Ir al contenido principal

El sagrado comprimiso de la maternidad y la paternidad

Hola familia,

ayer en CEADS celebramos el primer encuentro de madres y padres espíritas, abierto a tod@s los que sienten a amor por la maternidad y la paternidad. Nos hemos dado cuenta de que, para encuentros futoros, lo ideal será que llamarlo "encuentro de la familia espírita", para no excluir a nadie. Lo que deseamos es que tod@s los que desean compartir sus dudas y experiencia, además de recibir el apoyo de los encarnados y desencarnados que componemos la gran familia CEADS, encontremos en este espacio la oportunidad de nutrir nuestras familias de lo mejor que nuestra Doctrina nos puede ofrecer: ESCLARECIMIENTO, CONSUELO y ESPERANZA.

En la reunión de ayer empezamos leyendo el prefacio y la oración por un niño recién nacido que nospresenta Kardec en el Libro de los Espíritus. Sabemos que en el Espiritismo las oraciones no obedecen a fórmulas, pero encontramos en esta propuesta del codificador, condensados, todos los deseos y esperanzas de los padres y madres, tengan la edad que tengan sus hijos. 
51. Prefacio. Los espíritus no llegan a la perfección sino después de haber pasado por las pruebas de la vida corporal: los que están errantes esperan que Dios les permita volver a tomar otra existencia que debe proporcionarles un medio de adelantamento, ya sea por la expiación de sus faltas pasadas por medio de vicisitudes, a las que se han sometido, ya. sea también cumpliendo una misión útil a la humanidad. Su adelantamiento y su felicidad futura serán proporcionados a la manera como habrán empleado el tiempo que deben pasar en la Tierra. El encargo de guiar sus primeros pasos y dirigirles hacia el bien está confiado a sus padres, que responderán ante Dios del modo como hayan cumplido su mandato. Para facilitar esta ejecución, Dios ha hecho del amor paternal y del amor filial una ley de la naturaleza, ley que no se viola jamás impunemente. 

54. Oración. (Dichas por los padres). - Espíritu que te has encarnado en el cuerpo de nuestro hijo, bien venido seas entre nosotros; Dios Todopoderoso que lo habéis enviado, bendito seáis. Este es un depósito que nos ha sido confiado, del que debemos dar cuenta en su día. Si pertenece a la nueva generación de los espíritus que debe poblar la Tierra, ¡gracias, Dios mío, por este favor! Si es un alma imperfecta, nuestro deber es ayudarla a progresar en el camino del bien, por nuestros consejos y buenos ejemplos; si cae en el mal por culpa nuestra, de ello responderemos ante vos, porque no habremos cumplido nuestra misión respecto a él. Señor, sostenednos en nuestro trabajo y dadnos fuerza y voluntad para cumplirlo. Si este niño debe ser objeto de nuestras pruebas, ¡que se cumpla vuestra voluntad! Espíritus buenos que habéis venido a presidir su nacimiento y debéis acompañarle durante su vida, no lo abandonéis. Separad de él a los espíritus imperfectos que pudieran inducirle al mal; dadle fuerza para resistir a sus sugestiones y el valor para sufrir con paciencia y resignación las pruebas que le esperan en la Tierra.
Después de leer este texto, cada uno fuimos compartiendo con los demás lo que más nos parecía importante o lo que veíamos que tenía un relación más directa con nuestra realidad. El ambiente era de mucha confianza y solidaridad, lo que permitió un rico intercambio de puntos de vista.

Seguramente lo más destacado en todo el encuentro fue el profundo respeto, gratitud y amor nuevo que la paternidad y la maternidad sembró en nuestros corazones por nuestros padres y madres. Antes de tener a nuestros hijos, vemos a nuestros progenitores de una manera. Cuando ya tenemos a nuestros propios hijos, tenemos la oportunidad de curar la imagen que teníamos de nuestros padres y madres, o de ampliar todavía más el amor que teníamos por ellos si ya era una relación luminosa. Sí, es cierto que debemos educar a nuestros hijos y que responderemos por ello ante el creador. Pero de momento, ya nos han enseñado nuestros hijos y hijas a amar todavía más a nuestros propios padres y madres. Sin lugar a dudas, la reencarnación es una ley que refleja la perfección divina y ejemplifica la solidad en que todos los seres debemos aprender a vivir como una gran familia universal algún día.

Acabamos nuestro encuentro con la foto que veis a continuación y una modesta pero alegre merienda, para alimentar el cuerpo después de tan rico alimento espiritual.



Ni bien habíamos acabado de merendar, ya empezaban a llegar los asistentes de la reunión de la tarde. Recibimos a David Estany, que nos presentó la charla "espiritismo y Mediumnidad". Ésta pronto estará disponible en nuestro canal de You Tube.

Cariños

Equipo de Divulgación
CEADS


Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern