Ir al contenido principal

Lo que el Espiritismo ofrece a los que piensan en el suicidio

Lo que el Espiritismo ofrece a los que piensan en el suicidio
(M. Pagnotta)



Si queremos dejar de sufrir, tenemos que empezar a pensar seriamente en practicar el bien.



Normalmente queremos una respuesta sencilla, bella, práctica y directa, muchas veces incluso romántica a las dudas que tenemos, a los problemas que nos afligen.  Como un “kit” de alivio que nada más abrirlo por si sólo nos ayuda.

El Espiritismo nos enseña que nos es así tan fácil. Todo depende. Pero depende de nosotros mismos y de nadie y de nada más.

En el CEADS intentamos pasar un poquito del conocimiento que los espíritus nos enseñan de manera tan caritativa. Esclarecer lo que sucede a un suicida después del acto terriblemente triste y rebelde es abrir puertas a la ignorancia. Es poner las cartas abiertas y limpias a la mesa, es enseñar qué senda un potencial suicida está abriendo para si mismo. Una senda dura, llena de dolor moral y físico, una senda sombría. Es, como mínimo, una actitud honesta que el Espiritismo transmita estas enseñanzas, aunque muy duras.


Foto: cortesia de Keerati en freedigitalphotos.net

¿Pero qué más nos ofrece el Espiritismo a modo de esperanza?

Para esto no hay una respuesta sencilla, resumida, fácil, romántica. El Espiritismo nos ofrece toda su doctrina. Nos ofrece las leyes que rigen el universo. Somos parte del universo.

Ley de causa y efecto. Esta ley nos exige humildad. Humildad para reconocer que todo lo que sufrimos, indistintamente de la causa, viene de nuestro interior.  Está en nuestro pasado reciente o en nuestras vidas anteriores a esta. Todo el bien del cuál disfrutamos también es consecuencia de actos pasados. No hay misterio: un golpe hace daño a la mano; la palabra “gracias” dicha por nosotros nos devuelve una sonrisa.
Si entendemos que lo que sufrimos tiene raíces internas y si ya no queremos sufrir, podemos empezar a evitar sufrimientos futuros practicando el bien, cambiando nuestro enfoque de la vida hacia un enfoque de amor y de devoción a toda la obra divina universal. Por supuesto los cambios no son inmediatos, pero si poco a poco tomamos consciencia de nuestro interior hasta entonces callado, si tomamos consciencia de cada milímetro de nuestro cuerpo físico, de cada persona alrededor nuestro, de cada olor, de cada ruido, entonces empezaremos el cambio hacia una vida menos penosa y dejamos de generar futuros padecimientos. El futuro será más ligero, ¡más feliz!

Los cambios no son inmediatos. Por eso Dios, con sus extremos e inimaginables inteligencia y amor, nos da la oportunidad de evolucionar. Infinitas oportunidades, a través de la ley de reencarnación. No nos pune eternamente. De hecho, no nos pune. Y la reencarnación es la herramienta con la cuál evolucionaremos hacia una vida más feliz.
Dios nos da siempre, siempre, eternamente, la oportunidad de renacer y reescribir equivocaciones pasadas.
Nos dicen los espíritus que el sufrimiento cansa. Esto ya lo sabemos, pero muchos nos olvidamos, o no lo sabemos, que después de una vida terrenal mal gastada, el Espíritu sigue sufriendo. No mal gastar, no acotar una existencia en el plano material sólo nos traerá consecuencias positivas. Hay que aprovechar la vida, hay que valorizar todo el trabajo que invirtió el plano espiritual en la planificación de nuestra reencarnación. Nosotros mismos hemos ayudado a organizarla.

El Espiritismo no acaba en estas dos leyes, sino que es una compleja red de conocimiento filosófico, moral y científico. Tenemos el libre albedrío para poder buscar y usar estos conocimientos a nuestro favor.

Dejar de sufrir, dar y recibir amor, estar contento consigo mismo, practicar y recibir el bien. Esto es lo que el Espiritismo, con toda su amplitud de enseñanzas, ofrece a los suicidas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡Empujemos! Día Mundial de Prevención del Suicidio 2021

  ¡Empujemos! Día Mundial de Prevención del Suicidio Janaina Minelli de Oliveira Ramos El 10 de septiembre se celebra el Día Mundial de Prevención del Suicidio. La fecha, impulsada por la Organización Mundial de la Salud, sirve para que en todo el mundo se recuerde que el suicidio es una realidad ineludible, hablando abiertamente sobre el tema. Mucho se ha hecho en la descontrucción de los mitos alrededor del suicidio. ¿El último tabú tambalea? Es posible. Empieza a tener conciencia de la gravedad de la situación. Los datos son impactantes. Cada año, alrededor de 700.000 personas se suicidan en el mundo, según la Organización Mundial de la Salud. En España, 3.671 personas se suicidaron el 2019, según los datos más recientes del INE. Entre ellos, 75 menores de 19 años. Estos datos no incluyen a los intentos de suicido o las personas que viven con ideación suicida. Si bien es verdad que todavía hay mucho desconcierto cuando se habla sobre el suicidio, también es cierto que hoy día, hay u

Higiene mental

David Santamaría “… la vida moral se impone como una obligación rigurosa para todos aquellos a quienes preocupe algo de su destino; de aquí la necesidad de una higiene del alma que se aplique a todos nuestros actos, ahora que nuestras fuerzas espirituales se hallan en estado de equilibrio y armonía. Si conviene someter el cuerpo, envoltura mortal, instrumento perecedero, a las prescripciones de la ley física que asegura su mantenimiento y su funcionamiento, importa mucho más aún velar por el perfeccionamiento del alma, que es nuestro imperecedero yo, y a la cual está unida nuestra suerte en el porvenir. El Espiritismo nos ha proporcionado los elementos de esta higiene del alma .”   Léon Denis, Después de la muerte, cap. 42   Se podría definir la mente como el conjunto de interacciones psíquicas del Espíritu con el medio en que se encuentre , ya sea en el mundo material a través del cerebro, ya sea en el mundo espiritual donde actúa directamente por sí mismo. Contenido psicológico o p

La Génesis, los milagros y las predicciones según el Espiritismo

Vera Lucia Dalessio La obra espírita "La Génesis, los milagros y las predicciones según el Espiritismo" ,  publicada por Allan Kardec en 1868 es uno de los cuatro pilares de la Doctrina Espírita. Ella nos lleva a conocer, entender y practicar aún mejor, todas las preciosas enseñanzas de Dios, traídas a través de los tiempos, por filósofos, matemáticos, astrólogos, físicos, químicos, formando las bases de luz y esclarecimiento para la llegada de Jesús Cristo y la perpetuación y seguimiento de sus enseñanzas. En el preludio del “Evangelio Según el Espiritismo” tenemos: “Los Espíritus del Señor, que son las virtudes de los cielos, como un ejército inmenso que se moviliza tan pronto haya recibido la orden de su comandante, se esparcen por toda la superficie de la Tierra; semejantes a las estrellas que caen del cielo, vienen a iluminar el camino y a abrir los ojos a los ciegos. En verdad os digo, que han llegado los tiempos en que todas las cosas deben ser restablecidas en su verd