Ir al contenido principal

Un esfuerzo de elevación

Ayer en CEADS nuestro compañero Andrea Firense nos presentó la emotiva conferencia "Jesús en casa de Zaqueo". La verdad es que no todos nos acordábamos del pasaje en que Jesús, pasando por Jericó, era seguido por la multitud. Zaqueo, que tenía estatura baja, no podía ver a Jesús, porque la multitud se lo impedía. Decidió entonces subirse a un árbol y desde ahí poder contemplar al Maestro. Jesús se fijó en él y le dijo que bajara de este árbol, que hoy comería en su casa. La gente no tardó en observar que era extraño que el enviado de Dios comiera en casa de un publicano, cobrado de impuestos.


Andrea Firense nos recordó que el médico de almas no vino para los sanos, sino para los enfermos. Al hacer el esfuerzo de elevarse, Zaqueo entró en la sintonía del Maestro. Este es sin duda el esfuerzo que se nos pide, el esfuerzo para el que este momento de la vida de Jesús nos convoca a despertar. No importa quiénes somos, donde estamos, lo que los demás piensan de nosotros. Un movimiento que significa buscar la sintonía con Jesús puede cambiar nuestras vidas, abriendo espacio de crecimiento y transformación interior.

Andrea también nos contó de que hay información mediúmnica de que Zaqueo encarnó hasta cuatro veces intentando crear una institución de amparo a los menos favorecidos, teniendo sus planes desbaratados por espíritus ignorantes del bien. De la anécdota, nos debe quedar la paciencia y la persistencia que son necesarias para corregir el rumbo de espíritus que nos hemos complacido demasiado tiempo en el egoísmo. Además, también supimos que Zaqueo encarnó en Brasil como nuestro venerado médico de los pobres, Bezerra de Meneses. Se dice que cuando desencarnó tenía Becerra un camino hacia la zona espiritual que le correspondía, totalmente iluminado por las oraciones de todas las personas a quién ayudó. No se podría perder en absoluto.

Nuestro compañero Jose se encargaba de la venta de libros y de la biblioteca. Mientras todo esto los niños, en la sala de educación infantil, tenían clase con el tema "Suicidio y locura". Las actividades, de valorización de la vida y respeto a la dádiva mayor que Dios nos ofrece, no eludieron enseñar a los pequeños que es necesario luchar con fe ante las adversidades, sin jamás sucumbir a las ideas de suicidio.



Acabamos la agradable tarde de aprendizaje con un delicioso catering preparado por hormiguitas del bien, anónimas y tan dedicadas, que a la vez que nos ofrecen alimento para el cuerpo físico, contribuyen con el mantenimiento de CEADS.


¡Que tengamos todos una semana de fuerza, sabiduría y ternura, para enfrentarnos a todas las situaciones difíciles que sobrevengan, sin olvidar hacer el esfuerzo de elevación que nuestro amigo Zaqueo nos inspiró!   

Comentarios

  1. Muito bem, desejo em breve participar ativamente das atividades deste centro. Como estudiosa da doce doutrina e posteriormente como tarefeira da obra de Jesus. Que a paz da espiritualidade amiga e do nosso Mestre Maior os acompanhe. Elida Olmeda

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El camino del convencimiento

David Santamaría ¿Cuál podríamos pensar que es el mejor procedimiento para convencer a alguien de que los postulados espiritistas son ciertos y correctos? ¿Sería por el contacto con la fenomenología mediúmnica? O, tal vez, ¿sería más efectivo hacerlo a través del razonamiento? De entrada nos encontramos con una condición inherente al espiritismo y es la de ser totalmente contrario al proselitismo. Allan Kardec tenía perfectamente claro que hay que dar explicaciones detalladas a quien manifiesta un interés sincero en tener información; pero, que no tiene ningún sentido intentar convencer a los que tienen animadversión por todo lo que tenga que ver con el espiritismo, ni a aquellas personas que tienen suficiente con sus profundas convicciones religiosas. O sea, que únicamente dedicaríamos atención a aquellos que muestren un interés real, por mínimo que este sea y que, en más de una ocasión, pueden estar en el campo del ateísmo o del materialismo. En El Libro de los Médiums, primera parte

El dormir y los sueños

Jordi Santandreu Lorite Allan Kardec interrogó a los Espíritus acerca del dormir y de los sueños, como no podía ser de otra manera, ya que desde tiempos inmemoriales el Ser Humano ha asociado el dormir con traspasar una puerta velada por el oscuro manto de la materia. Lo que se supone que hay detrás de ese umbral se ha interpretado de maneras diferentes según la época y el lugar. Los sueños han estado asociados, en general, a la dimensión espiritual de la vida, al más allá . En todas las tradiciones antiguas, desde la Grecia de Platón y Sócrates, a la India de los Upanishads, pasando por el Egipto de los faraones, el mundo de los sueños era aquél en el que dioses y humanos podían reencontrarse. En el Antiguo Testamento hay numerosas referencias a sueños proféticos, como el de Abraham o el de Jacob, que soñó con “una escalera apoyada en tierra, que en su extremo llegaba al cielo. Ángeles subían y bajaban por ella. Jehová, que estaba en lo alto, dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham y

COVID-19: ¿Una oportunidad perdida?

Humberto Werdine  Estoy escribiendo este texto en los primeros días de septiembre de 2020, en el auge del inicio de la segunda ola del virus COVID 19, aquí en Europa. Mi familia fue alcanzada, mi esposa y una de mis hijas. Mi hija está prácticamente recuperada y mi esposa se recupera poco a poco. Ninguna de ellas necesitó ingreso hospitalario. Agradezco a Dios todos los días por su recuperación. Tengo amigos que han sufrido mucho con este virus. Unos tuvieron que ser entubados y se recuperaron después de muchas semanas de angustia y dolor. Otros, no tuvieron la misma suerte y fallecieron. Todos los que partieron eran de una edad parecida a la mía, entrados ya los 60 años. Esta misma semana, una querida amiga me envió un mensaje a mi whatsapp privado, calificando a esta enfermedad de maldita. He recibido varios comentarios parecidos de muchas y diversas personas que usan un adjetivo similar para esta enfermedad y, algunos, cuestionando por qué Dios habría mandado una enfermedad tan pern