Ir al contenido principal

Escuchar

Hoy me he parado, cansado de caminar sin rumbo ni esperanza, obligado por la desilusión y frustración.

Agotamiento acumulado producido por la sobrecarga de peso emocional, físico  e intelectual.

Siempre pensé que detenerme un instante significaba perder ese momento o “dejarlo de vivir”.

Qué equivocado estaba!

VIVIR precisamente es PARAR, RESPIRAR, SENTIR, acompañado de una ESCUCHA latente como la de mi corazón.

ESCUCHAR sus latidos, como lenguaje y expresión de la VIDA MISMA, del AGRADECIMIENTO de mi existencia.

ESCUCHAR el silencio de mi más profundo ser interior, sin interferencia ninguna, ni agentes ni ecos externos contaminantes y viciados.


ESCUCHO que debo sentirme cómodo en mi propia casa y para ello he de dejar espacio, desechando pensamientos que me introducen en una espiral que me arrastra hacia la oscuridad y la desesperación, dirigiéndome hacia el abismo e   induciéndome a destruir mi vida, vacía y sin sentido aparente.

Vuelvo a PARAR y es entonces cuando percibo que necesito ¡LUZ!

Esa claridad y luminosidad para no tropezar ni caer con obstáculos impuestos por mí mismo, debido a las exigencias socio-culturales y de modas que nos etiquetan a las personas para que ESTEMOS y dejemos de SER.

Escucho una voz que resuena en mi interior pero que en parte me es desconocida porque siempre he estado ocupado por caminar aunque fuera sin dirección, sin destino ni objetivo. Esa voz desconocida, pero no ajena a mí ser.

Me acomodo en la “sala” más reconfortante de mi vivienda: mi corazón.

Y escucho como me habla con mucho AMOR: “Quiérete, ámate y expándete hacia lo ALTO.  Eres único,  tu existencia también lo es.

Encuéntrate a ti mismo, pide ayuda a tus guías, a tu familia, a tus amigos y compañeros de camino y cuando te hayas reconciliado y hecho las paces poco a poco contigo mismo, seguirás ESCUCHANDO…pero ahora será la música y suave melodía de tú alma, sedienta por aprender y hambrienta de querer.

Tu casa ya limpia, ambientada y adornada de buenos pensamientos, será el hospedaje de ideas, intuiciones, inspiraciones y compañías serenas, armoniosas y equilibradas.

¡Sintoniza con ellas y sigue ESCUCHANDO a tu corazón, el que está instalado en lo más profundo de tu interior, mientras tu alma se envuelve de  FE y ALEGRÍA DE VIVIR!”

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern