Espiritistas de São Paulo el 23 de enero de 1948 que se mantuvo en activo durante 22 años.

En el año 1961 ejerció el cargo de jefe del Sub-Gabinete de la Casa Civil de la Presidencia de la República en el gobierno de Jânio Quadros, hasta que éste renunciara.
Espírita desde los 22 años, no ha escatimado esfuerzos en la divulgación oral y escrita de la doctrina codificada por Allan Kardec, tarea a la cual dedicó la mayor parte de su vida. Durante veinte años mantuvo una columna diaria sobre Espiritismo en los Diarios Asociados, con el pseudónimo de Hermano Saulo. Durante cuatro años mantuvo en el mismo periódico una columna en colaboración con Chico Xavier bajo el título “Chico pide Permiso”.

Herculano Pires tradujo de manera cuidadosa las obras de la codificación de Allan Kardec, enriqueciéndola con notas explicativas. Estas traducciones fueron donadas a diversas editoras espíritas de Brasil, Portugal, Argentina y España. Colaboró con el Dr. Júlio Abreu Filho en la traducción de la Revista Espírita de Allan Kardec.

En estas traducciones se nota la preocupación por combatir las interpretaciones y traducciones desvirtuadas  de las obras de Kardec, incluso de aquellas que surgieron desde el movimiento espírita brasileño.

Para finalizar, os facilitamos un enlace a unos vídeos en portugués donde Herculano Pires realiza unas preguntas a Chico Xavier, en un programa popular de la época, “Pinga Fogo” (Está que arde): http://www.herculanopires.org.br/videos/pinga-fogo

Fuente: Fundación Maria Virgínia y J. Herculano Pires (http://www.herculanopires.org.br/)
Traducción: Marcello Pagnotta

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern