Ir al contenido principal

Tratamiento homeopático y espiritual de pacientes psiquiátricos


Por Nelly Berchtold 
Médica homeópata, miembro de la Sociedad Suiza de Médicos Homeópatas, y pedopsiquiatra.
Artículo publicado en la Revista Salud&Espiritualidad, edición 1. AME-Brasil. Reservados todos los derechos de autor.


Samuel Hahnemann (1755 - Meissen/ 1843 - París), fundador de la homeopatía, introduce su libro Organon con un postulado: la vocación más elevada del médico, incluso su única misión, es la de curar. 

Vemos en ese principio el desafío que el maestro alemán impone como un deber del médico. 

El ideal terapéutico que pregona consiste en restablecer la salud del enfermo de manera rápida, suave y permanente. Incita a sus colegas médicos a observar a los enfermos sin prejuicios, para detectar los síntomas objetivos y subjetivos. 

La prescripción del medicamento debe tener en cuenta esos síntomas en forma integral. Hahnemann destaca la importancia de la esencia inmaterial que anima el cuerpo, afirmando que en estado de salud la energía vital reina de manera absoluta. 

El hombre se enferma cuando el equilibrio de esa energía se resquebraja. La energía vital, presente en todas las partes del cuerpo, se traduce por síntomas específicos. 

Concluye el científico que un medicamento sólo es capaz de curar si tiene la facultad de afectar el equilibrio sicosomático del ser humano en sus sensaciones y funciones.

Las propiedades terapéuticas de los medicamentos radican exclusivamente en su facultad de provocar síntomas patológicos en el hombre sano y de hacerlos desaparecer en las personas enfermas. 

Hahnemann explicita la finalidad de la intervención del médico cuando afirma: “el espíritu, dotado de razón, cuando habita un organismo libre de enfermedad, puede utilizar libremente el cuerpo saludable para alcanzar las finalidades elevadas de su existencia”. 

Analizando las citaciones bíblicas que hacen referencia a la cura, podemos extraer algunos principios que conciernen al enfermo y otros que se refieren al curador. 

Existen también indicaciones claras en cuanto a la prevención primaria y secundaria. 

Otras fuentes de investigación, notadamente los libros dictados por Emmanuel, complementan esas nociones. 

Aplicando esos conceptos a las situaciones clínicas de pacientes atendidos en un servicio de pedopsiquiatría (la mayoría niños y adolescentes, pero también algunos adultos en un contexto de guidance parentale), que se beneficiaron al mismo tiempo de un tratamiento homeopático y de la terapia de la plegaria, presentamos algunos casos de enfermos psiquiátricos de un universo con más de 200 pacientes. 

En un período en el que el estigma social de las afecciones psíquicas ha disminuido, y la sociedad médica se ha vuelto más tolerante con respecto a las terapias alternativas, vale la pena plantear nuevos modelos de terapia, integrados en una visión holística del ser humano.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern