Ir al contenido principal

Victoria sobre la Muerte

VICTORIA SOBRE LA MUERTE
(Janaina Minelli)


En esta ocasión reflexionaremos sobre dos versículos muy sugerentes de las cartas de Pablo:

1 Corintios, 3:9 - Porque nosotros somos cooperadores de Dios, y ustedes son el campo de Dios, el edificio de Dios.
2 Corintios, 5: 20 - Nosotros somos, entonces, embajadores de Cristo, y es Dios el que exhorta a los hombres por intermedio nuestro.

Existe un profundo sentido para los espiritistas en tener a Pablo de Tarso como modelo de compromiso con el trabajo del bien. Analizando su legado en anteriores escritos, hice referencia a su carácter orgulloso, a su encuentro con lo sagrado, a su proceso de renovación interior y a su entrega laboriosa a la causa de Cristo. Hoy recordamos una vez más que sus cartas, entonces dirigidas a toda la cristiandad, siguen vibrando como ecos que viajan en el fluido cósmico universal para alcanzar los corazones de todos los espiritistas: somos cooperadores de Dios y embajadores de Cristo. No tengamos miedo o vergüenza, no se empequeñezca nuestro corazón ante la responsabilidad que libremente asumimos declarándonos aprendices de la Doctrina de los Espíritus.

Dios es la inteligencia universal, fuente creadora y organizadora de todo cuanto existe. Ser cooperadores de Dios significa ser co-creadores, participar en el acto de la creación, impregnándola de amor. Con nuestros pensamientos, emociones y actitudes, creamos mundos posibles, dirigimos los acontecimientos en una dirección en particular. Todos lo hacemos, para bien o para mal, según la elevación de nuestros pensamientos, el equilibrio de nuestras emociones y lo altruistas  que son nuestras elecciones haciendo uso del libre albedrío. ¿Esto significa que todos los espíritus somos co-creadores? Sí, elaboramos incesantemente nuestra realidad íntima, local y global, a la vez que recibimos las influencias de los que conviven con nosotros íntima, local y globalmente. ¿Quiere esto decir que todos somos cooperadores de Dios? En el sentido al que nos lleva reflexionar Pablo de Tarso, creo que no. Tal y como nos sugiere el apóstol de los gentiles, somos cooperadores de Dios cuando buscamos armonizarnos con la ley cósmica del amor; cuando impregnamos nuestra vida de servicio; cuando entregamos nuestra existencia, en los gestos más pequeños así como en los más elocuentes, a la creación de un mundo más pleno de solidaridad y felicidad.
Foto: Marcelo Nogare

Los espíritas estamos llamados, por el conocimiento de nuestra doctrina, a ser cooperadores de Dios. Nuestra doctrina nos aporta información que debe traducirse constantemente en serenidad, entereza, sabiduría y paciencia. Pero además, como nos exhorta Pablo, somos también embajadores de Cristo. Los que nos dedicamos a las labores en centros espíritas dejamos que Dios hable a los hombres por intermedio nuestro. No importa si es a través de la mediumnidad, o de las tareas de limpieza del centro, la administración honesta de las donaciones y gastos de la casa, o por medio de las actividades de asistencia espiritual o las conferencias proferidas. Todas las actividades que realizamos en nuestros centros espíritas son maneras de permitir que Dios hable a los hombres por intermedio nuestro. Si el mensaje es elevado, bello y comprensible, es porque el emisario es de noble envergadura; si por otra parte llega distorsionado o descabellado, es que todavía no somos los buenos intermediarios que podríamos ser. El mensaje en un centro espírita es bueno cuando existe fraternidad entre sus miembros, humildad en cada gesto y alegría de servir. Está distorsionado cuando existen rencores, cuando el orgullo afecta a las relaciones y cuando la vanidad produce engaños.

Espíritas, cooperadores de Dios y embajadores de Cristo por libre elección. Que el mundo que creamos  esté pleno de sentido existencial, amor y solidaridad. Que el mensaje que esparcimos sea de esperanza y fe razonada. Y que el amor sea nuestra aspiración más elevada. Gracias a Dios, al Maestro y a la espiritualidad superior por contar con gente tan pequeña para obras tan grandiosas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern