Ir al contenido principal

Lo que no es Espiritismo

LO QUE NO ES ESPIRITISMO
(Andrea Campos)

El Espiritismo nació como doctrina filosófica a partir de la compilación de las informaciones recibidas desde el plano espiritual por médiums de todo el mundo. Después  de haber sido pasadas por una criba rigurosa por el pedagogo Allan Kardec, que las seleccionó, comparó sus contenidos, sus significados comunes y las ordenó; fueron publicadas formando el El Libro de los Espíritus. De eso no hace mucho, solamente 157 años. Ocurrió en un momento clave de la humanidad, de avances del conocimiento y de búsqueda de respuestas profundas sobre la vida y su verdadero sentido.

Desde hace varias ediciones de la revista venimos escribiendo sobre la historia y atributos del Espiritismo, que podéis encontrar en este enlace. Pero antes de seguir desarrollando más los conocimientos de la Doctrina Espírita, queremos aclarar lo que no es Espiritismo, ejerciendo un pensamiento analítico para desmitificar sus creencias y acciones.

Allan Kardec, el codificador de la Doctrina Espírita

Ya sabemos que el Espiritismo no inventó el contacto con los espíritus, pues es algo tan natural como el nacimiento de una nueva estrella cada día. El plano espiritual y el plano material siempre han estado directamente vinculados, en un proceso espiral de adquisición de conocimiento y evolución.  Lo que la doctrina espírita hizo, bueno, en realidad lo hizo Kardec con la ayuda de médiums y espíritus sabios, fue reunir la información en un libro, excluyendo los mensajes que no encajaban en las enseñanzas morales de Jesús.

Hace mucho que la humanidad se comunica con los espíritus. Estos seres no son especiales por el hecho de no disponer de la “ropa de carne”. Son espíritus como nosotros pero en otro estado material, ya que muchas veces el estado moral y psicológico es exactamente igual, sin influencia del cambio de ropa. Por eso hay espíritus de toda clase de evolución moral e intelectual.

Estas comunicaciones ya existían en los estados más primitivos del hombre. Ellos tenían intrínsecamente el sentimiento de Algo Superior y respeto por toda la naturaleza que les rodeaban.

A lo largo de toda la evolución humana, el contacto con los espíritus jamás ha dejado de existir en todos los rincones del planeta. Han surgido filosofías, religiones y sectas que lo interpretaron cada una a su manera, según sus costumbres y momentos de conciencia evolutiva.

El chamanismo. Es la medicina más antigua de nuestra historia.  Nació en el Neolítico y se expandió de maneras muy diferentes por todas las partes del planeta. Si bien, comúnmente, los distintos chamanes, a modo general, hablaban con los espíritus para que les ayudasen a curar las enfermedades de las personas.

Podemos encontrar el contacto con los espíritus en todas las religiones, sin excepción, aunque bajo otros nombres. Siempre están presentes en sus culturas filosóficas.

No es Espiritismo pero sí espiritualismo todas las filosofías o religiones que creen de alguna manera en la comunicación con los espíritus, y que lo llevan a cabo según sus convicciones y conocimientos. Teniendo contacto con los espíritus, sin pautas muy bien establecidas.  Como por ejemplo: haciéndolo en cualquier parte y a cualquier hora.

La santería, umbanda, candomblé, babaçue, cabula, quimbanda, regla de Ochoa, Abakwá, entre otras, son filosofías espiritualistas que llegaron a varios puntos del continente europeo y americano a través de los esclavos procedentes del continente Africano. Tienen como base la comunicación con los espíritus utilizando sacrificios o rituales.

También tenemos en Asia varias corrientes espiritualistas como, por ejemplo, el Taoísmo o Shintoismo que tienen sus rituales de comunicación con los muertos. Indígenas y politeístas de todas las partes del globo también creían en los dioses. Pero éstos, eran espíritus que se comunicaban a través de los jefes u oráculos. Utilizaban ofrendas o sacrificios, para que pudieran estar bien o dejar bien a los que aquí estaban en el plano material.

Las religiones más conocidas como el catolicismo, islamismo, judaísmo, hinduismo, budismo, entre otras. También creen en la vida después de la muerte y que hay muchas maneras de entender y comunicarse con los que están en el más allá.

El Espiritismo utiliza la práctica mediúmnica sobretodo como obra de caridad, no practica rituales o sacrificios con animales. Su fin siempre es ayudar al prójimo y nunca se cobra por ello o se pide favores en cambio. La Doctrina Espírita promueve el estudio serio de la mediumnidad, para que se desarrolle de manera serena y consciente, siempre en locales protegidos por mentores espirituales elevados, como el centro espírita. Nunca se practica la mediumnidad con fines frívolos y mundanos, ni mucho menos con la intención de perjudicar a cualquier ser. No se invoca a los espíritus. Son ellos los que vienen a comunicar lo que necesitan, en el lugar y momento adecuados.

Aunque encontramos filosofías espiritualistas que utilizan los libros de Allan Kardec y obras psicografiadas por médiums serios, no significa que éstos sean  espíritas (o espiritistas) ni que practican la filosofía según las bases del amor y respecto de la Doctrina Espírita.

La Doctrina Espírita no es la que tiene la verdad absoluta. Solamente el Creador la conoce. La verdad es la vida espiritual, es el amor y la felicidad a que estamos todos destinados. Pero la alcanzaremos según nuestros pasos, según las leyes cósmicas de respeto y fraternidad.

El Espiritismo viene a dar a conocer que es posible caminar de manera segura, respetando a toda la creación, espíritus encarnados o desencarnados, la naturaleza y el cosmos. La mediumnidad es cosa seria. Debe ser consciente y amparada por los guías espirituales superiores, para que ninguno de los planos de la vida se vean perjudicados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern